Prueba de Manejo

Chevrolet Suburban 2015 a prueba en México

Mantiene todas sus virtudes, pero se llena de tecnología para competir de frente en el segmento de lujo

Chevrolet Suburban 2015 a prueba en México

Antecedentes

Luego de una larga espera (desde 2005), Chevrolet por fin decidió renovar uno de sus productos más icónicos, se trata de un modelo que se comercializa desde hace 79 años, que automáticamente lo convierte en el más longevo de la industria (se fabrica desde 1935). Esta nueva entrega que se empieza a vender pronto y que llega como año modelo 2015 es su doceava generación. Efectivamente, se trata de la nueva Suburban.

Si bien es cierto, la competencia en el mercado de las SUVs grandes y lujosas se ha hecho cada vez más competitivo y variado, la nueva Chevrolet Suburban 2015 apuesta por conservar sus cualidades de toda la vida, al tiempo que mejora aspectos como equipamiento, calidad de materiales y manejo.

Precio versión probada: LTZ $829,100 pesos

Características técnicas y mecánicas

Bajo el cofre se encuentra la última generación del confiable V8 Small Block, que en este caso tiene un desplazamiento de 5.3 litros y entrega 355 hp, así como 383 lb-pie de torque, además, incorpora artilugios tecnológicos como la inyección directa o la desactivación de cilindros en aras de mejorar su desempeño y eficiencia. Se acopla a la vieja conocida transmisión automática de seis velocidades Hydra-Matic con modo de arrastre, que también ha sido recalibrada sobre todo pensando en los consumos.

La lista de novedades sigue, con la incorporación de una dirección que ahora es de asistencia eléctrica y que según la marca es capaz por sí sola de aportar media milla por galón de eficiencia en el rendimiento de combustible, algo así como 0.21 km/l. La suspensión por su parte estrena algunos elementos en aluminio y en el caso de la variante tope de gama además equipa la suspensión ajustable Magnetic Ride.

Esta doceava generación es 5 cm más larga, 5 más baja y 2.5 más ancha que antes, por lo que mide 5,690 mm, 2,045 mm y  1,890 mm respectivamente. Aun con la mayor utilización de aluminio, la Suburban es un titán que pesa 2,620 kilos y es capaz de arrastrar prácticamente su propio peso (2.7 toneladas).

En materia de seguridad, tenemos los ya obligados; ABS, Control de Estabilidad, bolsas de aire frontales, laterales y de cortina para las tres filas de asientos y sensores de estacionamiento que se complementan con la cámara de reversa. Se suman elementos interesantes como: Onstaralerta de tráfico cruzado cuando avanzamos en reversa, detector de presencia en el punto ciego, aviso de cambio de carril y detector de colisiones que avisa de un posible impacto mediante un testigo de LEDs rojo ubicado arriba del cluster de instrumentos. Es menester destacar que es posible configurar los avisos que producen dichos sistemas sean acústicos o mediante una vibración en el asiento del conductor, que resultará mucho mejor para aquellos a los que les molesten los sonidos que producen estos sistemas.

 

Confort

El acceso y arranque ahora se efectúan mediante un sensor de presencia y lo primero que notamos al ingresar al habitáculo, es un interior que presume un diseño totalmente distinto del que ofrecen las pick ups Cheyenne y Silverado con las que comparte plataforma, lo cual es una gran noticia. La cabina luce mucho más ad hoc con lo que se espera de un SUV de lujo y abandona ese aspecto de camión que si bien es cierto, se había mejorado mucho en la generación anterior, ahora se ha resuelto por completo. Los plásticos son suaves al tacto y la calidad de ensamble es muy buena.

La pantalla táctil de 8 pulgadas con sistema MyLink domina por completo la consola central, desde ahí se pueden controlar prácticamente todas las funciones del vehículo tales como; navegador, computadora de viaje, interfaz con el teléfono celular, reproductores de MP3 que pueden estar conectados a través de uno de los muchos puertos USB o SD esparcidos por el interior o también por Bluetooth y la función streaming audio. Por su parte, el equipo de audio está firmado por Bose y es de nueve bocinas.

Evidentemente, en un vehículo que es capaz de llevar entre siete y nueve personas -dependiendo de la configuración-, el entretenimiento es importante. En este caso se trata de un reproductor de Bluray con control remoto y dos pares de audífonos inalámbricos, hay también una pantalla retráctil para la segunda fila y otra más para la tercera fila. El climatizador es automático bizona adelante, más un control independiente para las filas traseras.

Encontrar una posición cómoda de manejo ahora es más fácil que nunca, además de los reglajes eléctricos del asiento y la regulación de pedales, la dirección tiene ajuste de altura y profundidad, por lo que aun si el conductor es pequeño(a), esa tarea no debiera ser un problema. En el caso de las plazas traseras las ganancias de espacio son marginales, en la tercera fila hay buen espacio para las rodillas, pero los pies de un adulto no caben debajo del asiento de enfrente, por lo que será necesario meter uno e invadir un poco el espacio del pasillo para viajar cómodo.

En el caso de las variantes equipadas, los asientos de la tercera fila se pueden plegar y replegar con oprimir un botón, algo que ya ofrecía la Ford Expedition y que seguramente demandaron mucho los clientes de Suburban. Adicionalmente, los asientos de la segunda fila se pueden reclinar hacia adelante también con oprimir un botón, para así lograr un gigantesco espacio plano de carga, si oprimimos el citado botón una segunda ocasión los asientos de la segunda fila se levantan por completo y quedan pegados al respaldo de los asientos frontales.

 

Manejo

Tras el volante, lo primero que se nota es la ganancia de potencia, la Suburban 2015 se mueve con mayor soltura y brío. El segundo punto que destaca es la excelente filtración de ruido del exterior, la calidad de marcha es muy buena, incluso a velocidad de crucero es un vehículo muy silencioso y confortable.

Manteniendo el funcionamiento del V8 en un rango no mayor a las 2,500 vueltas y aprovechando esas ocasiones en que podemos dejar de acelerar, ya sea porque se avecina una frenada (por ejemplo en un semáforo) o circulamos por alguna pendiente, se puede activar el sistema de desconexión de cilindros y la Suburban nos avisa mediante un testigo en el cluster de instrumentos que estamos efectuando una conducción eficiente.

La suspensión adaptativa también trae grandes beneficios, tradicionalmente el ajuste era muy suave, en aras de eliminar esa característica marcha brincona que tienen las pick ups con las cuales comparte plataforma. Sin embargo gracias a esta tecnología se puede tener un vehículo muy confortable y mayor firmeza cuando se requiere, como por ejemplo un camino sinuoso. Nuevamente sin olvidar que se trata de un vehículo grande y pesado. Aunque la dirección ahora es de asistencia eléctrica, no alcanzamos a notar que tenga un impacto negativo en cuanto a retroalimentación, considerando que la anterior hidráulica estaba algo anestesiada.

Cuando tenemos ganas de olvidar que el tanque de 117 litros requiere de $1,267 pesos para llenarse (si le echamos Magna por supuesto) y oprimimos el pedal de acelerador a fondo, el V8 ruge con fuerza y la Suburban gana velocidad fácilmente.

 

Conclusión

La nueva Chevrolet Suburban 2015 presume un renovado diseño que le confiere una apariencia más fuerte y con mayor presencia en la calle, abandona las formas tan armónicas de su predecesora en favor de superficies esculpidas y perfiles más agudos. En el interior la renovación es dramática y le viene muy bien, adicionalmente incorpora ahora muchas tecnologías tanto de seguridad como de conveniencia para mantenerla vigente en un mercado muy competido y en donde los emblemas de marca premium (sobre todo si es alemán) tienden a pesar mucho.

Es más eficiente, cómoda y fácil de operar que antes. Pero lo más importante es que no ha perdido ninguno de los atributos que tanto gustan para su leal base de compradores, al final, en el fondo y aunque se valga de una pléyade de tecnologías para ocultarlo, sigue siendo un vehículo concebido para el trabajo rudo y por lo tanto mantiene su gran rigidez y capacidad de arrastre.

 

Chevrolet Suburban 2015 a prueba

Rubén Hoyo recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos