Novedades

Honda Accord es un excelente sedán, pero ¿sigue siendo el referente en México?

Durante años fue el rival a vencer ¿Aún tiene la batuta?

Honda Accord es un excelente sedán, pero ¿sigue siendo el referente en México?

El Honda Accord (en inglés significa “acuerdo”) es un modelo presente en el mercado desde 1976, cuando fue concebido como un eficiente hatchback de tres puertas. Desde entonces han pasado más de cuatro décadas, donde han aparecido 10 generaciones. De hecho, sorprende su evolución, donde ha pasado por diferentes facetas, desde ser netamente una herramienta de transporte a ser un burgués sedán, hasta transformarse en un refinado auto de aspiraciones deportivas.

A lo largo de la historia, ha recibido diversos galardones. Y aunque ha tenido versiones específicas para Japón, Europa y Estados Unidos, ha sido en el país de las barras y las estrellas donde ha tenido una carrera prominente, considerándose uno de los modelos más exitosos.

En nuestro México, la historia del Accord comienza en 1995, cuando comienza a fabricarse y venderse en nuestro país y desde su arribo, inmediatamente se colocó como el referente a seguir en el segmento de los autos medianos. Si no querías malgastar tu dinero, tu elección tenía que ser este Honda. Se fabricó hasta 2007 en la planta de “El Salto” en Jalisco. Y ahora se importa desde la factoría de Marysville, Ohio en Estados Unidos.

Sin embargo, al dejar de fabricarse en nuestro territorio y con la aparición de nuevos competidores, la hegemonía del Accord pudiese haberse visto mermada. De hecho, al menos en ventas, dejó de ocupar el liderazgo desde hace tiempo, aunque siempre está peleado los primeros lugares de ventas. 

Aquí la pregunta es conocer si el Accord en 2020 y con su completamente vigente décima generación, que por cierto fue nombrada Auto del Año de Norteamérica durante el Salón de Detroit 2018, sigue siendo el rival a vencer. Veámoslo a continuación:

EQUIPAMIENTO Y PRACTICIDAD

Puertas adentro, el Accord apuesta por una experiencia cuasi premium. La calidad de materiales, ensambles y diseño son de primer nivel, con esa sobriedad más característica de los alemanes, destacando los plásticos suaves al tacto en la parte superior y frontal del tablero. Encontramos remates en color aluminio mate por todo el habitáculo, así como una moldura que simula un inserto de fibra de carbono. El único elemento que no está a la misma altura del resto del conjunto es la parte baja del tablero, que, aunque en lo general no tiene queja, es duro al tacto.

Del lado del equipamiento encontramos: climatizador de dos zonas, quemacocos que es chico para estándares actuales. Encendido mediante llave inteligente, asientos y volante multifunción forrados en piel, cuenta con cargador por inducción, puerto USB y tomacorriente de 12v.

El sistema de infoentretenimiento es el Honda Link de última generación que cuenta con una pantalla de 8” con excelente resolución, así como con compatibilidad para Apple Carplay y Android Auto. Llama la atención que el control de volumen y el sintonizador de la radio se accionan (para bien) mediante una perilla.

En la parte de los asientos traseros. Si bien es cierto, se ofrecen salidas de aire para la fila posterior, así como reposabrazos central con dos portavasos, se extrañan puertos USB que sí ofrecen autos de segmentos inferiores.  Por cierto, Honda anuncia un espacio para las piernas de 1,026 mm, así como una cajuela con capacidad de 472 litros. Cifras que, aunque buenas, no pueden decirse que sean las mejores, ya que un Volkswagen Jetta, lo puede superar. Incluso no es mucho mayor a lo anunciado por Nissan Versa y Chevrolet Onix.

Referente a seguridad cuenta con siete bolsas de aire, frenos con ABS, cámara de reversa, ESP, así como alerta activa de abandono de carril, sensor de punto ciego, control de crucero adaptativo y frenado automático de emergencia.

La verdad, es que hace un par de años, estos elementos eran realmente novedosos, pero hoy, ya no sorprenden. Incluso, comienzan a aparecer sedanes y SUV subcompactas, que pueden superar al Accord en cuanto a asistencias electrónicas se refiere.

VERSIONES Y MANEJO

Como sabemos el Accord abandonó por completo los motores de aspiración natural, para en su lugar apostar por motores sobrealimentados. El propulsor más potente y que genera más emociones al volante es el cuatro cilindros de 2.0 litros turbo capaz de entregar 247 hp y 273 lb-pie de torque y que va acoplado a la impresionante caja automática de 10 velocidades con modo manual vía paletas de cambio que envía la potencia al eje frontal.

El modo de manejo Econ está presente y al accionarlo, el pedal de acelerador es bastante menos responsivo y la transmisión efectúa los cambios a muy bajo régimen. Cuenta también con modo Sport, y aquí el carácter del Accord cambia bastante, los cambios se realizan en la parte alta del cuenta revoluciones y al utilizar el modo manual, la caja aguanta los cambios tanto como queramos, los cambios descendentes son ligeramente más lentos que los ascendentes, pero en términos generales es bastante permisiva.

El motor responde impecablemente, sobre todo en la parte media del rango de revoluciones que encima, al tener una caja con tantos radios es muy fácil de mantener. Se planta muy bien, la posición de manejo es baja y transmite muchísima confianza para ir a buenos ritmos, con lo cual la experiencia tras el volante se percibe bastante deportiva.

También se cuenta con el motor de 1.5 litros turbo con 188 hp asociado a una caja CVT. A diferencia de la versión 2.0 T, la suspensión tiene un talante menos deportivo. Es más suave y confortable, algo que le resta un poco de agilidad en curvas, pero se agradece en la ciudad o cuando viajas en las plazas traseras. Por cierto, resulta extraño que esta variante, carezca de salidas de aire posteriores y que los plásticos de los paneles de las puertas traseros no hayan recibido la misma atención que en la parte delantera del habitáculo.

El motor, sin ser tan explosivo, resulta más que suficiente para mantener ritmos de velocidad crucero sin ningún problema. Mención aparte merece la caja CVT, silenciosa y efectiva. En este sentido, complementar su accionar con las paletas detrás del volante es un acierto por parte de Honda, sobre todo cuando se elige el modo Sport.

CONCLUSIÓN

El Accord siempre fue un auto bien plantado y de buen manejo, pero no puedo decir que fuera divertido o muy comunicativo. Aspectos que sí tiene en esta última generación, la manera en que retroalimente lo que sucede en el pavimento es excelente.  La experiencia a bordo, es sin duda, de sus puntos más fuertes. 

Por cierto, no abundamos mucho en el tema de imagen, pero el Accord, sin duda, es uno de los autos más atractivos de su segmento con líneas que si bien recuerdan al Civic, lucen más elegantes y sobrias, pero al mismo tiempo cuenta con un toque tecnológico que se agradece. Tampoco hay que olvidar su perfil al estilo “coupé de cuatro puertas”.

De los pocos apartados que creemos que es el área de oportunidad del Accord, es mejorar el tema de equipamiento de seguridad y confort, ya que contradictoriamente cuenta con elementos que no van acorde a la modernidad general del conjunto. Pero aún así estamos ante un auto que puede enfrentar al Mazda6 Signature de tú por tú. 

También hay que considerar, que no estaría nada mal ampliar su oferta de versiones con la llegada de, por ejemplo, el Accord Hybrid, que competiría directamente contra el Toyota Camry. Sin duda, aunque todavía de nicho, ayudaría mucho a mejorar su percepción como un automóvil de vanguardia tecnológica. Aunque tampoco hay que olvidar que es el único de su segmento, cuya gama está totalmente impulsada por motores turboargados.

Como siempre, el tema de precios es fundamental. Con un rango de precios de entre $474,900 a $593,900 pesos, el Honda Accord tiene que enfrentarse Nissan Altima ($478,800- $615,900), Toyota Camry ($437,900- $539,900) y Mazda6 ($474,900-$594,900 pesos). Aquí, es donde surge la magia, ya que todos los rivales del Accord tratan de emparejárse en precios y versiones, con lo que puede, que siga siendo considerado una especie de rey sin corona.

Tal vez el Accord, ya no será el referente que fue el pasado, pero sin duda, sigue siendo uno de los modelos líderes de su segmento y uno de los modelos a tomar en cuenta. Ahora hay que tener mucho ojo, ya que seguramente en un par de años recibirá un facelift de mitad de ciclo de vida donde podría corregir sus pocos puntos débiles y volver al liderazgo.

Esaú Ponce recomienda