Prueba de Manejo

BMW M2 Competition 2019 a prueba ¡Brutal!

Uno de los mejores Gran Turismo del mercado, la relación Precio-Desempeño lo hace una de las mejores opciones disponibles hoy

BMW M2 Competition 2019 a prueba ¡Brutal!

Antes de iniciar el análisis de este imponente coupé alemán quiero recordarles un poco los orígenes del Depto M de BMW y de un modelo en particular.

La letra M se vio por primera vez en un BMW en 1972, cuando nace la subsidiaria del fabricante alemán que muy consciente de la importancia del desarrollo de algunos modelos en el ámbito deportivo decide crear BMW Motorsport GmbH, y años más tarde cambió su nombre utilizando únicamente la letra M, que se ha hecho famosa y que tiene ya casi medio siglo.

 

El auto al que quiero hacer referencia antes de empezar con la prueba del M2 Competition es el M3 (E36) que se comercializó en la última década del Siglo XX. La similitudes y concatenaciones del M3 E36 y el M2 F87 Competition son muchas ya que el aspecto general y las dimensiones lo recuerdan mucho, el M3 del siglo pasado medía 4,432 mm de largo y tenía 2,700 mm de distancia entre ejes, el M2 actual mide 4,451 mm y la distancia entre ejes es de 2,693 mm, el M3 tenía un motor de aspiración natural de seis cilindros en línea de casi 3.0 litros que entregaba 240 hp, el M2 tiene un motor de configuración similar, pero asistido con un par de turbocompresores que elevan la potencia hasta los 410 hp.

 

Más datos técnicos interesantes

Fiel a la tradición de BMW ya sabemos que porta el un motor de seis cilindros en línea montado en posición longitudinal que está acoplado a una transmisión robotizada de siete cambios denominada M DKG (Doppelkupplungsgetriebe) ¡No, no trates de pronunciarlo, es imposible! Y la tracción en el eje posterior como todo un buen deportivo alemán, que nos deja manejarlo rápido y con la cola nerviosa si así lo deseamos.

Los datos duros son 410 HP en el rango de las 5,230 a 7,000 revoluciones, el torque es de 405 lb-pie entre las 2,350 a 5,230 rpm, la velocidad terminal ronda los 250 km/ y se puede aumentar a 270 km/h adquiriendo el paquete M Drive, que modifica algunas prestaciones que de por si ya son a niveles de un coche de pista.

La suspensión es McPherson delantera y de paralelogramo deformable en el eje trasero, con barras de torsión en ambos ejes, incluso un “stress bar” que vemos en el vano del motor que está hecha de fibra de carbono que se ve simplemente espectacular.

Interiores

Lo primero que resalta son los asientos delanteros forrados en alcántara, con un diseño completamente orientado al uso deportivo, con el emblema luminoso de M2 empotrado en el respaldo, son reclinables y abatibles. Algunas partes del interior están decoradas con los característicos colores de M, el pespunte del volante, la funda de la palanca de cambios y en los cinturones de seguridad, un gran detalle que el entusiasta amará. El cuadro de instrumentos es muy al estilo de BMW, simple y bastante conciso.

Infoentretenimineto

En este rubro el M2 nos queda a deber mucho, por ejemplo para que sea compatible con las plataformas de Apple CarPlay hay que pagar más, no es compatible con Android Auto  también nos ofrece un navegador integrado, que huelga comentar ya nadie usa, pues todo el mundo recurre a la sencillez de Waze o Google Maps. La pantalla es de muy buen tamaño, de 8.8 pulgadas de accionamiento táctil y el sistema de audio está firmado por Harman Kardon con 12 bocinas y la opción de reporducir CD ¿Alguién los usa hoy?

La vinculación con teléfonos inteligentes es vía Bluetooth, y también ofrece entrada AUX, que los teléfonos que se compran los clientes de un M2 ya tampoco ofrecen.

El manejo

¡La mejor parte!

Definitivamente el cliente que ve como opción un M2 Competition no le quita el sueño que no tenga Apple CarPlay, o para usar el navegador tenga que tener más conocimientos sobre destinos que un cartero de los años sesenta. No, el que se compra un M2 quiere un gran desempeño, con unas dimensiones y un precio contenido, ojo no pretendo decir que el M2 sea un coche barato, no lo es, pero si equilibramos su desempeño deportivo hace muchas más cosas, y las hace mejor que muchos deportivos que valen el doble. Por el precio que ronda $1,300,000 no hay nada en el mercado que nos ofrezca cuatro asientos y una cajuela funcional.

Tras el volante se tienen básicamente todos los requerimientos de una pista, paletas de cambio para empezar, tres modos de manejo -Confort, Sport Sport+ - seleccionables mediante un botón en donde podemos elegir el programa “Confort” para circular en la ciudad y donde el gasto de gasolina puede ser contenido, ojo el gran rendimiento de combustible tampoco es una de las cualidades del M2C, de hecho en manejo deportivo o de pista llega a consumir más que un V12, pero… ¿importa? ¡Claro que no!

En condiciones controladas el comportamiento es simplemente perfecto, la aceleración es progresiva e interminable gracias a los dos turbocompresores, la puesta a punto de la suspensión va de Dura a Durísima si pasamos al modo de manejo Sport, el reparto de pesos del 50% en cada eje se deja sentir en el balance al tomar las curvas, y aunque uno trate de sacar la cola de su lugar es virtualmente imposible, el manejo es muy noble, balanceado y completamente predecible. Se puede “driftear” si uno lo desea, pero hay que tener un completo control y sensibilidad para llevarlo “de lado” ya que está tan bien balanceado que aunque uno lo fuerce, se endereza solito.

Quiero ser categórico, el control es total y el comportamiento muy notable, al grado de asegurar que el M2C en las manos indicadas puede hacerle pasar un muy, muy mal rato a un deportivo de 600 o 700 hp.

Conclusión

Uno de los mejores Gran Turismo que he manejado en mi vida, balanceado, rápido, cómodo y funcional para el día a día.

El “seis” de 3.0 litros gasta gasolina como si nos odiara ¡No importa! El sistema de Infoentretenimiento es de hace 9 años ¡Tampoco nos quita el sueño!

Insisto la relación valor-precio-desempeño del M2 Competition es prácticamente imposible de conseguir por el monto que se paga, quizá el único que se parece en ese rubro y guardando las proporciones es el KIA Stinger GT que entrega el doble del desempeño que el cliente cree que paga.

BMW M2 Competition, un auto de pista para usarlo todos los días

Alejandro Konstantonis recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos