Gadgets

Bovet 1822 estrena reloj de tres tiempos

El Récital 27, posee triple huso horario y fase lunar.

Bovet 1822 estrena reloj de tres tiempos

La más reciente novedad de Bovet 1822 se llama Récital 27, que presenta simultáneamente cuatro complicaciones creadas para ser alojadas por la caja de titanio grado 5 o de oro rojo de 18 quilates, las dos versiones para este flamante modelo.

El éxito de los husos horarios múltiples, manufacturados por la firma que el coleccionista Pascal Raffy compró hace casi dos décadas, demuestra el creciente interés de los amantes de los relojes por las funciones útiles, esas que son efectivamente utilizados en el día a día, sobre todo por viajeros.

El Récital 27 tiene la caja en forma de atril, concebida por Raffy hace unos años y adoptada en varios guardatiempos de la marca. Justamente, el volumen de esta caja fue lo que ingeniosamente ha permitido a este modelo ofrecer tres husos horarios adaptables al horario invernal o estival de cada ciudad escogida.

El hecho de que en este reloj convivan tres tiempos distintos no es azaroso. Si nos atenemos a su historia, Bovet fue en realidad fundada en tres zonas horarias: cuando se creó el 1 de mayo de 1822, los hermanos Edouard, Alphonse y Frederic Bovet tenían manufacturas en Suiza y Londres y, pocos años más tarde, incluso en China, donde sus relojes gozaban de gran popularidad.

Récord mundial

Volviendo a la parte técnica de este lanzamiento: la hora local se indica con las agujas de las horas y de los minutos en la parte central del reloj, mientras que los husos secundarios se ubican a las 3 y a las 9. Cada uno de los husos indica las horas y los minutos en una carátula de 12 horas.

Por otro lado, una ventanilla indica el nombre de la ciudad correspondiente a la zona mostrada por las manecillas, mientras que los tres husos se pueden configurar individualmente según los horarios de verano o invierno. Un indicador de la fase lunar completa la información en esta cara del reloj. Su mecanismo solo requiere una corrección de un día cada 122 años.


La carátula calada muestra las agujas entrecruzadas con los discos y el indicador de la fase lunar, mientras que el fondo de cristal de zafiro hace lo propio con una parte del movimiento, que tiene una reserva de marcha de siete días.

Hasta hoy, Bovet detenta el récord mundial de autonomía, por un reloj producido a principios del siglo XX, con una reserva de marcha de 370 días.

Revolution recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos