Toyota Hilux Diésel 2018 a prueba
15/02/2018 Reportes de Manejo

Toyota Hilux Diésel 2018 a prueba

Sorprende por su desempeño.

La Toyota Hilux es el producto más vendido de la firma nipona en nuestro país, ejemplo de ello es el incremento en ventas que registró de 2016 a 2017, donde aumentó en un 40% comercializándose 19,132 unidades. Es por ello que con el objeto de seguir creciendo en el segmento y ofrecer una gama más amplia, ahora la marca japonesa nos trae la variante diésel de su exitosa pickup.

Se comercializan dos versiones de la Toyota Hilux Diésel, una para flotillas y otra para uso personal que es la más equipada, nosotros probamos ésta última que tiene un precio de $579,900 pesos.

Diferente al modelo de flotillas

Por fuera esta Hilux Diésel se distingue que es la más equipada por tener faros LED de encendido automático, rines de 17”, espejos con ajuste eléctrico, así como manijas y parrilla cromadas.

Ya adentro, de primera vista te das cuenta que no estás en el modelo para flotillas pues tienes vestiduras de piel en asientos, volante y pomo de la palanca de velocidades. Sin embargo, algo que se aplaude y realmente te engaña de lo bien hecho que está, es el acabado de plástico en la parte alta de la consola central como en paneles de puertas, que combinan a la perfección con la piel.

Otro factor a destacar es la generosa posición de manejo, que puedes encontrar gracias a que el asiento de conductor es eléctrico y al mismo tiempo el volante posee ajuste de altura como profundidad. Esto es ideal pues para el día a día como en el asiduo trabajo, puedes ir realmente cómodo en largas horas de trayecto.

Del lado del entretenimiento trae un estéreo de pantalla táctil de 7”, puedes enlazar por BT tu celular, cuenta con USB, auxiliar, SD y conexión HDMI. En general es bueno a secas, pues nunca pudimos operar bien el control por gestos y carece de una perilla para el control de volumen, lo que complica la operación.

Finalmente, sólo queda aclarar que pose cantidad de agarraderas (para afrontar esos giros bruscos o caminos sinuosos), al mismo tiempo que diversos ganchos para colgar cantidad de objetos. El espacio para pasajeros, es amplio para que cinco pasajeros vayan cómodos.

En temas de seguridad cuenta con tres bolsas de aire, conductor, rodilla y acompañante. Igualmente emplea ABS y posee anclajes ISOFIX o LATCH.

Para llevar lo que sea

Es una pickup, por tanto está pensada para llevar lo que sea, y por ello es bien conocida por lo aguantadora que es, tiene una capacidad de carga de 805 Kg. Tomando esto en cuenta y pensando qué conseguir algo de ese peso iba a ser algo complicado, medimos mejor el volumen de carga de la batea con unas cajas de cartón. La idea era descubrir cuántas cajas entraban, y en total fueron 10 cajas. En el video a continuación puedes ver lo antes explicado, aunque no se puede apreciar una que está junto al medallón por un error nuestro de encuadre.

El desempeño su mejor carta

La confiabilidad y durabilidad son aspectos realmente importantes que caracterizan a la Hilux; empero lo que la hace única es la mecánica diésel que porta, esto le da muchas ventajas. El motor es de 2.8L con 174 Hp y un par de 334 Lb-pie con transmisión automática de seis velocidades, el modelo de flotilla porta el mismo motor pero el torque es de 310 Lb-pie acoplado a una caja manual de seis.

Primero, el rendimiento, con tal de saber cuánto consume efectivamente y si eres fan de Autocosmos, sabes cómo realizamos nuestras pruebas de rendimiento. Cargamos a la Hilux tanque lleno y pusimos odómetro en ceros. De ahí pasamos a realizar nuestro recorrido que comprendió parte de ciudad como carretera, manejamos con aire acondicionado, sin cuidar revoluciones ni nada, una conducción normal. Eso sí nunca superamos los 120 Km/h.

Al final del recorrido volvimos a cargar tanque lleno, en la misma gasolinera, en la misma bomba. La Hilux Diésel consumió un total de 11.06 litros con un kilometraje acumulado de 168.6 Km. Si hacemos la cuenta tenemos que nos otorgó un rendimiento de 15.24 Km/l.

Segundo, refiriéndonos a desempeño tenemos que la mecánica diésel es muy especial, pues además de otorgar una buena aceleración (para realizar rebases con facilidad, por ejemplo), ofrece más torque que cualquier motor de gasolina y en ¿qué se traduce esto?, en poder subir con relativa facilidad cualquier pendiente mientras llevamos supercargadita a la Hilux, esto se traduce en comodidad y seguridad, pues toda la entrega de par se da desde las 2,400 revoluciones.

Cuenta con dos modos de conducción: Eco y Power, en el primero los cambios se hacen en la parte baja del tacómetro al mismo tiempo que limita la respuesta de aceleración. En el Power, se tiene a la mano toda la prestación de potencia como torque sin restricción alguna. Ambos funcionan a la perfección y se nota como trabaja toda la electrónica.

Tercero, si combinamos la poderosa mecánica diésel y a ésta la agregamos una tracción integral con bloqueo de diferencial trasero, tienes un vehículo super capaz que no lo detiene nadita, para poderte meter donde quiera manejando en cualquier situación de terreno.

Tema aparte es la buena suspensión que posee, pues acompañada de unos rines de 17” junto con un buen perfil de llanta, pasar por cualquier hoyo, baches, vados, lo que sea es “pan comido”. No obstante, para descubrir qué también absorbe las deformaciones del camino, realizamos una prueba colocando un cilindro lleno de agua amarrado a la batea y la sometimos a recorrer un kilómetro de pura terracería cruzando dos veces un puente. Al final de la dinámica el resultado fue bastante bueno pues se tiró poco menos de un cuarto de agua.

El único pero que le ponemos a la suspensión es que es muy rígida, brincona y nos hubiera gustado que fuera más suave como la de la Nissan NP300 Frontier.

Finalmente, sobre la ejecución de los cambios de la caja automática, podemos decir que éstos son exactos y dóciles, al grado de que a veces es difícil percibir cuando se realizaron. De los frenos ninguna queja, al contrario, funcionan a la perfección deteniendo la masa de más de dos toneladas de peso.

Lo bueno y lo malo

A nosotros nos encantó la Toyota Hilux Diésel 2018, por el desempeño, rendimiento y equipamiento. Al ser el producto más vendido de la marca habla de su buena aceptación en nuestro mercado y seguro esta variante diésel lo será también.

Por otra parte, la suspensión absorbe lo que sea, aunque podría ser más suave para ofrecer mayor confort. El estéreo debiera mejorar en algunas cosas como ya lo mencionamos.

Actualmente es la segunda pickup más vendida en México, la número uno es la Nissan NP300 Frontier, por lo que no la tiene fácil.  Si quieres verlas competir checa nuestra comparativa de pickups.

Toyota Hilux Diésel 2018
Versiones Precios en pesos
Doble Cabina 4x4 TM $420,900
Doble Cabina 4x4 TA $579,900

 

Toyota Hilux Diésel - A prueba de todo

¿Qué opinas? Cuéntanos