Prueba de Manejo

Hyundai Santa Fe 2019 a prueba, toda una revelación

Buen valor y mayor refinamiento ahora en un paquete mucho más atractivo

Hyundai Santa Fe 2019 a prueba, toda una revelación

Apenas unos meses después de su debut mundial en el Auto Show de Ginebra 2018, Hyundai presenta en nuestro país la cuarta generación de su exitosa SUV Santa Fe, un producto muy relevante para la firma coreana ya que nada menos que desde el año 2000 que llegó la primera entrega a la fecha se han colocado cuatro millones de unidades aproximadamente.

De esta manera, Hyundai se mantiene fiel a esa agresiva estrategia de producto que tan buenos dividendos le ha dejado, los nuevos modelos llegan en el menor tiempo posible, ofreciendo buen valor y en el caso de la Santa Fe 2019, una apariencia innegablemente atractiva.

Si algo podemos destacar de la cuarta entrega de Hyundai Santa Fe es precisamente su evolución en diseño tanto exterior como interior y es que si bien es cierto la generación anterior era un producto bien logrado y con buena relación valor – precio, en cuanto a apariencia era más bien genérica.

Solo hay dos versiones disponibles, la de entrada denominada GLS que si bien no cuenta con todos los gadgets de equipamiento y lujo, considerando la propuesta mecánica, diseño y espacio, parece una ganga y Limited Tech que es la versión probada y que cuenta con un nivel de equipamiento sobresaliente, no le falta  absolutamente nada y en cambio, hay alguno que otro elemento poco común en un vehículo de esta categoría y precio.

Diseño que roba miradas

El lenguaje de diseño Fluidic Sculpture 2.0 que fue presentado hace ya un buen tiempo en la Hyundai Tucson  tiene en la Santa Fe 2019 a su exponente mejor ejecutado hasta la fecha, se percibe más maduro, sofisticado y porqué  no decirlo, premium.

La parrilla hexagonal luce imponente, tiene  un gran bisel superior en color metálico mate que se alarga hasta los costados, en donde  se convierte en la base de las luces de posición, de  alguna manera nos recuerda a Audi , mientras que vista de costado y gracias a los trazos fluidos y no muy marcados hay  un ligero aire a los Infiniti. Un punto a favor para este exponente coreano, ya que no pretende jugar en el segmento de lujo.

Por su parte, desde atrás luce algo más discreta, aunque no por ello falta de carácter, los trazos son más marcados y las luces posteriores LED son delgadas y bastante alargadas.

Interior sofisticado y lleno de amenidades

Puertas adentro encontramos también un lenguaje visual atractivo y que en conjunto con una excelente calidad de materiales en lo general, transmiten una atmósfera agradable y moderna, aunque algo más de color le vendría bien . En general, los plásticos que encontramos en parte central y superior del tablero, paneles de puertas, botonería, insertos y demás, son de buena factura.

Del lado del equipamiento no falta nada, la pantalla central es de 8” y cuenta con compatibilidad con Apple Carplay ™ y Android Auto  ™, el climatizador es dual y automático, el clúster  de instumentos tiene otra gran pantalla configurable de 7” y los asientos cuentan con sistema de calefacción y enfriamiento.

Adicionalmente, el volante es multifunción, el acceso y arranque es mediante llave inteligente, el techo panorámico es inmenso , hay cargador por inducción y el sistema de audio de doce bocinas con amplificador y subwoofer está firmado por Infinity y lo hace impecablemente bien.

La Hyundai Santa Fe 2019 mide 4,770 mm (70 mm más que antes y 65 de ellos de distancia entre ejes), con lo cual la podríamos ubicar a medio camino entre el segmento de las compactas y las medianas, aunque atinadamente viene configurada solamente con dos filas de asientos, con lo cual el espacio para la banca trasera que por cierto también ofrece calefacción en los asientos es gigantesco y aun así se da el lujo de ofrecer una masiva capacidad de carga de 1,016 litros. Y digo atinadamente porque para otros mercados, la Santa Fe ofrece una tercera fila de asientos como opción, que sin haberla probado creo que sería demasiado reducida.

Debido a lo anterior podríamos ubicar a la Hyundai Santa Fe 2019 como una competidora de productos como Ford Edge, Nissan Murano o bien por medidas, la versión tope de gama de la VW Tiguan que para su segunda generación creció tanto que prácticamente se salió de su categoría. 

Manejo silencioso y refinado

Tras el volante la Hyundai Santa Fe 2019 resultó una agradable sorpresa, el motor de 2.0 litros turbo tiene 235 hp y 260 lb-pie de torque y va asociado a una transmisión automática de 8 velocidades que envía la potencia al tren delantero.

No parecen cifras para intimidar a nadie es cierto , pero en la práctica se percibe muy potente y ágil, mucho más de lo que esperaba, y esto se debe a que por un lado; el motor entrega el torque desde muy abajo (entre 1,450 y 3,500 giros), casi parece un diésel en ese sentido, por otra parte la transmisión es muy rápida y encuentra fácilmente la relación ideal para entregar toda la fuerza y por último gracias a que pesa 1,788 kilos, lo cual es bastante menos que sus rivales que superan las dos toneladas.

Cuenta además con 3 modos de manejo, Normal en donde se prioriza el confort de marcha, ahí la Santa Fe es suave y silenciosa, pero si fuera necesario puede reaccionar adecuadamente para hacer un rebase o incorporación a una vía rápida, en el modo Smart la idea es consumir menos, por lo que la transmisión efectúa los cambios muy pronto para mantener la rotación lo más baja posible y el pedal del acelerador responde con lentitud.

Por último, está el modo Sport en donde la transmisión muestra que tan rápida puede ser, además de que permite ir mucho más arriba en el régimen de giro para explotar toda la potencia del motor, es aquí en donde la Santa Fe 2019 se siente más poderosa de lo que informa la ficha técnica. 

Además de lo anterior, la calidad de marcha es muy buena, no se filtran ruidos ya sea del exterior o del trabajo mecánico y la suspensión tiene una calibración muy bien lograda para ofrecer los niveles de comodidad esperados en una SUV de esta categoría y precio, pero al mismo tiempo plantarse bien y transmitir confianza en altas velocidades. Aunque tampoco hay que confundir, la orientación de la Santa Fe es marcadamente hacia el confort.

En materia de seguridad no falta nada, además de las seis bolsas de aire, ABS o el ESP, tenemos monitor de punto ciego, cámara de 360° y alerta de tráfico cruzado.

Conclusión

La nueva Santa Fe 2019 mantiene esas características de buen valor que definen a los productos de Hyundai, pero ahora en un paquete muy atractivo desde el punto de vista de diseño y que por si fuera poco también presenta ganancias sustanciales en cuanto a refinamiento.

Sin ser un producto pretencioso cuenta con todo lo necesario para ofrecer una excelente experiencia y al mismo tiempo resaltar en ese mar de CR-Vs, X-Trails, Tucsons y Sportages en que han convertido nuestras calles.

 

Rubén Hoyo recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos