Tips y Consejos

¿Por qué el calor del ambiente eleva la probabilidad de sufrir un accidente automovilístico?

Es importante tomar una serie de medidas cuando se conduce con altas temperaturas.

¿Por qué el calor del ambiente eleva la probabilidad de sufrir un accidente automovilístico?

Por increíble que parezca, el calor del ambiente hace que el riesgo de sufrir un accidente en carretera se incremente considerablemente.

Está comprobado que las altas temperaturas elevan en más del 20 por ciento las probabilidades de sufrir un percance al momento de conducir. Esto se debe a que el calor afecta a los automovilistas, principalmente en la reducción de la capacidad de los reflejos y en la sensación de fatiga.

De esta forma, se puede decir que mientras más alta sea la temperatura del ambiente, el peligro de sufrir un choque es mayor. Esto significa que si se conduce con una temperatura de 35 grados Celsius el conductor puede dejar de percibir el 20 por ciento de las señales de tráfico e incremente sus errores más de un 30 por ciento.

Lo anterior tiene que ver con que el calor empeora la visión e incluso pueden aparecer ciertos efectos como cansancio, somnolencia y alargar el tiempo de reacción ante determinados estímulos.

Pero además de incidir en las capacidades de los automovilistas, el calor también tiene consecuencias sobre el automóvil en sí. Y es que, con las altas temperaturas eleva la probabilidad del deterioro de determinadas piezas, como es el caso de las baterías.

Incluso el motor se puede ver afectado, debido a que el sistema de refrigeración tiene que hacer un esfuerzo mayor para alcanzar la temperatura óptima.

Para evitar que el calor afecte al momento de conducir, lo ideal es activar el aire acondicionado entre 19 y 22 grados Celcius, usar prendas ligeras, portar gafas de sol, beber demasiada agua y no comer demasiado antes de tomar el volante, sobre todo en viajes largos.

Luis Hernández recomienda

Cuéntanos que opinas