Vende tu auto
Prueba de Manejo

BMW iX a prueba, una brillante propuesta de movilidad eléctrica

Lujo, desempeño, tecnología, sustentabilidad, el BMW iX es el paquete completo

BMW iX a prueba, una brillante propuesta de movilidad eléctrica

Hace una década, BMW sorprendió al mundo al presentar la submarca i, la gama se componía de dos productos que parecieran venir del futuro, por un lado el i3, un sofisticado vehículo urbano y por el otro, el i8, un exótico deportivo PHEV que con un 3 cilindros y motor eléctrico, se las arreglaba para entregar un desempeño equivalente al de un M3 de la época.

Los modelos BMW i, no solo eran asombrosos por su propuesta de movilidad electrificada, también lo eran por la sustentabilidad de sus procesos de manufactura y lo tecnológicamente avanzados que resultaban en aquel momento.

Sin embargo, los BMW i no evolucionaron de acuerdo a las demandas del mercado de autos eléctricos, la propuesta que se impuso fue la de Tesla y sus autos con titánicas baterías, aunque bastante menos propositivos en otros aspectos.

El fabricante de Munich, aunque fue pionero en adoptar la electrificación, rápidamente quedó rezagado. Pero con la llegada del iX, que por cierto está fuertemente basado en el concepto Vision iNext, BMW da un contundente golpe sobre la mesa y nos entrega un producto brillante, muy acorde a las tendencias actuales del mercado, pero manteniendo esa propuesta innovadora de la submarca i, con enfoque de sustentabilidad en todo el proceso de manufactura, tecnología de última hornada y el gran manejo que se espera de un buen auto de la marca.

BMW iX: Motor y características técnicas

El BMW iX para que tengas algo de contexto, es del tamaño de un X5, aunque no comparten prácticamente nada. En el caso del iX, tenemos una arquitectura de construcción híbrida de aluminio y fibra de carbono.

En el piso se aloja una titánica batería de iones de litio con capacidad de 111.5 kWh (en el caso de la versión xDrive50) que fue la que probamos y con lo cual, el iX anuncia una autonomía de hasta 630 km. Se trata de la batería más grande que hay en nuestro mercado, al menos por ahora.

Al ser tan grande, requiere de poco más de 10 horas para recargarse por completo en un wallbox de 11 kW, aunque tiene capacidad de carga rápida con hasta 200 kW y si es que llegaras a encontrar un cargador así de rápido, podrías recuperar el 80% de la autonomía en 20 minutos.

Emplea dos motores eléctricos, uno en cada eje y por lo tanto la tracción es integral. Entregan en conjunto 523 hp y 564 lb-pie de torque que son gestionados vía una transmisión de una velocidad.

Lo anterior le permite al iX acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 4.6 segundos y no olvidemos que se trata de un SUV familiar de casi 5 metros que pesa 2.5 toneladas. Por su parte, la suspensión es neumática con regulación de altura y rigidez

BMW iX: Interior

En definitiva, lo que más sorprende del iX es el interior, de alguna manera, el diseño me parece que evoca al i3, que en su momento me parecía la cabina más propositiva que fabricaba BMW. Aspectos como la pantalla central en posición flotante o la consola central que no está conectada con el tablero son algunos de esos guiños de diseño que te comento.

Sin embargo, al ser un SUV ultra lujoso, el iX lleva las cosas a un extremo difícil de describir. Aunque voy a intentarlo.

La calidad de ensamble, combinación de materiales, colores, textura e iluminación, crean una atmósfera llena de lujo y modernidad. El BMW iX se percibe tremendamente avanzado, y es que lo es.

Hay una utilización masiva de cuero que tiene un tacto impecable y que fue tratado con hojas de olivo, en lugar de los químicos tradicionales, una técnica que disminuye el impacto ambiental de la producción del auto, los insertos de aluminio genuino que tiene una terminación mate y ligeramente cobriza contrastan a la perfección.

En la consola central, encontramos un panel de madera que esconde algunos controles táctiles y al centro, se encuentra el mando del iDrive que es de cristal. Mismo elemento que se emplea en los botones que controlan los asientos eléctricos.

Pero lo verdaderamente impactante es el arreglo de dos pantallas curvas, que forman una inmensa unidad. El clúster de instrumentos es de 12.3” y la central táctil es de 14.9”, con una resolución y diseño de interfaz auténticamente soberbios.

Desde ahí se pueden controlar todas y cada una de la interminable lista de funciones que ofrece el iX, hay además Head Up Display, climatizador automático de 4 zonas y un techo de cristal denominado Eclipse Roof que merece mención aparte. Sin entrar en demasiados detalles, el vidrio contiene partículas metálicas en estado líquido, mismas que al recibir una carga eléctrica que se aplica con presionar un botón, cambian de disposición haciendo opaco al cristal.

Lo realmente interesante de ese techo panorámico, es que a diferencia del que ofrecen el Tesla Model S o el Porsche Taycan, el de BMW sí es capaz de aislar adecuadamente, no solamente los rayos del sol, sino también el calor, es alucinante.

Y en la actualidad un auto de alta gama no puede dejar de ofrecer un sistema de audio de alto nivel, el iX cuenta con un sistema firmado por Harman Kardon con 18 bocinas, un par de ellas ubicadas en los asientos frontales y 650 watts. La fidelidad es excelente y cuenta con un modo demo que permite experimentarlo, ya que al reproducir Spotify con la música súper comprimida, evidentemente se desaprovecha mucho la calidad que equipos como este pueden entregar.

BMW iX: Manejo

Tras el volante, el BMW iX no es menos impresionante, las aceleraciones son brutales y pese a su masa y dimensiones, se mueve con increíble agilidad. Sobra decir que es preciso y comunicativo, pero también suave, cómodo e impecablemente bien aislado. Y esto último si es de llamar poderosamente la atención, porque tiene puertas sin marco y normalmente ello provoca mayores ruidos de viento en altas velocidades.

Como buen vehículo de la firma bávara, los frenos son potentes y se planta de maravilla, permite ir a muy buenos ritmos con absoluto aplomo. El 0 a 100 se logra en un instante y te pega con mucha fuerza al respaldo del asiento, y aunque no deja de acelerar con contundencia, el 100 a 200 km/h si menos violento.

Al con una batería tan grande, utilizar el BMW iX no genera ansiedad de quedarte sin carga, lo usas todos los días casi sin preocuparte por ello, he de confesar que es el primer eléctrico que me genera paz total en ese sentido, aunque no recorrí grandes distancias en carretera. Falta ver que sucede en ese caso de uso, porque nuevamente al ser tan grande, o encuentras un cargador rápido o mejor te quedas a pernoctar ahí.

BMW iX: Conclusión

No me queda duda, el BMW iX es el nuevo rey de los SUV eléctricos, dejando al que hasta ahora era mi favorito, el Audi e-Tron en un lejano segundo puesto. Y es que el exponente bávaro si se percibe dramáticamente más avanzado.

Aún dudo si se trata del mejor eléctrico del mercado porque me el Porsche Taycan me sigue pareciendo todo un triunfo, ya que lleva ese purismo y deportividad de la marca a la electrificación con perfección absoluta.

Pero el BMW iX es un vehículo más utilizable para el diario, más cómodo y apto para uso familiar, pero al mismo tiempo se siente más futurista que el Porsche. En definitiva, es un dilema que no van a tener los adinerados, que tranquilamente podrían ir por los dos, ni yo tampoco, que no podría pagar ninguno de ellos.

BMW iX a prueba

Rubén Hoyo recomienda

Cuentanos que opinas