Prueba de Manejo

Lincoln Corsair 2020 primer contacto en México, poder y lujo en envase pequeño

La marca premium de Ford pretende enamorar a los nuevos compradores con una mezcla de tecnología, potencia, sofisticación y confort.

Lincoln Corsair 2020 primer contacto en México, poder y lujo en envase pequeño

Antecedentes

Este SUV compacto se presentó durante el pasado Salón del Automóvil de Nueva York de 2019, como la nueva propuesta de Lincoln para lo que podría anticipar el futuro reemplazo del MKC, esto es gracias a la nueva estrategia de posicionamiento de la marca que pretende otorgar un nombre a cada uno de sus modelos, y así sea mucho más sencillo para los usuarios reconocer a la gama de opciones.

Pero, ¿de dónde proviene su nombre? Viene directamente del latín “cursus” que significa viaje, y si hacemos un poco de memoria tendremos que esta denominación ya había sido utilizada anteriormente para nombrar al Ford Corsair, un sedán familiar de los años sesenta.

La plataforma es la misma que emplea el nuevo Ford Escape 2020 que también realizó su debut en dicho evento, por lo que Corsair debido a sus dimensiones se coloca por debajo de Lincoln Nautilus, siendo el SUV más pequeño de la firma de lujo americana, hasta ahora.

Look sofisticado

Lincoln ha intentado durante muchos años el erradicar de la mente del consumidor, que es una marca que está enfocada en cierto segmento, que en su mayoría es de personas que superan cierto rango de edad, por lo que se ha propuesto desarrollar productos para todo tipo de clientes conjuntando el uso de tecnología intuitiva, el poder y la sofisticación, para los usuarios más exigentes del mercado.

El look que ostenta el nuevo Lincoln Corsair, por supuesto está inspirado en sus hermanos mayores Nautilus, Aviator y Navigator, y aquí no hay mucho que decir, en pocas palabras es exactamente lo mismo, pero en dimensiones limitadas, para quien no requiere de mayor espacio al momento de transitar. De entre lo más destacado, el frontal que incluye mucho cromo y la ya conocida prominente parrilla que alberga el distintivo de la marca; los rasgos de diseño son suaves para ofrecer un aspecto sofisticado, con un ligero toque juvenil; mientras que en la parte trasera, la zaga que recorre toda la cajuela con una línea de focos que une a ambas calaveras.

Puertas adentro

En el interior encontramos una armónica configuración de materiales, que de primera instancia denotan su buena calidad, pues los plásticos que encontramos en la consola central, puertas y panel frontal son suaves al tacto, la piel localizada en el revestimiento de asientos y volante es genuina y para terminar de adornar el habitáculo tenemos un inserto en madera que recorre toda la parte horizontal del tablero.

El volante y asientos cuentan con sistema de calefacción, pero también se podrá hacer uso del sistema de enfriamiento para las butacas de la primera fila si es que el clima así lo requiere. Por su parte los asientos traseros se podrán manipular para ofrecer 15 centímetros más de espacio en la parte de atrás, cuestión que contribuye al confort de los ocupantes.

El sistema de info-entretenimiento corresponde a uno de 8" Revel by Harman Kardon que es compatible con Apple CarPlay, y Android Auto, en donde mediante un total de 14 bocinas podrás escuchar tu playlist predilecto, algo importante a mencionar y que también comparte con su hermana Aviator es que las alertas acústicas y avisos preventivos del vehículo fueron desarrollados en conjunto con la orquesta sinfónica de Detroit, con el fin de completar un ambiente sofisticado y armónico en el interior.

El cuadro de instrumentos es digital y equipa una pantalla de 6.5". La palanca de cambios se suple por una serie de botonería a la que la marca nombró Piano Key Shifter, para realizar la modificación de las velocidades, elemento que comparte con el resto de la gama.

Otra cosa a destacar es que la Corsair 2020 dispone de la tecnología Phone As A Key, que permite realizar una serie de tareas como lo es abrir o cerrar las puertas o encender el motor sin necesidad de utilizar una llave inteligente, pues todo será a través de la aplicación Lincoln Way, disponible para sistema operativo Android o Apple.

Mecánica

Este SUV llega en dos versiones, que se diferencian por el tamaño del motor, la primera es un 2.0 litros de cuatro cilindros capaz de generar 250 caballos de fuerza y 275 Lb-pie de torque, por otra parte, si requieres de más poder también cuenta con un motor 2.3 litros que aumenta su potencia a 280 caballos y un torque de 310 lb-pie; estos motores están asociados a una caja automática (SelectShift) de ocho velocidades, que envían todo el poder al eje delantero para el motor 2.0 litros y con tracción en las cuatro ruedas para el 2.3 litros. Además, ambas cuentan con paletas de cambio tras el volante para su accionar de forma manual.

Conduce seguro

Lincoln equipa ocho bolsas de aire, frenos ABS, control de estabilidad y de tracción, además de una serie de asistencias al conductor como asistente de estacionamiento, control crucero adaptativo, sistema de reconocimiento de señales de tránsito, sistema de frenado pre-colisión delantero y trasero con frenado automático de emergencia, monitor de punto ciego, asistente en pendientes, sensores de estacionamiento y cámara de reversa para mejorar la experiencia a bordo y cumplir con la premisa de la marca de simplificar el esfuerzo.

Manos al volante

Después de nuestra agradable experiencia a bordo de un Lincoln Aviator para llegar al estado de Morelos, ahora nos tocó hacer uso del recién desempacado Corsair para amenizar nuestro regreso a la CDMX.

Como habríamos de esperar, es una camioneta muy cómoda y silenciosa, la calidad de marcha es suave, se siente bien plantada y mantiene una aceleración lineal en todo momento, pues la caja responde de forma rápida, pero no se torna agresiva al cambio de velocidad. Y, si ha llegado el momento de exigirle para realizar adelantamientos o incorporaciones también disponemos de una gran dosis de poder al alcance del acelerador, bastará con presionar suavemente para sentir la entrega de potencia de manera casi inmediata.

Aquí el peso, que es de poco más de 1,600 kilogramos, y las dimensiones, en combinación con el motor 2.3 litros que elegimos, nos deja con una gran sonrisa en el rostro pues, al contrario de sus hermanas mayores, esta nos da mayor seguridad al llevarla a altas velocidades, con un manejo mucho más ágil, que hasta cierto punto se torna divertido. La dirección es comunicativa y en todo momento nos transmite la posición de las llantas al momento de girar, pues al superar los 100 km/h no será necesario ejercer mucha presión en el volante para mantener el control de la misma.

Lincoln Corsair dispone de cinco modos de manejo: moderado, para un óptimo rendimiento de combustible; normal, para el día a día; emoción, para obtener la mejor respuesta dinámica; resbaladizo, si es que circulamos sobre superficies húmedas y modo condiciones extremas, si el clima así lo exige. Para la ciudad el modo de manejo moderado se me hace el que mejor se adapta a las condiciones de tránsito moderado, mientras que recomiendo ampliamente el colocar la perilla selectora en modo emoción si es que saldremos a carretera.

Al igual que sus hermanas mayores tenemos que rescatar lo que puede ser quizá, la más grande de sus bondades, que es el renovado sistema de suspensión adaptativa, pues tiene la capacidad de absorber de la mejor manera las imperfecciones del asfalto. Éste ha sido desarrollada específicamente para el mercado mexicano, tomando en cuenta esos trayectos accidentados que predominan en la mayor parte de nuestro país, aquí el sistema realiza un monitoreo del camino cada dos milisegundos con el fin de adaptarse al camino de la mejor forma posible y ofrecernos un manejo más confortable, con la menor cantidad de movimientos bruscos posible.

La nueva Lincoln Corsair 2020 tiene como sede de manufactura la planta de ensamblaje de Louisville en Kentucky, Estados Unidos, desde donde llega a México en las dos versiones antes mencionadas.

Astrid Zapata recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos