Prueba de Manejo

Peugeot 308 GT by Peugeot Sport 2021, primer contacto, ¡domamos a la fiera en la pista!

Probablemente, sea un mejor GTI, que el propio GTI.

Peugeot 308 GT by Peugeot Sport 2021, primer contacto, ¡domamos a la fiera en la pista!

Hace unos días, te compartimos los pormenores alrededor del lanzamiento en México del nuevo Peugeot 308 GT by Peugeot Sport 2021, el nuevo deportivo insignia de la marca, que como explicamos con anterioridad, en realidad se trata de la versión GTI, que no pudo retener este nombre por cuestiones legales con Volkswagen.

Para dejar claro, que se trata de un automóvil que no tiene nada que ver con el Peugeot 308 GT “a secas”, la presentación para el mercado nacional se llevó a cabo en el Autódromo Miguel E. Abed, ubicado en Puebla.

Curiosamente, esto puede tomarse como toda una declaración de intenciones, ya que se puede decir que esta es la casa oficial de Volkswagen. En pocas, palabras, con este movimiento, Peugeot quería demostrar que el 308 GT by Peugeot Sport, es un mejor GTI, pero ¿lo logró?  No te despegues para conocer la respuesta.

HERENCIA RACING

Antes de avanzar, cabe aclarar que este auto fue puesto a punto por la división Peugeot Sport, fundada en 1981 y que como su nombre indica, se encarga de todo el apartado del motorsport de la firma francesa.  

Entre sus palmares, destacan cinco títulos de constructores y cuatro de pilotos en el WRC, así como tres victorias en Pikes Peak y siete mas en el Rally Dakar. Esto sin olvidarse del WEC, donde ganó las 24 horas de Le Manse tres ocasiones. En la F1, fue proveedora de motores entre 1994 al 2000. Como puedes ver, el “by Peugeot Sport” en su nombre, debe de tomarse con mucha seriedad.

A diferencia del anterior GT automático, en este caso, el propulsor de cuatro cilindros de 1.6 litros fue mejorado para elevar su potencia desde los 225 Hp hasta los 270 Hp y 243 libras-pie de torque, que, si le pones un poco de atención, arroja una de las relaciones potencia-litros más impresionantes entre sus rivales.

Para fortuna de los verdaderos entusiastas de la conducción, se acopla a una transmisión manual de seis velocidades. Este aumento de potencia viene acompañado por una dieta que le permitió aligerar su peso para dejar la báscula en 1,205 kilogramos, y de esta forma se coloca entre los más ligeros de su segmento.

Con este conjunto, es capaz de acelerar, al menos en la teoría, de 0 a 100 km/h en seis segundos y lograr una velocidad máxima de 250 km/h. Si creías, que un aumento de poder es todo lo interesante, debes de saber que el chasis, transmisión, suspensiones adaptativas y frenos también fueron modificados por división Peugeot Sport.

DE LA TEORÍA A LA PRÁCTICA

Durante el lanzamiento de este auto, Peugeot dispuso de tres ejercicios para ir conociendo el potencial de este auto. El primero, consistía en acelerar fuertemente para después afrontar una curva sin necesidad de frenar, si, así como lees. Aquí, el auto lejos de subvirar, nos sorprende porque tanto las asistencias, como el correcto accionar de la dirección nos mantienen siempre en el camino.

El porqué del gran actuar del 308 GT by Peugeot Sport (¿les parece si nos olvidamos de formalismos y a partir de este momento sólo nos referimos a este auto como 308 GTI?) se debe a que tiene un as bajo la manga, ya que integra un diferencial autoblocante Torsen que es de gran ayuda en zonas de curvas, sobre todo de aquellas cerradas.

El segundo ejercicio, fue un slalom, donde vimos que es un auto realmente ágil. Pero, el tercer test, sin duda, era la prueba culminante y es que en ese momento los organizadores nos abrieron el trazo del Autódromo Miguel E. Abed para someter al 308 GTI a un castigo de altura. Cada periodista tenía derecho a cuatro vueltas, y si tomas en cuenta que éramos un grupo de cerca de 30 colegas, la teoría nos diría que, el único auto disponible para dicho fin rodaría que completaría más de 120 vueltas.

Quién escribe estas líneas, estuvo entre las últimas 10 personas de la jornada. Por ello, la primera vuelta la tomé con mucha cautela. Según mi experiencia, a esta altura los frenos deberías de acusar fatiga, pero al menos en el tacto no percibí nada, así que a partir de la segunda fui aumentando gradualmente mi velocidad y nivel de exigencia.

Lo primero que llama la atención es la suavidad del clutch, su talante es como el de un auto normal y en ningún momento cansa. La caja manual, es realmente precisa. El 308 GTI no es un auto agresivo que te quiera asesinar, sino todo lo contrario, para ser sinceros, aún en circuito es bastante civilizado, pero al mismo tiempo se aferra a cada curva con sorprendente agilidad felina, lo cual queda demostrado en un mínimo balanceo de la carrocería. Los asientos, sin ser de cubo, ofrecen un muy buen soporte lateral.

A diferencia de otros “hot hatchs” el sonido del motor puede calificarse como discreto, incluso por fuera no inspira tanto, pero dentro del habitáculo suena lo suficientemente ronco para disfrutarlo. Nada de petardeos ni cosas de esas. La aceleración, es muy buena, pero me queda claro que no es un auto para vulgares arrancones de semáforo. No señores, este auto, encuentra en las zonas de montaña y circuito su ambiente natural, donde todo fluye con un equilibrio enigmático.

Tras finalizar mi sesión y marcar uno de los mejores tiempos de vuelta del día, lo primero que hice fue acercarme a los frenos. Al volante había percibido una resistencia a la fatiga increíble, pero imaginaba que los iba a encontrar en un rojo incandescente. Pero mi sorpresa fue que ni siquiera olía a “balatas quemadas”.

Esto se debe a que no sólo cuentan con discos de generoso tamaño 380 mm delanteros, sino que además son ventilados y ranurados, al mismo tiempo que se me hizo saber que cuentan con componentes cerámicos. Otro punto sorprendente fueron los neumáticos Michelin Super Sport con medidas 235/35 R19, que, pese al castigo, no denotaban mayor desgaste.

EL GTI QUE RUGE AL ÚLTIMO…

He de ser sincero, tras la sesión en circuito, los colegas entramos en un debate, donde el punto de discusión era un “que no te gustó” y no por otra cosa, sino porque, como producto, es un automóvil realmente equilibrado. La verdad, la decisión de catalogarlo como un producto destacable fue casi unánime. Los únicos puntos que no gustaron eran subjetivos o personales, como que si es manual (en lo particular esa característica me encantó) o que es un auto de edición limitada (algo que muchos sabrán valorar) y cosas por el estilo.

 Sin duda, es un automóvil civilizado para el ajetreo diario, pero también es lo suficientemente capaz para circular en circuito. Aquí es donde abriré un poco de controversia y es que tras haber asistido a algunos track days con el Volkswagen en ese mismo circuito, tengo que admitir que el 308 GT by Peugeot Sport, me pareció un mejor GTI.

Esaú Ponce recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos