Prueba de Manejo

Audi Q3 Sportback 2020 primer contacto, un juvenil y deportivo mini Q8

La versión coupé del Q3 es igual de cómodo, espacioso y versátil que su hermano con carrocería de camioneta clásica.

Audi Q3 Sportback 2020 primer contacto, un juvenil y deportivo mini Q8

Además del coronavirus, atravesamos por una fiebre por los deportivos utilitarios que pareciera no detenerse desde hace más de 10 años, en donde todo aquel producto que llegue bajo este concepto “de moda”, estaría asegurando parte de su éxito en el mercado.

Pero como todo y para mantener su vigencia, la categoría también debe evolucionar y adaptarse, dando como resultado la reciente configuración de SUV´s tipo coupé inaugurada por BMW en su modelo X6; que si bien, para algunos no tiene mucho sentido, para otros, podría convertirse en su variante predilecta, gracias a ese aspecto robusto y deportivo, que sale de lo familiar, y hace énfasis en lo personal.

Uno de los más vendidos de la gama

La segunda generación del  Audi Q3 por fin hizo su aparición en el mercado mexicano durante el primer bimestre del año, siendo uno de los vehículos más esperados en México desde su aparición mundial en 2018. Al ser uno de los modelos más importantes para la marca, Audi ha decidido traer a nuestro país a la naciente versión Sportback, misma que podría sacrificar un poco la habitabilidad, pero que, sin duda te hará ganar protagonismo en el camino.

La variante Sportback no solo está disponible para este modelo, pues actualmente cuenta con más exponentes dentro de la alineación de Audi, como lo es el A1, el A7 y el recientemente lanzado A3, que aún desconocemos si llegará con esa configuración al mercado mexicano.

Audi Q3 Sportback: Diseño y dimensiones

A diferencia de la Q3 tradicional, ésta equipa una parrilla octagonal con diseño tipo panal, entradas de aire falsas con rejilla hexagonal, y terminado completo en color negro. Por la parte lateral encontramos que la línea de la cintura se elimina para dar paso a una que baja desde la cajuela hacia las manijas, haciéndola ver más robusta desde los costados.

Por último, la parte trasera es en donde se nota ese cambio radical, con la caída tipo coupé y por ende el medallón mayormente inclinado que tanto hemos mencionado, alerón, una zaga que da la impresión de ser más afilada, además de los elementos de aluminio que se combinan con un gran difusor trasero. Para hacer juego con su look atlético, el calzado está a cargo de unos rines de aleación de 18 o 19 pulgadas, dependiendo de la versión.

Por su parte, las medidas si se ven ligeramente afectadas con respecto a su versión tradicional, con un ancho de 1,840 mm (6 mm menos), un largo de 4,500 mm (16 mm más) y un alto de 1,526 mm (29 mm menos). Por su parte, mantiene la misma distancia entre ejes de 2,680 mm y un volumen de 530 a 1,400 litros en la cajuela.

En cuanto habitabilidad, resulta un producto muy espacioso, cómodo y versátil, incluso en plazas traseras disponemos de buen tamaño para albergar a 3 ocupantes, con la posibilidad de reclinar y regular los asientos laterales, algo que muy pocas veces encontramos en un vehículo de este segmento.

Audi Q3 Sportback: Motor

Para este apartado tenemos que existen dos versiones a elegir, la primera de ellas (Q3 SB 35 TFSI) ostenta el mismo motor 1.4 litros de 150 caballos de fuerza y 184 Lb-pie de torque que su versión tradicional; mientras que la segunda (Q3 SB 40 TFSI) posee un motor 2.0 litros que incrementa su potencia hasta 180 Hp y 236 Lb-pie de par motor, adicionando el sistema de tracción integral Quattro. Ambas están acopladas a una transmisión S-Tronic de doble clutch de siete cambios.

En esta ocasión nos tocó probar la versión S-Line, es decir la del motor 2.0 litros que es capaz de lograr el 0 a 100 km/h en 7.8 segundos y nos ofrece una velocidad máxima de 220 km/h.

Audi Q3 Sportback: Interior y equipamiento

Puertas adentro, nos encontramos con un diseño atractivo gracias a su simpleza, aunque los asientos revestidos en alcántara y piel con costuras rojas, además del volante deportivo con levas de cambios, en sinergia con la configuración de los materiales en los asientos, sin duda replican esa deportividad que localizamos al exterior. Los materiales son de buena calidad y combinan plásticos suaves, botonería de buen tacto y aluminio cepillado.

El equipamiento va acorde a su segmento haciendo uso de un clúster de instrumentos digital de 10.2 pulgadas configurable que te muestra información del vehículo, del estado del viaje o del sistema de info-entretenimiento; una pantalla de 8.8 pulgadas de buena resolución, compatible con Apple CarPlay y Android Auto, aire acondicionado automático de doble zona, cargador inalámbrico, freno de estacionamiento electrónico, techo panorámico, iluminación ambiental y sistema start/stop.

El sistema de audio está a cargo por uno firmado por Bang & Olufsen con sonido 3D, y si así lo deseas, y de manera opcional, podrás optar por equipar una pantalla de 10 pulgadas con sistema de navegación para el equipo multimedia.

Audi Q3 Sportback: Seguridad

En este importante apartado tenemos que ofrece seis bolsas de aire (frontales, laterales y de cortina), sistema de frenos ABS, control de estabilidad, asistente de arranque en pendientes, cámara de reversa, sensores frontales y traseros de estacionamiento y asistente de mantenimiento de carril.

Audi Q3 Sportback: Manejo

De lo primero que nos percatamos es que la potencia es más que suficiente para cualquier tipo de traslado, y en este caso, tuvimos la oportunidad de explotar sus prestaciones en la autopista, con un breve roadtrip de ida y vuelta con dirección a Tepoztlán, Morelos.

Ya tras el volante, decidimos que era momento de hacer uso del Drive Select (con 6 perfiles de manejo), para configurar la opción Dynamic, o sea, la más deportiva, misma que nos acompañaría la mayor parte del trayecto que tenía una duración de hora con 15 minutos, tiempo suficiente para conocer sus habilidades y debilidades dinámicas.

Algo que se nota de inmediato es que la aceleración, aunque no es descomunal, es contundente, gracias al motor 2.0 litros turbo del que dispone la versión S-Line. El lag es notorio, aunque no incómodo cuando te acostumbras, cosa que si puede mermar el despegue si es que en la selección de modos de manejo te encuentras en el modo Eco, principalmente usado en la ciudad.

Su desempeño en curvas es de los mejores, gracias al sistema de tracción integral, la reducción que vemos en la altura, y el apoyo de la suspensión y la dirección progresiva, que se adapta a las condiciones del camino, aumentando su rigidez a medida que aumentas el ángulo de giro, manteniéndola mucho más estable a altas velocidades. Aquí si me permites, no me gustaría perder la oportunidad de decirte que es una camioneta que me ha dejado buen sabor de boca, pues además de segura, te resultará bastante divertida de conducir.

Llegamos a Tepoztlán y viene el momento perfecto para hablar de la suspensión, pues como sabrás, el camino es empedrado, cuestión que podría transmitirse en constantes vibraciones en la cabina, pero nada de eso, puesto que, trabaja de buena forma y el movimiento es suave ante las imperfecciones.

Otra característica de este pueblo mágico es la gran cantidad de subidas y bajadas que localizamos en calles aledañas a las principales, por lo que decidimos configurarla en modo off-road para activar de forma automática el control de descenso en pendientes, que nos ayudó a que la bajada sea ligera y a velocidad controlada, sin necesidad de pisar el freno. Sí, además de todo es un SUV todoterreno que logrará asistir tu conducción, si es que deseas aventurarte a llevarlo fuera del asfalto.

Por último, pero no menos importante, los frenos, de los que tuvimos que abusar en una ocasión debido a que la autopista se encontraba en reparación y los vehículos se encontraban detenidos en plena curva, pero nada de que alarmarse pues el pedal tiene un recorrido largo, que no entrega inmediatamente toda la potencia de frenado, sino que te permite regular la intensidad con la que desaceleramos al ejercer la presión necesaria.

Audi Q3 Sportback: Conclusión

Como lo comenté al inicio de este texto, este SUV es ideal para los que buscan un vehículo con un enfoque más personal, aunque sin estar peleado con lo familiar; el diseño está muy bien logrado y te puedo apostar que robará miradas a su paso.

El enfoque está claro y es ofrecer un producto que vaya de la mano de la deportividad tanto estética como dinámicamente, en donde además de tener un manejo agradable y divertido, podrá ser una buena compañera si gustas salir de fin de semana a lugares en donde existan terrenos irregulares.

El equipamiento es suficiente para un auto de este segmento, con opción a incrementar ligeras prestaciones, que te contribuirán al apartado de confort y tecnología.

Dentro de los principales rivales del Audi Q3 encontramos de manera completamente frontal al BMW X2, y también; Volvo XC40, Mercedes-Benz GLA y Jaguar E-Pace, aunque ninguno de estos tres últimos posee una variante coupé.

Astrid Zapata recomienda

Cuéntanos que opinas