Prueba de Manejo

Chevrolet Blazer 2019 a prueba, una camioneta familiar con mucho estilo

La firma del corbatín resucita un nombre icónico y nos entrega una camioneta atractiva, equipadísima y bien lograda

Chevrolet Blazer 2019 a prueba, una camioneta familiar con mucho estilo

A mediados de 2018 recibimos una invitación un tanto misteriosa por parte de Chevrolet para viajar a Atlanta, Georgia, no había demasiados detalles, solo que conoceríamos un producto completamente nuevo por parte de la marca. El evento fue nada menos que la develación mundial de la nueva Chevrolet Blazer, una SUV que llegaría al mercado a posicionarse entre Equinox y Traverse.

Chevrolet optó por revivir un nombre ya conocido, que por cierto durante las décadas de los 80 y 90 gozó de muy buena aceptación en nuestro país, aquella Blazer era una camioneta body on frame y compartía plataforma con la pick up mediana S-10.

Pocas veces podemos ver a una marca moverse tan rápido como lo hizo Chevrolet con esta renacida Blazer 2019. Y es que, desde su develación mundial, hasta su llegada a nuestro mercado solo transcurrieron poco más de siete meses, claro, ayuda que está fabricada en nuestro país, concretamente en el complejo fabril de Ramos Arizpe, en Coahuila.

¿El Camaro de las SUVs?

Ya leíste y escuchaste por todos lados que la Chevrolet Blazer 2019 es el Camaro de las SUVs, y bueno, hay que reconocer que en esta ocasión los diseñadores de la firma dieron completamente en el clavo, la Blazer reinterpreta en un formato de camioneta y de manera magistral las formas agresivas y deportivas del muscle car. Esto no es algo menor, ya que Chevrolet lo ha intentado en anteriores ocasiones con resultados no del todo exitosos, como muestra, basta ver el Malibu de octava generación (la pasada), que también se inspiraba en ciertos elementos del Camaro como calaveras o interiores, pero cuyo diseño simplemente no resultó del todo agraciado.

La Blazer 2019 luce atlética, agresiva y tiene proporciones muy bien logradas, la parte frontal quizá sea la que más similitudes guarda con el Camaro, esto producto de los delgados y alargados faros de posición ubicados en la parte superior y desde donde nace la parrilla que tiene un acabado en cromo negro. Los emblemas y anagramas también van en color negro, mientras que, en el costado, las barrras del techo también son negras.

Asimismo, los rines de 20” de seis brazos son negros con un perfil en color aluminio mate y por lo menos desde mi punto de vista parecen como una sierra, se ven increíbles. Pasos de rueda y faldón también llevan un acabado negro brillante, mientras que el poste A y un corte en el D también en color negro generan una percepción de toldo flotante muy interesante. La tapa de la cajuela tiene mucha inclinación, con lo cual se logra una silueta muy afilada.

La parte trasera es la menos distintiva, pero no por ello es menos atractiva, destacan las calaveras de LED que tienen un patrón de flecha, el difusor nuevamente en negro brillante y la salida de escape doble que como dato, es genuina, es decir, no se trata de esas salidas falsas tan socorridas por los fabricantes en los últimos tiempos.

Buen desempeño, pero no tan musculoso

Si bien la apariencia es muy deportiva y claramente inspirada en el Camaro, el manejo y desempeño tienen una orientación bastante más cargados hacia la comodidad, bajo el cofre encontramos un viejo conocido, se trata del V6 de 3.6 litros que entrega 308 hp y 270 lb-pie de torque y que está asociado a la excelente transmisión automática de nueve velocidades que ya habíamos conocido con anterioridad con la GMC Terrain.

Aunque para EU hay opciones con tracción integral, para nuestro mercado solo está disponible con tracción delantera. La Chevrolet Blazer 2019 comparte plataforma con Cadillac XT5, Chevrolet Traverse y un largo etc, es decir es la arquitectura de las camionetas medianas, con lo cual tenemos muy buenos niveles de filtración de ruidos del exterior y refinamiento en general.

Si bien es cierto, el V6 entrega buenos niveles de respuesta, sobre todo en la banda media de revoluciones, tampoco podría de calificar de deportivas las reacciones de la Blazer, es decir como vehículo de ciudad y carretera cumple cabalmente, hay potencia suficiente para incorporaciones, recuperaciones y rebases e incluso, en modo sport las aceleraciones pueden calificarse de contundentes, pero no llegan a ser de deportivo. Sin embargo, el ajuste de la suspensión con orientación al confort, es lo que más castiga el carácter deportivo que pudiera tener esta nueva Chevrolet Blazer.

Aun con lo anterior, la experiencia tras el volante es muy agradable y queda claro que la plataforma es capaz de manejar niveles de potencia mucho más grandes, con lo cual espero que en algún momento Chevrolet se decida a desarrollar una variante SS, que además competiría de frente con la Ford Edge ST.

Del lado del manejo la única queja es que si bien, la transmisión ofrece modo manual, no hay paletas de cambio detrás del volante y ese faltante, considerando el enfoque deportivo de la Blazer si es un pecado a considerar.

Interior atractivo y lleno de amenidades

Puertas adentro nos volvemos a encontrar con un diseño inspirado en el Camaro, de hecho muy parecido y en cuanto a nivel de equipamiento no falta prácticamente nada. El tablero de formas planas y con pespuntes en color rojo lleva en el centro la pantalla táctil de 8” del sistema de info – entretenimiento que es compatible con Apple Carplay y Android Auto.

El detalle que más nos remite al Camaro es el de las salidas de aire centrales, son circulares y al mover el aro de la periferia podemos controlar la temperatura del climatizador automático de dos zonas. La atmósfera se fortalece gracias a las decoraciones en rojo y negro esparcidas por todo el interior.

Sumando a lo anterior, tenemos: quemacocos panorámico, columna de dirección de ajuste eléctrico, asientos frontales con calefacción y enfriamiento, cargador por inducción, sistema de telemática Onstar con 4G LTE, volante multifunción con calefacción, 6 puertos USB (3 comunes y otros 3 USB C) y asientos con calefacción para plazas traseras.

En cuanto al espacio, en las plazas delanteras se viaja excelente y atrás, si bien el espacio para las piernas es gigantesco, pero el espacio para la cabeza es algo limitado, por lo que pasajeros muy altos podrían viajar incómodos, un pequeño precio que hay que pagar debido al afilado diseño exterior.

Hay que decir también que la ausencia de una cabecera para la plaza central de la banca trasera prácticamente hace que la Blazer sea una camioneta solo para cuatro ocupantes, esto aun cuando tenemos cinturón de seguridad al centro. Sin embargo, aun con lo anterior, uno de los puntos más fuertes es el equipo de seguridad, ya que al menos en la versión probada (RS), la lista está integrada por 7 bolsas de aire, control de estabilidad, sensores de reversa, alerta de colisión frontal con indicador de distancia, asistente de colisión inminente, alerta de punto cielo, alerta de cruce trasero, alerta de detección de peatón, alerta y asistencia de abandono de carril y cámara 360º.

Conclusión

La Chevrolet Blazer 2019 llega a un segmento que hasta ahora había recibido poca atención por parte de las marcas, la más longeva es la Nissan Murano, seguida de la Ford Edge, que tiene un enfoque más práctico, asimismo, no podemos dejar de mencionar la recién llegada Hyundai Santa Fe. Sin embargo, hay que decir que la Blazer se diferencia por su diseño más agresivo y deportivo, sin duda la apariencia es su carta principal.

Pero lo anterior viene muy bien reforzado por un nivel de equipamiento inmejorable, una marcha refinada y una buena capacidad de respuesta, eso si, sin llegar a ser de auténtico deportivo.
 

Chevrolet Blazer 2019 a prueba

Rubén Hoyo recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos