Motos

Harley-Davidson Road Glide Special a prueba ¿sigue siendo la mejor opción de viaje?

La manejamos, en pista y en carretera, descubre qué encontramos.

Harley-Davidson Road Glide Special a prueba ¿sigue siendo la mejor opción de viaje?

Opinar sobre una motocicleta Harley-Davidson siempre será un tema delicado, ya que existe una legión de seguidores que siempre la apoyará con los ojos cerrados, por ello trataré de remitirme a los hechos. La marca de Milwaukee cosechó muchos clientes en las décadas de los 70´s, 80´s y 90´s, mismos que obviamente se hicieron mayores con el paso de los años y dejaron las motos a un lado, HD no supo crecer con sus nuevos clientes y mantuvo sus modelos sin cambios mayores, y las nuevas generaciones no vieron interesante tener una moto así por muchos factores.

En la década del 2000 intentaron refrescarse con productos como V-Rod y la marca Buell, pero en ambos casos las viejas voces de los compradores fueron más fuerte que el temple de la marca para ver a futuro. Para el 2012 dieron un paso muy importante, con el proyecto Rushmore donde se acercaron a los clientes para darles lo que ellos necesitaban y así comenzaron los cambios en electrónica, refrigeración y comodidad, aunque esos puntos la competencia ya los había desarrollado.

En el presente la marca lidia con su moto eléctrica Livewire, que visualmente es impactante, pero con un precio tan elevado jamás será un éxito entre el mercado joven al que va dirigida, por ello ahora la marca quiere abrirse a nuevos segmentos, como las doble propósito y tipo streetfighter que pronto veremos además de su asociación con la italo/china Benelli para tener motos de 400 cc. La cuestión es que los modelos siguen ofreciendo en muchos casos siguen ofreciendo un desarrollo de chasis de hace varios años, eso sí, con un motor cada vez más potente.

Disculpen este largo preámbulo, pero era importante ya que en el 2015 tuve la oportunidad de manejar este mismo modelo y pasados cinco años mi sentir con la Road Glide fue prácticamente igual, y esto no es necesariamente un problema ya que si algo funciona no hay porque cambiarlo.

Apartado Mecánico

La versión actual ya cuenta con el motor Milwaukee-Eight 114, un clásico e inmenso V-Twin de 1.868 cc que genera una potencia de alrededor de 95 hp, dato que en este tipo de mecánicas no suele ser tan importante como el par motor de 120 lb-pie, que de manera briosa te hace sentir la aceleración. La caja de cambios es de seis velocidades.

En cuanto a las dimensiones, pues se imaginarán que es grande, con una longitud de 2.430 mm y un peso en orden de marcha de 387 kg no es precisamente apta para las ciudades, sí, ayuda mucho que la altura del asiento esté a 695 mm, pero las maniobras a baja velocidad o espacios cortos no te harán feliz.

Apartado visual

En este punto hay poco que escribir, la Road Glide Special mantiene su forma desde su lanzamiento en 1998, aunque obviamente cuenta con mejoras aerodinámicas en el deflector delantero que puedes controlar, además del sistema de info entretenimiento y comodidad de asientos. Tal vez lo más destacable del modelo son las opciones de pintura con hasta nueve variantes ya sea en tonos sólidos o doble color, aunque te adelanto, dichas opciones pueden costarte unos 30 mil pesos más.

La experiencia de manejo

“Una Harley-Davidson es para viajar largas rectas, esa es su zona de confort”. De manera personal, aprecio todos los segmentos de motos, se perfectamente que cada una sirve para algo, incluso un scooter en el tránsito es divertido, y por ello se que las motos de viaje son muy buenas cuando quieres rodar cientos de kilómetros en un día, ya sea solo o acompañado. En el caso de la Road Glide Special nos brinda espacio de carga con maletas una posición de manejo realmente relajada, y un corte aerodinámico que nos hace olvidar turbulencias en el cuerpo.

Todo lo anterior es realmente bueno, y si tú buscas una moto para viajar sin mayores pretensiones o molestias la HD te lo da, incluso este gran motor resulta ser poco sediento debido a lo largo de las relaciones y si vas holgado en tu aceleración de quinta y sexta velocidad el combustible te durará mucho tiempo.

El viaje al que la sometimos resultó un buen parámetro de uso ya que nos tocó de todo, primero con largas rectas en la mañana con mucho frío, pero gracias a los deflectores para las piernas y frontal no íbamos temblando. En esa parte se podía sentir la puesta a punto de la suspensión, de media a suave, que hace tu recorrido como si fueras en un cómodo sillón. En esta parte nos enfrentamos a nuestra primera frenada fuerte, y es un hecho que, aunque traiga frenos ABS a la física no le ganas, y el peso e inercia de la HD se siente, puntualmente se pierde apoyo en la llanta trasera y la suspensión delantera se comprime mucho. A esto se suma que, según yo, el peso de las Harley se encuentra repartido en la parte superior, por ello también es más complicado moverla a baja velocidad.

El camino continuó, y pasamos por poblaciones donde el principal problema no fue circular lento, sino los topes ya que cuenta con 130 mm de distancia libre al suelo, y ustedes seguro conocen los topes de localidades rurales, parecen hecho para carretas (…).  Posterior a esto tocó una desviación del camino que nos envió a una carretera de terracería, aquí las maniobras se complicaban por el propio peso de la moto, aunque la suspensión absorbía perfectamente y no te ibas acabando la espalda.

Por fin, una zona sinuosa, punto donde le sigue fallando a la marca que sigue pensando su producto para su mercado de largos “freeway´s” con curvas largas, mientras que en nuestro país tenemos una mezcla muy rica de carreteras. Obviamente la Road Glide Special sufre en curvas cerradas y si tratas inclinarte demás el limite físico del chasis tocará el suelo, esto no es exclusivo de esta marca y le pasa prácticamente a todas las de este segmento, pero bien podrían ya mejorar este punto.

En todas estas partes del camino la velocidad que traía era media, y fue ahí donde pude percatarme del bajo consumo de la moto al ir en 5° y 6°, aunque obviamente el consumo en todas las motos será directamente proporcional a cómo le vayas acelerando. La parte final del recorrido fue en carretera de cuota, pero con la particularidad que teníamos mucho viento en contra, y aquí se muestra como desventaja la cantidad de carenado ya que los “golpes de aire” naturales o de camiones se siente y mucho, no al grado de sacarte de equilibrio, pero debes de estar atento siempre.

Al final del día todo para mi como conductor fue cómodo, en la zona de aire consumí más combustible, pero fue algo natural, aunque tuve un gran pero, y es que el asiento del pasajero tiene un diseño extraño, si bien es grande y suave, tiene una forma que trata de continuar con el diseño de la salpicadera trasera y tiene una ligera inclinación hacia abajo/atrás, lo cual invariablemente hace que tu pasajero se vaya hacia atrás, por lo que te verás obligado a adquirir el respaldo.

Como motociclista puedo decirles que las Harley son grandes motos para viajar, eso es lo suyo, y son muy buenas, pero todavía arrastran muchos detalles a mejoras, y mi principal problema por así decirlo es el sentir de peso que tienen, y que en lugar de dotarlas con motores cada vez más grandes, deberían enfocarse a darles una mejor dinámica de manejo, en curva y en maniobra.

En fin tú eres el juez principal y queda en ti si quieres invertir los $ 553,900.00 pesos que cuesta la versión base del modelo. Saludos y #NosVemosEnLaRuta con Destino Viajero

Harley-Davidson Road Glide Special - ¿sigue siendo la mejor opción de viaje? | Autocosmos

Destino Viajero recomienda

Cuéntanos que opinas