Autos clásicos

Los Volkswagen más icónicos que se ha producido en la planta de Puebla

Algunos de ellos, son verdaderas leyendas en México y en el mundo

Los Volkswagen más icónicos que se ha producido en la planta de Puebla

Un 23 de octubre de 1967 fue que Volkswagen de México inició su producción en la Planta de Puebla, esto tras abandonar la planta de Xalostoc, en Ecatepec Estado de México. El icónico “Vocho” fue el auto con el que se empezó a escribir la historia de la Marca en nuestro país.

Si bien, el éxito del Vocho le permitió ser adoptado en la cultura popular mexicana, convirtiéndose en un verdadero icono, no ha sido el único Volkswagen de gran relevancia que se ha fabricado en la factoría poblana, por ello, realizaremos un pequeño en algunos de los modelos que también han escrito su propia leyenda.

Safari

Se podría decir que el Volkswagen Tipo 181 es la versión civil de aquellos Kübelwagen usados durante la Segunda Guerra Mundial. Su producción para el continente americano se realiza en la planta de Volkswagen en Puebla entre 1970 y 1980, aunque en realidad, una variante militar utilizada por la OTAN sigue en las líneas de producción hasta 1983. Entre las particularidades de este automóvil que compartía la mayoría de elementos mecánicos con el querido Vocho, destacan la capota de lona abatible, así como las ventanas, puertas, asientos y parabrisas desmontables, esto sin mencionar sus capacidades todoterreno. Su motor era el conocido 1.6 litros bóxer con 44 caballos de fuerza. En total, 20,364 unidades fueron producidas en la factoría poblana, destacando las versiones Safari Acapulco.

Combi

En 1970 comienza la producción de la Combi en la planta de Volkswagen en Puebla. Las primeras unidades se comenzaron a fabricar con la mayoría de piezas importadas de Alemania, pero de a poco comenzó a incorporar más elementos mexicanos. Se ofreció en versiones de pasajeros y de carga (Panel). Mientras en otros países se presentó la T3, en México se toma un camino diferente ya que en 1987 es fuertemente modificada para incorporar un motor enfriado por agua de 1.8 L, tomado directamente del Corsar, Golf y Jetta. A destacar el radiador frontal. Se mantuvo en producción hasta finales de la década de 1990, sin embargo, su comercialización se extendió hasta 2002, con algunas unidades importadas desde Brasil.

Brasilia

Comenzó su andar comercial en México en 1974. Sólo estuvo disponible con carrocería de tres puertas. El motor era el mismo del Vocho, es decir un cuatro cilindros de un carburador sencillo. La potencia era de 44 Hp y la transmisión era una manual de cuatro velocidades. Curiosamente, uno de sus principales argumentos de ventas, era el enorme espacio interior y la gran visibilidad. Aunque también habría que destacar los faros dobles y las calaveras, que, al agrupar la luz de freno, direccional y de reversa, eran toda una novedad en la época.  Resultó un éxito comercial. Ya que entre 1974 a 1982, se comercializaron 72,377 unidades.

Hormiga

Aunque ya abordamos su historia en el artículo “Volkswagen Hormiga, una mexicana muy chambeadora”, no está de más mencionar que este pequeño camión de carga es una creación desarrollada en territorio mexicano para su comercialización exclusiva en el mercado doméstico (1976-1978). Un dato a considerar es que este vehículo tiene el honor de ser el primer automóvil de tracción delantera a la venta en el país y no el Caribe como popularmente se piensa.

Atlantic/Jetta/Clásico

Diseñado por Giorgetto Giugiaro, el primer Volkswagen Jetta fue ideado para abrirse paso en el mercado estadounidense donde los sedanes tienen una mejor aceptación que los hatchbacks. De hecho, básicamente es el derivado de tres cuerpos del Golf MK1 (Caribe), con el que comparte gran cantidad de elementos. Siguiendo los pasos del GTI, en 1984, aparece el primer Jetta GLI.

En México, este modelo fue comercializado entre 1981 y 1987 bajo el nombre de Atlantic como un sedán de cuatro y dos puertas. Al inicio, el motor era un 1.6 L con 66 Hp, pero a partir de 1982 incorpora un 1.7 litros con 69 caballos. La caja era una manual de cuatro o una automática de tres velocidades. Las siete generaciones se han fabricado en la planta de Volkswagen Puebla. Incluso algunas de forma paralela, como cuando el Mk4 convivió con los MK5 y MK6. La popularidad de este modelo es tal, que es todo un referente en su segmento.

Beetle

El Volkswagen New Beetle nació en 1997 como un modelo que intentó trasladar la filosofía del Vocho original (Tipo 1) a las tecnologías del siglo XXI. Fue uno de los precursores del diseño neo-retro y resultó un gran éxito para la marca. Toda la tecnología era compartida con la cuarta generación de los Golf y Jetta. A destacar las versiones Convertible, Turbo S y por supuesto, RSi, está última de perfil exótico.  En 2011, se presenta la segunda generación ceración cuyas ventas fueron disminuyendo haciendo que cada día fuera más difícil mantenerlo en las líneas de producción de la Planta de Puebla. Se dejó de producir en 2019.

Caribe/Golf

El VW Golf se ha comercializado ininterrumpidamente desde 1974 y de diversas fábricas del conglomerado VW han salido muchísimas más unidades que el venerable Vocho. De hecho, es el segundo auto más vendido del mundo, sólo superado por el Toyota Corolla. En nuestro país se comercializa desde 1976 pero la primera generación aquí no se llamó Golf, los directivos de VW México lo bautizaron como Caribe y cuenta una leyenda urbana que el origen del nombre fue una sugerencia impuesta por el presidente saliente Luis Echeverría Álvarez que quería poner al caribe mexicano y a Cancún en boca de todos… ¿Será? En fin, la segunda y tercera generación también se produjeron en nuestro país. Después vino una larga pausa y oficialmente volvió a producirse hasta la séptima generación que recién se despidió de las líneas de producción en Puebla.

Tiguan

Tuvieron que pasar diez años para que Volkswagen lanzara la segunda generación de la Tiguan, un ciclo de vida atípicamente largo para cualquier automóvil en la actualidad. Pero la espera valió la pena, ya que desde 2018, sobre la plataforma MQB, este modelo se produce en la planta de Puebla. Incluso en 2019, se erigió como el producto más producido por la alemana en nuestro país.  Recientemente, recibió una actualización menor.

Taos

Aún es muy temprano para asegurar si el Volkswagen Taos será un éxito para la marca alemana, o si tendrá todo para convertirse en un icono. Pero lo que es un hecho, es que la firma tiene grandes expectativas a su alrededor. No por nada, fue el modelo elegido parar sustituir al Golf MK7 en las líneas de producción de la planta de Puebla. Por el momento, démosle el beneficio de la duda.

 

 

Esaú Ponce recomienda

Cuéntanos que opinas