Vende tu auto
Prueba de Manejo

Volkswagen Golf GTI 2022, primer contacto: es y seguirá siendo el rey de los hot hatch

Viajamos a Asheville, Carolina del Norte, para manejar este auto de colección.

Volkswagen Golf GTI 2022, primer contacto: es y seguirá siendo el rey de los hot hatch

En la década de 1970 cuando el mercado automotor mundial demandaba sedanes y hatchbacks, Volkswagen inició una estrategia en la que se contempló el desarrolló de un par de modelos compactos, eficientes, potentes y con un diseño atractivo.

Este plan comenzó con el Golf, que fue lanzado al mercado en 1974, y, posteriormente, en 1979, con la versión sedán mejor conocida como Jetta.

La versión deportiva que pudo llamarse TS o GTS

Antes de saber si el primer modelo de esta estrategia de modelos compactos sería un éxito, inmediato a su lanzamiento, Volkswagen inició el desarrollo de una versión deportiva del Golf.

Tras dos años de trabajar en esta variante que pudo designarse TS o GTS, el Golf GTI apareció como una edición limitada 5,000 unidades con el objetivo de al menos recuperar la inversión de su desarrollo.

Pero, oh sorpresa, una vez que fue llegó a los distribuidores, este hatchback de prestaciones deportivas no solo fue éxito en ventas -más de 460,000 unidades en la primera generación-, sino que también se convirtió en un referente lo que dio origen al tan ahora popular y codiciado segmento de los hot hatch.

Sin pensar que lograría una enorme popularidad, los creadores de la versión deportiva del Golf pensaron en aumentar el poder y dotarlo de ciertos elementos decorativos en comparación con la versión normal.

Como parte de este tratamiento el GTI obtuvo 110 hp, molduras negras en las salpicaderas, un marco negro alrededor de la ventana trasera, decoraciones en rojo en la parrilla, asientos deportivos, un pomo de la palanca de cambios inspirado en una pelota de golf y un volante deportivo.

Un auto de culto

Esta combinación de poder y decoraciones estéticas impuestas en un auto compacto de tracción delantera permitió que el Golf GTI se convirtiera en el auto deportivo más exitoso del mundo.

Más allá del número de unidades vendidas, este auto ha logrado algo que es exclusivo de los súper autos, y es convertirse en vehículo de colección.

Al igual que los autos clásicos, donde el mejor aliado es el tiempo para ganar valor, cualquier unidad el Golf GTI, sin importar a que generación pertenezca, es una inversión a futuro.

Lo que si es que a pesar que los GTI más antiguos son los más codiciados, el último siempre es el mejor, como es el caso de la octava generación que encarna la misma fórmula: refinamiento, estilo, potencia, y rendimiento lúdico, pero mejora cada pieza para superarse así mismo.

No obstante que, entre generación y generación, esta versión del Golf logra una evolución en términos de potencia, diseño y equipamiento, en el caso del Mk8, el avance es de los más marcados en la historia de este hot hatch.

No es más de lo mismo

De inicio es mucho, pero mucho más ágil y estable en el manejo que su predecesor. Esto se debe a que el chasis emplea mayores cantidades de acero de ultra alta resistencia y al nuevo bastidor auxiliar de aluminio.

A esto hay que sumar una serie de ajustes en la suspensión, en el control electrónico de estabilidad y en el bloqueo del diferencial electrónico y en el diferencial de deslizamiento limitado con detección de par controlado, esto con el fin de optimizar el manejo en curvas rápidas, mejorando así el rendimiento y ayudando a disminuir el subviraje, una debilidad tradicional de los autos de tracción delantera.

Como parte de la evolución también recibe frenos de discos más grandes -delanteros de 13.4 pulgadas y traseros de 12.2 pulgadas- y dirección progresiva de relación variable. 

Si se desea un manejo más preciso, es posible sumar el sistema de dinámica del vehículo que, además de equipar una suspensión adaptativa, altera de manera sumamente precisa el comportamiento del motor según el estilo de conducción.

Donde todo se mantiene igual es en el motor. Una vez el motor de cuatro cilindros de 2.0 litros hace su aparición solo que con una potencia de 241 hp y un torque de 273 libras-pie.

De igual modo, la caja automática de doble embrague DSG de siete velocidades se hace presente o la manual de seis cambios.

Independientemente de elegir o no el sistema de amortiguación adaptativa, el Golf GTI ofrece la posibilidad de seleccionar entre cuatro modos de manejo -Confort, Normal, Sport y Personalizado-, permitiendo modificar la respuesta del acelerador, transmisión y acelerador.

Otra característica destacada del Golf GTI son las funciones ESC Sport y ESC Off, que permiten llevar al extremo la conducción reduciendo la intervención del control de estabilidad.

Al volante

Por más que existan SUVs de alto desempeño, incluso del propio Volkswagen como pudiera ser el Tiguan R, la dinámica de conducción del Golf GTI no tiene nivel de comparación, más aún la octava generación que es superior a su predecesor.

Lo primero que siente el cerebro de quien está tras el volante de este hatchback es esa impresión de aplomo y solidez. Lejos de que, si algunos de sus competidores tienen más poder, lo que hace especial al Mk8 es esa dinámica de conducción ágil, precisa y receptiva.

Si a esto sumamos una aceleración instantánea y un frenado sólido, el Golf GTI permite que esa trillada frase de diversión al volante sea real.

Vaya, la sensación de manejo de la octava generación es superior a muchos autos de lujo que contienen más poder o equipan sistemas de tracción integral.

Así, una vez más el icono de los hatchbacks demuestra que este modelo logra una de las mejores relaciones valor-precio del mercado. Y eso es en la compra inmediata, ya que a largo plazo es una verdadera inversión financiera, ya que aun con el uso su precio nunca se devaluará.  

Perfeccionado

Además de ser más bajo, más largo y más deportivo que su predecesor, el Golf GTI logra un interior sencillo como siempre, pero en cuestión digital está muy lejos de lo que ofrece el Mk7.

Llama la atención la pequeña palanca de cambios, los asientos deportivos de nuevo diseño, la eliminación de la mayor cantidad posible de botones, el cuadro de instrumentos digital y la pantalla táctil del sistema multimedia.

Si bien el Golf GTI se ha caracterizado por la sencillez de la cabina, en esta ocasión el objetivo principal fue llevar esto a su máxima expresión, claro que sin olvidar el sello de auto deportivo.

Ante el fervor que existe en México por el Golf GTI, de hecho, se puede decir que habitan algunas de las mejores colecciones y versiones limitadas que hay en el mundo, es un hecho que este modelo llegará al mercado mexicano antes de que concluya 2022.

Luis Hernández recomienda

Cuéntanos que opinas