Industria

Renault y Nissan reestructuran la opreación de sus plantas en la región de sudamérica

La nueva organización de la Alianza prevee que tengamos 1 plataforma del segmento B para ambas marcas.

Renault y Nissan reestructuran la opreación de sus plantas en la región de sudamérica

Luego del terremoto que se produjo con la nueva organización global de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, analizamos más en detalle que pasaría en nuestra región, ya que la reducción de plataformas y fábricas parece tener una pinta un tanto radical.

Recordemos que

El nuevo plan de la Alianza prevee que las marcas líderes de cada mercado serán las que permanezcan al frente en desarrollo y productos, dejando a las otras dos como acompañantes. La primera desarrollará los productos, las otras dos tendrán sus mellizos, algo así como pasó con la Nissan Frontier y la Renault Alaskan.

En nuestro caso, mejor dicho el de nuestra región, la marca líder es Nissan, que será quien lleve la batuta, con Renault y Mitsubishi acompañándolo. 

1 Plataforma 2 fábricas en el segmento B

El comunicado de las marcas aclara que: “En América Latina, las plataformas de Productos B se racionalizarán, evolucionando de cuatro variantes a una sola para los productos Renault y Nissan. Esta plataforma se producirá en dos plantas, cada una de las cuales producirá para Renault y Nissan

Actualmente en la región la Alianza declara tener 4 variantes de plataforma para 6 modelos, Renault tiene Sandero, Stepway, Logan, Captur (curiosamente no nombran Duster), Nissan March y Kicks.

La Plataforma

La plataforma en cuestión será la CMF que, siguiendo las actuales tendencias, es altamente modular. Ya la tenemos en el KWID (CMF-A) y en su variante CMF-B podría darnos 7 modelos incluyendo a los mencionados anteriormente y el nuevo Versa.

Este cambio generacional podría traernos también alguna que otra nueva propuesta como el posible SUV de 7 asientos que te anticipé hace unos días.

Las plantas

Aquí viene el problema, la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi tiene actualmente 5 fábricas en sudamérica: una en Colombia, dos en Brasil (una del rombo, otra de los nipones), una en Argentina, aunque Santa Isabel ahora tiene una para Nissan con la línea de Frontier. ¿Qué pasará?

Si tenemos que apostar, Brasil se queda con sus dos plantas y Santa Isabel pasa a ser un centro de utilitarios con la Frontier (y Alaskan) como su producto estrella y un aumento en la producción para mejorar la economía de escala. También es probable que quede una fábrica en cada socio del Mercosur.

Hay que hacer un análisis detallado del comportamiento de la Alianza en la región Norte América, donde hay grandes intereses sibre todo de Nissan y sus inmensas instalaciones fabriles en la mencionada región. 

Hernando Calaza recomienda