Vende tu auto
Industria

Motor de arranque: Permisos, placas y la tenencia disfrazada en Jalisco

El fondo es correcto, las placas de los autos debieran estar completamente visibles para poder identificar, la forma...

Motor de arranque: Permisos, placas y la tenencia disfrazada en Jalisco

A principio del mes pasado, la autoridad vial del estado de Jalisco decidió poner en práctica una ley que existía desde 2013, que prohibe que las placas de los automóviles sean tapadas total o parcialmente. Fue creada para sancionar a los que buscaban huir de las foto infracciones y para ello usaban artificios como calcomanías o acrílicos que engañaban las cámaras de los radares. Pero ahora la autoridad fue más allá y decidió que los portaplacas, de esos que todas las agencias de autos nuevos ponen en los vehículos que venden, también tapaban parcialmente las placas y por lo tanto los autos que los trajeran serían inmediatamente sacados de circulación por una grúa que los llevó al famoso “corralón”, el temido depósito de vehículos de donde solo salen luego de pagar una multa de entre 13 mil a 17 mil pesos. La obvia reacción adversa de la sociedad hizo que el gobernador de la entidad, Enrique Alfaro, diera la orden de ya no multar por eso y condonar a los que ya habían sido sancionados. Aparentemente el abuso había sido corregido, pero en la práctica seguimos viendo denuncias en redes sociales de que hay policías que se aprovechan del tema para abusar de los ciudadanos. La ley me parece correcta, el abuso no. Porque los coches deberían circular siempre con placas visibles, no tapadas, ni rayadas, ni pintadas, mucho menos falsificadas. Voy más allá, tampoco deberían circular con los famosos “permisos”.

Las placas de los autos son la identidad que permite regular su circulación y por regular me refiero a sancionar malos comportamientos, que pueden ir desde estacionarse en lugar prohibido hasta atropellar a alguien causando su muerte. Sin placas los vehículos circulan impunes, porque no hay cámaras ni ojos humanos que sean capaces de leer las letras de un permiso de circulación con el auto en movimiento. Con placas tapadas, aun parcialmente, pasa lo mismo, el auto deja de ser identificable. Y vamos, hay agencias que abusan con el tamaño de sus portaplacas, casi mayores que las placas en sí. Pero de ahí a sancionar a todos, mandarlos al corralón exponiéndolos a robos y maltratos, además cobrar una multa millonaria, es otra cosa.

Valor nada proporcional

Me llama la atención el celo de la autoridad sobre el tema. Y me parece correcto, repito, que se sancionen placas tapadas total o parcialmente. El argumento actual es que decidieron atacar a los portaplacas porque esconden el código de barras, que permite a la autoridad verificar la autenticidad de las placas y combatir el uso cada vez más común de placas falsas. Pero también me llama la atención que el monto de la multa por esa infracción haya pasado de dos días de salario mínimo a 17 mil pesos, algo que la pone al nivel de conducir bajo el efecto de drogas o usar carriles exclusivos de transporte público.

Es que el gobierno actual de Jalisco heredó un estado que no cobra tenencia, pero como sería muy impopular regresarla, parece buscar otras fuentes de sacar dinero a los automovilistas e impuso un impuesto de cambio de propietario de 7.2 por ciento sobre el valor del auto. En la práctica no cobra tenencia a los nuevos, sino a los usados y termina perjudicando a los que menos tienen. La consecuencia es la misma que pasa donde sí hay tenencia: la gente pone placas de otro estado, incluso cuando no quisiera hacerlo, ya que en la calle la gente mira autos con placas foráneas con cierta desconfianza.

Otras desviaciones de la identificación de los autos son las placas de demostración y de traslado, ya que al tener la facultad de ser usadas por distintos vehículos, aumentan el grado de dificultad de ubicar un determinado vehículo en un lugar donde se haya cometido una infracción o un delito. Entiendo que, con la legislación actual y la relación entre marcas y distribuidores (éstos últimos son quienes pagan los autos “demo”), los vehículos de demostración necesitan ser usados sin una placa fija o tendrían que ser vendidos como  usados, que no pueden deducir impuestos, por ejemplo, pero en la práctica sigue siendo una traba a la identificación de un determinado vehículo, además de que le dan a la gente la ilusión de estar comprando un auto nuevo, cuando a veces ya fue mucho más usado de lo que se piensa.

Sé que es casi imposible que suceda, pero todo el sistema de placas debería ser revisado a escala federal, en nombre de la seguridad de todos y como forma de disminuir la impunidad. Pido mucho, lo sé.

Sergio Oliveira recomienda

Cuentanos que opinas