Prueba de Manejo

Comparativa: Suzuki Ertiga vs Honda BR-V vs Peugeot Rifter

Tres camionetas accesibles para siete pasajeros, ¿cuál es la mejor opción?

Suzuki Ertiga vs Honda BR-V vs Peugeot Rifter

En un ya lejano 2007, la firma nipona Toyota mostró mucha visión al introducir en nuestro mercado la Avanza, una minivan pequeña de tres filas de asientos que de inmediato se convirtió en todo un éxito. Y es que las necesidades de transportación para más de cinco personas no son privativas del mercado de lujo, es decir, faltaban ofertas de siete pasajeros realmente accesibles.

Con el paso del tiempo, el mercado no hizo más que corroborar la necesidad de este tipo de opciones, y en consecuencia, más marcas se han animado a traer sus propuestas; están por supuesto las francesas con raíces en vehículos de trabajo, como en su momento la Renault Kangoo o la Peugeot Partner y más recientemente otro par de japonesas llegaron al segmento. Me refiero a Honda con la BR-V y a Suzuki con la Ertiga.

En la comparativa que hoy nos ocupa, participan estas dos últimas, así como la Peugeot Rifter, un producto recientemente renovado y que ahora, para su versión de pasajeros abandona el nombre utilitario de Partner, con la intención de diferenciarse y hacerse su propio nombre y espacio en el mercado.

Pero entonces, ¿en dónde está la Toyota Avanza?

En realidad, es que sí teníamos toda la intención de incluirla en esta comparativa, pero simplemente fue imposible conseguir una. Aunque también hay que reconocer que se trata de un producto más básico y con rango de precios bastante inferior al de Suzuki Ertiga, Peugeot Rifter y Honda BR-V, con lo cual siempre habríamos tenido mucha disparidad en relación con sus rivales.

Los contendientes

Honda BR-V utiliza un motor 1.5 litros de cuatro cilindros que entrega una potencia de 118 hp y 107 lb-pie de torque, que envía la potencia al eje delantero vía una transmisión continuamente variable CVT. Con 4.45 metros de largo es la segunda más grande del conjunto, al menos en lo que a dimensiones exteriores se refiere y del lado de la seguridad ofrece únicamente 2 bolsas de aire, ESP, ABS y cámara de reversa.

El precio de la Honda BR-V -  $349,900 pesos

Por su parte la Peugeot Rifter utiliza una mecánica a diésel de 1.6 litros con 90 hp y 170 lb-pie de torque, la tracción también es al frente y únicamente hay transmisión manual de cinco cambios como opción. Es la más grande en todas las cotas, no solo a lo largo (4.75 m), sino también a lo ancho, con lo cual se entiende el porqué es la más espaciosa. En cuanto a seguridad, ofrece 4 bolsas de aire, ABS y ESP.

El precio de la Peugeot Rifter - $364,900 pesos

Por último, la Suzuki Ertiga también emplea un 1.5 litros pero con 103 hp y 102 lb-pie que va asociado a una caja automática de cuatro velocidades, de primera instancia pudiera parecer que tiene una desventaja importante, sin embargo es la más ligera de las tres, 110 kg menos que la Honda y 387 kg que la Peugeot. Es también la más corta del grupo, sin embargo, ello no significa ningún problema en materia de espacio interior como veremos más adelante. Del lado de la seguridad, cuenta con 2 bolsas, ABS, ESP y sensores de estacionamiento.

El precio de la Suzuki Ertiga - $314,900 pesos

Interior y equipamiento

BR-V, ofrece el sistema de info – entretenimiento más limitado del conjunto, la pantalla es de 6.1”, la más pequeña y cuenta únicamente con función Mirrorlink. En cuanto al equipamiento, tiene climatizador automático de mono zona y salidas de aire con regulación de intensidad para las filas traseras, asimismo cuenta con sistema de acceso y arranque mediante llave inteligente.

En cuanto a calidad de materiales, se notan superiores a Rifter y están mejor ensamblados también, aunque en general es un interior plasticoso y con muy pocos acentos decorativos.

Por lo que hace a Rifter cuenta con el sistema de info – entretenimiento con la pantalla más grande del comparativo, 8” si bien ya hemos hablado largo y tendido de lo complicada y poco amigable que es la interfaz de la marca, afortunadamente ofrece compatibilidad con Apple Carplay y Android Auto, destaca también el climatizador automático bizona y el freno de mano eléctrico.

Por otro lado, si bien es cierto, la Rifter tiene ese diseño atractivo y propositivo que le conocemos a los modelos de Peugeot, en cuanto a calidad de materiales y ensamble se percibe inferior a sus rivales, dejando de manifiesto su origen utilitario. Este punto, también es notorio al no contar con una consola central que permita acomodar objetos con facilidad.

Por otra parte, la puerta corrediza, si bien significa que los pasajeros de la segunda fila no pueden bajar las ventanas, resulta muy práctica para subir y bajar, sobre todo en condiciones de espacio reducido como podría cuando estás en un cajón de estacionamiento. Adicionalmente, las filas traseras no cuentan con salidas de aire.

Por último, la Ertiga cuenta con un sistema de info – entretenimiento con pantalla táctil de 7” y compatibilidad con Apple Carplay y Android Auto, asimismo una novedad reciente es la incorporación de un interior en color negro, que se agradece mucho para evitar manchas en vestiduras. En cuanto al equipamiento destaca el sistema de acceso y arranque mediante llave inteligente, un aire acondicionado manual con salidas para los pasajeros traseros con control de intensidad y el portavasos frontal es ventilado, con lo cual puedes calentar o enfriar tu bebida.

La calidad de materiales y ensamble en la Suzuki Ertiga se percibe ligeramente arriba de BR-V, tiene decoraciones con insertos en un acabado tipo madera en tablero y volante, que definitivamente divide opiniones, pero que en lo general aporta y le brinda una apariencia mejor cuidada.

En resumen, en el apartado de interiores, Suzuki Ertiga se lleva la victoria, cuenta con la conectividad necesaria, en cuanto a experiencia, se percibe mejor construida y tiene amenidades interesantes como las salidas ventiladas para el portavasos. Quizá su único pecado es el sistema de climatización manual, que no es tan cómodo como un automático, pero cumple, ya que al final enfría muy bien y tiene distribución para las filas traseras.

Tercera fila

La prueba del ácido en esta comparativa, fue comprobar qué tan capaces eran los tres exponentes para llevar a dos adultos de talla ancha (Konstantonis y Yo) en la tercera banca.

Para acceder a la tercera fila de la Honda BR-V se tiene que reclinar el asiento de la segunda fila y recorrerla lo más hacia adelante que se puede, con lo cual queda espacio adecuado para las piernas, con la adición de que es posible meter los pies debajo del asiento de enfrente para viajar todavía mejor. El espacio es muy bueno, pero aun así resultó el más reducido de los tres y considerando las dimensiones de los ocupantes, se sentía ligeramente apretado.

Por su parte, la Peugeot Rifter saca partido del hecho de ser la más larga y ancha de la comparativa, si bien la segunda fila no se puede recorrer y el acceso a la tercera es ligeramente complicado, porque literal, es necesario brincar el asiento de en medio, los dos asientos de hasta atrás son completamente independientes y el espacio es excelente, incluso quedábamos bastante separados. Asimismo, el espacio para las piernas es muy bueno, aun cuando no es posible meter los pies debajo del asiento de enfrente.

Por último, en la Suzuki Ertiga tiene un sistema que permite recorrer el asiento de la segunda fila para acceder a la tercera, con lo cual resulta más fácil para entrar en comparación con las otras dos. Al igual que con BR-V se pueden meter los pies debajo del asiento y sorprendentemente, aunque es la más corta y es igual de ancha que la Honda, el espacio está muy bien aprovechado, tanto así que el espacio para las rodillas e incluso a lo ancho es casi tan cómoda y amplia como la Rifter, una increíble sorpresa en verdad.

En resumen, hablando de espacio en la tercera fila de asientos, la victoriosa es la Peugeot Rifter, simplemente es la más amplia y cómoda, sin embargo, es importante destacar que en la Suzuki Ertiga es más fácil ingresar, mientras que el espacio y confort es bastante cercano al del exponente francés.

Manejo

Pocas veces el manejo es un aspecto que consideramos menos importante en una comparativa, pero en el caso de estas camionetas de 3 filas, el objetivo es ofrecer el mayor espacio y practicidad a un costo accesible, con lo cual la dinámica de conducción en lo general pasa a segundo término.

La Honda BR-V con su 1.5 litros tiene potencia justa, que se nota en situaciones de rebases, incorporaciones a vías rápidas o cuando se quiere mantener buenos ritmos en carretera y la CVT, si bien, está bien lograda, no es la mejor aliada cuando se necesita mayor respuesta. Sin embargo, para manejo citadino resulta más que suficiente. En contraste, el ajuste de suspensión es muy bueno, filtra de maravilla las imperfecciones en el camino, pero no se siente demasiado suave y transmite buena sensación de control. Como buen Honda, tanto dirección como frenos transmiten confianza.

En el caso de la Rifter, emplear una mecánica turbo diésel le permite entregar una capacidad de respuesta claramente superior a la de sus rivales, cuando se requiere, esta Peugeot acelera con contundencia e incluso se percibe ágil, con lo cual es la que mejores condiciones ofrecer si vas a manejar mucho en carretera. Por su parte, la suspensión tiene un ajuste demasiado suave y el balanceo de la carrocería puede llegar a transmitir inseguridad, no llega a ser peligroso ya que entra bien plantada a las curvas, pero la sensación está ahí. Sin embargo, un gran inconveniente, es que solo está disponible con transmisión manual, lo que definitivamente, en un mercado como el mexicano será deal breaker para muchos.

La Ertiga es la menos potente del grupo, el 1.5 litros eroga apenas 103 hp, pero al ser más ligera que BR-V y contar con una caja de presión hidráulica tradicional, las reacciones instantáneas son ligeramente mejores que en la la Honda. En términos generales, también queda justa de potencia, un efecto más notorio en pendientes pronunciadas o cuando se trata de algún rebase, aunque en condiciones de manejo urbano, la respuesta es adecuada. En este caso el ajuste de la suspensión también está marcadamente del lado del confort, pero mostrando mejor control del balanceo que la Peugeot, con lo cual transmite más confianza.

En resumen, si la intención es salir a carretera en definitiva la Peugeot Rifter ofrece mejor capacidad de respuesta, además al ser diésel entrega un excelente rendimiento de combustible. Ésta, también es una ventaja muy clara únicamente para carretera, ya que en ciudad las cosas se emparejan mucho. Su gran pecado es que solo ofrece caja manual y eso sí es una limitante importante para buen número de compradores. BR-V y Ertiga ofrecen mejor manejo, calidad de marcha para la ciudad y confort en la ciudad, algo que se agudiza todavía más gracias a la presencia de sus transmisiones automáticas, aun así, para entrar rápido a una curva, las dos japonesas transmiten mayor confianza que la francesa.

Conclusión

El tercer lugar es para la Honda BR-V, ya que ofrece la menor conectividad del conjunto, es la menos cómoda en la tercera fila de asientos, en cuanto al manejo no logra despegarse claramente de la Ertiga, considerando que es apenas 15 mil pesos más accesible que la Peugeot.

En segunda posición está la Peugeot Rifter, es la más amplia y cómoda de las tres, gracias a su motor a diésel es la mejor opción para manejo en carretera y su nivel de conectividad es bueno. Sin embargo, no ofrece caja automática, el interior se percibe de menor nivel en cuanto a materiales y ensamble, además de que es poco práctico cuando se trata de almacenar objetos. Adicionalmente ese aspecto de camioncito es un factor que en lo general no es tan bien recibido.

Entonces, la ganadora de esta comparativa es la Suzuki Ertiga que ofrece el interior mejor logrado de las tres, aun cuando el control del aire acondicionado podría ser de ajuste automático. La conectividad es buena y es la que permite el acceso más fácil a la tercera fila de asientos y si bien, en cuanto a espacio y confort no está al mismo nivel de la Rifter, se queda muy cerca. Más importante todavía es el factor de que es la más accesible de las tres, un aspecto importantísimo en este segmento. Ya que es 50 mil y 35 mil pesos más accesible que la Peugeot y la Honda respectivamente.

Queremos agradecer al Kartodromo de Bosque Real (KBR) las facilidades otorgadas para nuestra sesión fotográfica KBR Kartodromo internacional

Rubén Hoyo recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos