Vende tu auto
Novedades

Los 10 mejores autos y camionetas que manejamos en 2020

Desde sedanes pequeños, hasta deportivos exóticos, pasando por poderosas SUV, estos fueron los vehículos que mejor sabor de boca nos dejaron

Los 10 mejores autos y camionetas que manejamos en 2020

Aunque la pandemia provocada por el COVID-19 puso a la industria automotriz contra las cuerdas, y aunque la perspectiva de llegada de nuevos modelos a nuestro mercado era mucho mayor a inicios del año pasado, las marcas se las arreglaron para traer una cantidad bastante respetable de novedades.

A continuación te dejo los 10 autos y camionetas que mejor sabor de boca me dejaron el año pasado, evidentemente, reducir una lista de varias decenas a unos cuantos no es fácil y hubo algunos excelentes autos que tuve que dejar fuera.

No son autos comparables entre sí y el rango de precios puede ser infinitamente dispar, pero al final todos resultaron gratas sorpresas en su contexto y su categoría. Por cierto, si quieres leer más detalles de cada uno, puedes hacer clic en los respectivos links.

10. Peugeot 2008

Una de las categorías que más está creciendo y que mejora con más rapidez es justo el de las SUV pequeñas. Lo que hasta hace poco eran coches baratos glorificados en una apariencia tipo camioneta, pero que se sentían y manejaban como los subcompactos sensiblemente más accesibles del cual provenían, está cambiando rápidamente. Afortunadamente.

La abanderada de esta evolución es sin duda la Peugeot 2008, ya que a la eficiente mecánica Puretech que ya conocíamos, se le sumó una nueva plataforma mucho más espaciosa, un diseño mucho más agraciado, un manejo más refinado y una experiencia en el interior tremendamente más sofisticada.

La Pegueot 2008 te hace olvidar que estás a bordo de una SUV pequeña y eleva la experiencia a niveles inéditos para un vehículo de esa categoría.

Leer: Prueba de manejo, Peugeot 2008

9. Mercedes-AMG GLS 63

La firma de la estrella de tres puntas domina como ninguna otra, el arte de diversificar sus productos. La GLS, su camioneta más grande, con su abundante espacio y tres filas de asientos, tiene una naturaleza de vehículo familiar, eso sí con toda la tecnología, lujo y prestigio que su emblema representa.

Sin embargo, la GLS 63 AMG conserva esos atributos, al tiempo que gana una brutal capacidad de aceleración, frenado y curveo. Es una locomotora que puede llevar a toda la familia a velocidades de deportivo muy serio. Todo, sin sacrificar comodidades ni lujo.

Con sus más de 600 hp, tecnología mild hybrid y titánicas dimensiones, la GLS 63 AMG es todo un exceso y ahí radica su mayor atractivo.

Leer: Primer contacto, Mercedes- AMG GLS 63

8. Porsche Cayenne Turbo Coupé

La moda de las SUV con diseño de coupé llegó para quedarse, y si bien, ya he mencionado que no soy partidario del concepto, la Cayenne Turbo Coupé simplemente me conquistó.

De alguna manera, los diseñadores se las arreglaron para que de verdad tenga una silueta de coupé y si a eso le adicionamos el enorme poder de su V8 turbo y un chasis extremadamente refinado y bien logrado, tenemos una receta prácticamente irresistible, aun para los que no somos fanáticos de las SUV.

La Cayenne Turbo Coupé se ve tan bien y sacrifica tan poco espacio interior, que rápidamente te hace olvidar lo absurdas que son las camionetas con forma de coupé. Y encima, se maneja como un auténtico deportivo, al final, es un Porsche.

Leer: Prueba de Manejo, Porsche Cayenne Turbo Coupé

7. Suzuki Jimny

Por fin, luego de hacerse mucho del rogar, Suzuki México se decidió a traer el Jimny. Este pequeño 4x4 es capaz de sortear cualquier obstáculo que le pongas enfrente. No habrá ningún camino que un Jeep Wrangler pueda atravesar, que este pequeño samurái no pueda cruzar también.

El Jimny es un capricho, un gran juguete, ya que si quieres llevar pasajeros atrás, tendrás que olvidarte de poner algo en la cajuela y con su pequeño motor, tampoco esperes velocidades muy elevadas en autopistas. Aun así, es uno de los autos más encantadores de la actualidad, tanto así que dos mil unidades fueron reservadas en tiempo récord.

Leer: Suzuki Jimny, primer contacto en México

6. Chevrolet Onix

Recién iniciaba 2020 y la firma norteamericana sorprendió a propios y extraños con su nuevo Onix. En el segmento más grande de nuestro mercado, Chevrolet siempre fue protagonista, pero su fortaleza siempre estuvo relacionada al precio y excelente propuesta financiera.

Sin embargo, con el Onix, Chevrolet cambió por completo el enfoque. La incorporación de dos mecánicas turbo de 3 cilindros le permiten entregar no solo muy buenos rendimientos de combustible, sino también capacidades de aceleración que ningún rival puede igualar.

Por si fuera poco, la tradicional asignatura pendiente de Chevrolet en la categoría, el tema de la seguridad ahora es una de sus principales fortalezas, sin dejar de lado la cada vez más importante conectividad. El Chevrolet Onix es rápido, eficiente, seguro y conectado, una de las grandes sorpresas que nos dejó el 2020 y por eso, fue uno de nuestros favoritos.

Leer: Prueba de manejo, Chevrolet Onix 2020

5. Mazda3 Turbo

Los hot hatches son un segmento de nicho, pero con una buena legión de seguidores que comúnmente se transforman en clientes para las marcas, aquel que desea un León CUPRA, pero por cuestiones financieras no puede tenerlo, comúnmente optará por algún otro SEAT, pero más accesible o práctico.

Cuando Mazda anunció la incorporación del motor 2.5 turbo en el Mazda3 con sistema de tracción integral, todos pensaron que la firma de Hiroshima regresaría a la contienda de los hot hatch. Sin embargo, el enfoque es muy distinto, la presencia de una caja automática de 6 velocidades y el hecho de que tanto suspensión como frenos son iguales al de las versiones con motor aspirado, así nos lo hacen saber.

El Mazda3 Turbo no es un hot hatch, ni pretende serlo es conceptualmente, un producto mucho más parecido a un Clase A, o Serie 1, es decir un hatchback refinado, potente y sofisticado, que entrega una experiencia muy agradable. No voy a decir que es un competidor frontal de dichos alemanes, mucho menos que es premium, porque no se trata de herir susceptibilidades. Pero que placer es manejarlo.

Leer: Prueba de manejo, Mazda3 Turbo

4. Land Rover Defender

El renacimiento del icónico 4x4 de la marca británica resultó toda una revelación, en lugar de irse por el fácil camino da nostalgia, los ingenieros y diseñadores de Land Rover reinventaron al Defender.

Hay guiños al modelo original por supuesto, pero este Defender es un auto de la nueva era, lleno de tecnologías y artilugios que le permiten literalmente; escalar, vadear y sortear casi cualquier obstáculo, en un paquete brillantemente bien diseñado y que no abandona ese componente de rudeza que un 4x4 debe tener. También adopta aspectos de electrificación y el manejo en carretera es excelente.

El nuevo Land Rover Defender es un espectáculo, ya sea visual, a nivel tecnológico y al conducirlo, tanto en caminos asfaltados, como en los más accidentados.

Leer:

Prueba de manejo, Land Rover Defender

Prueba de manejo 4x4, Land Rover Defender

3. Ford Mustang Shelby GT500

El GT500 fue la cereza del pastel en nuestro especial de lo major de 2019, pero tristemente, ese día no pude manejarlo. Sin embargo, la paciencia es una virtud y unas semanas después, a inicios de 2020 Ford me invitó a manejarlo en el Hermanos Rodríguez.

El Mustang Shelby GT500 prácticamente se olvida de sus orígenes de pony car y se conviertió en un bestial deportivo para pista. No miento cuando te digo que puede mantener el paso en circuito con lo más selecto de Porsche, BMW y Mercedes.

Es decir, esa sensación de fuerza incontrolable y amenazadora típica de los muscle cars modernos, que obligaba tener manos muy experimentadas, así como un par de gónadas de titanio para explotar su máximo potencial ya no está presente. Sigue siendo brutal, pero muy estable, controlado y predecible.

Leer: Prueba de manejo, Ford Mustang Shelby GT500

2. Chevrolet Corvette

Pocos autos me han producido tanta expectativa como el Corvette de octava generación, ya sabíamos que la evolución hacia el motor central había llegado. ¿Pero en verdad Chevrolet había logrado crear un deportivo tan efectivo, capaz y exótico como el papel hacía suponer?

El resultado es todavía mejor de lo que esperaba, al interior el nuevo Corvette se siente tan exótico y bien logrado como si de un Lamborghini se tratara, y del diseño exterior, para muchos demasiado parecido a Ferrari no es así si pones atención en los detalles, pero francamente que importa, es un imán de miradas.

Lo mejor, el manejo, el Corvette es rapidísimo, muy estable y te hace sentir que tiene una capacidad de curveo infinita, tiene ese refinamiento y sofisticación que los deportivos europeos más costosos siempre presumieron. Todo eso, acompañado de ese rugido que solo los V8 americanos son capaces de producir.

Leer: Prueba de manejo, Chevrolet Corvette

1. Porsche Taycan

El Taycan, como ya lo comenté en su oportunidad es de lejos, el mejor auto eléctrico que se puede comprar y no solo eso, probablemente también sea el mejor auto de la actualidad.

Grupo Volkswagen encomendó a Porsche la tarea no solo de desarrollar un auto eléctrico, tenía que ser algo que demostrara al mundo que el mega consorcio alemán es capaz de crear lo mejor de lo mejor y la firma de Stuttgart cumplió. Sobra decir, el Taycan es años luz mejor que un Tesla, aunque muchos no estén listos para esa conversación.

Con 750 hp el Taycan de 2.3 toneladas acelera de 0 a 200 km/h en 9.8 segundos, frena y se agarra como el deportivo más exótico, pero al mismo tiempo es un sedán familiar lujoso y cómodo. Un triunfo de la tecnología.

Leer: Porsche Taycan, primer contacto

Bonus

Ford GT

Es cierto que no es precisamente una novedad, también lo es que, si analizamos su precio en relación con el performance que ofrece, la balanza no está muy bien equilibrada. Sin embargo, el Ford GT es un deportivo mega exótico y vaya en esa misión cumple a cabalidad.

Con una construcción de fibra de carbono, la apertura de puertas tipo mariposa y unos trazos que reinterpretan de forma espectacular al GT40, el Ford GT es un auténtico espectáculo. El interior es igualmente impresionante, por ejemplo los asientos van fijos y lo que se acerca o aleja son volante y pedales.

El V6 Ecoboost ruge como si los turbos no existieran y mucho de ese ruido es transmitido al interior debido a su construcción. Gracias a sus 650 hp, el GT gana velocidad con mucha facilidad, pero impresiona más lo bien plantado, lo fácil de llevar que es en las zonas de curvas y la potencia de frenado que tiene. Un auto que para muy pocos que nació para lucirse en un circuito.

Leer: Ford GT, primer contacto

Rubén Hoyo recomienda

Cuéntanos que opinas