Prueba de Manejo

Volkswagen Tiguan vs SEAT Tarraco, casi idénticas, pero con personalidad diferente

Ambas pertenecen al mismo conglomerado automotriz montando la misma plataforma, MQB.

Volkswagen Tiguan vs SEAT Tarraco, casi idénticas, pero con personalidad diferente

El gusto por los SUVs ha desatado una euforia a tal grado que tanto las marcas como los compradores han jugado un papel importante dentro de la oferta y demanda de este tipo de vehículos. 

En esta ocasión tomaremos como referente este importante segmento para enfrentar a dos primas lejanas que pertenecen al mismo conglomerado automotriz, por un lado, tenemos a la veterana Volkswagen Tiguan, mientras que por otro lado a la recientemente lanzada SEAT Tarraco. 

Sabemos que Tiguan ya se encuentra más que afianzada como una de las consentidas del segmento, pero Tarraco nace, en 2019, como una propuesta que pretende arrasar con los rivales que se encuentran dentro de la categoría: estamos hablando de Honda CR-V, Hyundai Santa Fe, KIA Sorento, Mitsubishi Outlander, Nissan X-Trail, Peugeot 5008, por mencionar algunas.

Como verás ambas comparten diversos elementos estéticos y mecánicos, esto se debe a que las dos están montadas sobre la plataforma MQB de Grupo Volkswagen. Aunque dicho esto, déjame comentarte que por supuesto ambas marcas, han impregnado parte de su esencia en cada una de ellas, lo que las hace ser muy similares en la parte mecánica, pero con una personalidad muy distinta. 

Pero ¿qué les parece si comenzamos enumerando las diferencias que tenemos con relación al plano estético?

Mismo perfil, diferentes rasgos…

Mientras que Tiguan presenta un aspecto mucho más sobrio, con líneas bien definidas y ese estilo redondeado que tanto la ha caracterizado a través de los años, parece que Volkswagen prefiere mantener ese aspecto que tanto éxito le ha traído para continuar posicionada como una de las preferidas del segmento.

Por otro lado, Tarraco muestra unas líneas de carácter más marcadas que la hacen ver mucho más atractiva por cada uno de los flancos, en la parte trasera notamos la inclusión de calaveras unidas por encima del porta placas, los faros de LED triangulares muy característicos de SEAT y la renovada parrilla que nos muestra el futuro lenguaje de diseño de la marca, en donde a mi gusto presenta una mejor propuesta visual.

Puertas adentro…

En el interior es en donde notamos gran cantidad de diferencias pues en Tarraco observamos materiales como madera y aluminio cepillado para destacar los elementos de la consola central y tablero, los asientos están revestidos en tela para la versión de entrada (Style) y cuentan con una combinación de tela, piel y gamuza para las vestiduras en la variante más alta (Xcellence).

Por su parte Tiguan incorpora pespuntes en negro piano y aluminio cepillado para los elementos que conforman la consola central y el tablero, en donde el revestimiento de asientos corre a cargo de tela para la versión de entrada (Trendline) y piel sintética para las versiones consecutivas (Comfortline, R-Line y Highline).

Ambas cuentan con buena calidad de materiales y ensamble, pero eso si Tarraco tiene plásticos más suaves al tacto, mientras que Tiguan se percibe con plásticos más rígidos.

Comparten tren motriz…

Como lo había mencionado anteriormente, estos SUVs poseen características similares y una de ellas se encuentra en el apartado mecánico, pues ambas comparten el motor 1.4 litros de cuatro cilindros que es capaz de generar 150 caballos de fuerza y 184 lb-pie de torque, acoplado a una transmisión automática de doble clutch (DSG) de seis velocidades.

Aunque pareciera que el desempeño podría ser el mismo, déjame adelantarte que si notamos una variación, pero que te parece si de esto hablamos más adelante en cuanto te dé mis impresiones de manejo. 

Por otro lado, si deseas un poco más de "punch", Tiguan también ofrece una variante que incluye un motor más potente, en este caso hablamos de un 2.0 litros de cuatro cilindros que nos oferta 30 caballos más y equipa sistema de tracción integral (4Motion), éste solo estará disponible para la versión mas costosa, es decir Tiguan Highline.

Todo lo necesario para viajar cómodo…

La española

Puertas adentro de Tarraco, nos encontramos con un buen nivel de equipamiento desde sus versiones de entrada, en donde para la versión Xcellence que será la que evaluaremos en este texto, cuenta con: tablero digital, aire acondicionado automático de tres zonas, sistema de info-entretenimiento de ocho pulgadas con Full Link (Apple CarPlay, Android Auto y Mirror Link), mandos de control al volante, paletas de cambio tras el volante, mesas de servicio plegables (2a fila), 3 puertos USB, acceso con llave remoto y encendido electrónico, freno de mano electrónico con función Auto-Hold, apertura del portón de la cajuela de manera eléctrica, techo panorámico, modos de manejo (Eco, Normal y Sport) y luz de cortesía en puertas, que proyecta el logo y el nombre del modelo.

Además como paquete opcional podemos incluir cámara de visión 360 grados, cargador por inducción inalámbrico, ajuste de asientos delanteros automático y un sistema de sonido firmado por Beats Audio.

 

La alemana

Por su parte, Tiguan solo equipa tablero digital en su versión más costosa (Highline), aunque ésta ya se sale del presupuesto pues emplea otra motorización y diferentes prestaciones dinámicas.

Tomando en cuenta esto usamos como base a la variante R-Line, que funge como la más equipada, que provee a sus ocupantes de tablero análogo, aire acondicionado manual, sistema e info-entretenimiento de ocho pulgadas con Volkswagen App-Connect (Apple CarPlay, Android Auto y Mirror Link), mandos de control al volante, mesas de servicio plegables (2a fila) 3 puertos USB, acceso con llave presencial y sistema de encendido electrónico, freno de mano electrónico con función Auto-Hold, apertura de la cajuela de manera manual y techo panorámico.

 

También disponible para 7 pasajeros

Aunque estos SUVs cuentan con una tercera fila de ocupantes para algunas de sus versiones, la verdad resulta un poco incómodo el acceso, en este caso recomendamos que los usuarios que harán uso de ella no excedan el metro y medio de estatura o en su defecto, el trayecto no sea demasiado largo ya que la habitabilidad es limitada y tiende a sentirse una sensación de encierro.

Las versiones que tienen esta amenidad son: Tiguan Comfortline y Tarraco Xcellence.

El uso de la tercera fila de asientos por supuesto que impacta en el volumen de carga pues, la capacidad de cajuela con asientos abatidos es de 700 litros, mientras que si usamos la tercera fila será de solo 230 litros para ambas camionetas.

 

Seguridad activa y pasiva…

Tarraco

Incluye siete bolsas de aire (2 frontales para conductor y pasajero, 2 laterales, 2 tipo cortina y una más para las rodillas del conductor), sensores de estacionamiento con cámara de visión trasera, asistente de cambio de carril, asistente de arranque en pendientes, detector de cansancio, sistema de frenos ABS y control de estabilidad, además de un sistema de anclaje para autoasientos (silla de bebé).

Tiguan

Equipa seis bolsas de aire (2 frontales para conductor y pasajero, 2 laterales y 2 tipo cortina), sensores de estacionamiento con cámara de visón trasera, alerta de tráfico cruzado, detector de cansancio, sistema de frenos ABS, así como control de estabilidad y de tracción, además de un sistema de anclaje para autoasientos (silla de bebé).

Manos al volante…

Como lo había mencionado anteriormente, ambas cuentan con el mismo tren motriz, en donde a pesar de eso, cada una posee una impresión de manejo muy diferente.

A bordo de Tiguan noto que la entrega de potencia es mejor, esto se puede deber a la configuración de la entrada del turbo que la hace despegar con mayor facilidad que su contrincante. Entrado en este tema déjame comentarte que también el lag (o retraso de la entrada del turbo) es notorio como en cualquier vehículo con inducción forzada, pero eso no le impide responder de buena manera al realizar cualquier rebase o adelantamiento.

Hablando de la dirección, ésta es ligeramente más rígida que en Tarraco, por lo que te comunica mejor en ángulo de giro necesario, ayudando a tomar las curvas de mejor manera cuando transitamos a mayor velocidad. La suspensión en la parte delantera es una tipo McPherson, mientras que en la parte trasera equipa una multibrazo que la dotará de mayor maniobrabilidad y absorción al caer en un bache.

Abordo de Tarraco noto que la entrega de potencia es menor, esto seguramente para ayudar a ofrecer un mejor rendimiento y cuidar más el consumo, por lo que a su vez se percibirá un lag mucho más prominente, pero nada de que preocuparse pues configurando la caja en modo Sport (con la perilla ubicada en la consola central), también podremos realizar maniobras de acceso a vías rápidas y rebases sin ningún problema.

En cuanto a la dirección si noto que en la española es mas dócil, por lo que quizá no nos transmita tan bien hacia que dirección estemos apuntando, pero eso es cuestión de gustos y de acostumbrarse a la ligereza con la que se puede mover el volante. La suspensión también esta a cargo de una tipo McPherson adelante y una multibrazo atrás, aunque si he de reconocer que la absorción es mucho mejor en Tiguan, ya que Tarraco cae de forma más “seca” ante las imperfecciones del camino.

En la parte del frenado, ambas trabajan bien al equipar frenos ABS, pues basta con presionar el pedal de forma suave para sentir el proceso de desaceleración del vehículo y se sentirá con mayor rigidez y aplomo conforme vayamos ejerciendo dicha presión.

Rendimiento…

Algo que también es muy importante y debemos mencionar es que, en temas de rendimiento, a pesar de tener el mismo motor, Tarraco nos dio un total de 14 km/l en un ciclo combinado, mientras que Tiguan al ofrecernos más punch, entregó 12 km/l. Cabe destacar que en ningún momento estuvimos al pendiente de cuidar el consumo, pues realizamos gran cantidad de adelantamientos, rebases y realmente pusimos a trabajar al motor con la finalidad de ofrecerte la mejor información acerca de su desempeño dinámico.

Conclusiones…

La verdad ha sido muy complicado para mí elegir a una ganadora, ya que es prácticamente el mismo SUV con personalidad distinta, pero que les parece si vamos paso a paso, haciendo un recuento para determinar a la vencedora de este frente a frente.

En cuanto al diseño yo me quedo definitivamente con el perfil agresivo de Tarraco, en cuestión de interior, considero que el ambiente está mejor logrado nuevamente en el SUV español, pues combina diferentes elementos para los materiales de panel de instrumentos y la consola central, además de incorporar la mayor cantidad de equipamiento tecnológico desde sus variantes de entrada.

Ahora, hablando de la impresión de manejo, sin duda Tiguan es más divertida de conducir, la entrega de potencia y de torque es mejor, ayudando en maniobras de ascenso, en donde a ambas les cuesta un poco de trabajo subir. La dirección y suspensión de la alemana también es superior pues apunta muy bien a la trayectoria que deseemos y tiene una mejor absorción de imperfecciones.

Bueno, al final ambas son una excelente opción de compra si es que las estás evaluando, por una parte, Tiguan posee diversas variantes a elegir, siendo la versión de entrada la menos costosa, por su parte SEAT equipa con la mayor cantidad de elementos a su SUV, lo que hace que la versión de entrada sea mucho más cara.

Sin más preámbulos, la ganadora de este frente a frente por la mínima es Tarraco, al ser una propuesta más fresca que incluye mucha tecnología, haciéndolo un vehículo más completo en todos los sentidos.

Astrid Zapata recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos