Volkswagen T-Roc, primer contacto desde Lisboa
02/11/2017 Reportes de Manejo

Volkswagen T-Roc, primer contacto desde Lisboa

La fiebre de las SUVs llegó a Volkswagen para quedarse

Volkswagen T-Roc, cosas que debes saber

Lisboa, Portugal. En el pasado hemos criticado la extrema cautela con que Volkswagen decidió participar en el creciente mercado de las SUVs, la cautela en la toma de decisiones por parte de los máximos ejecutivos de la firma en Wolfsburg era tal que se podía calificar de temor, o en el mejor de los casos de un cínico escepticismo.

Y es que como dato, en la actualidad, uno de cada tres vehículos ligeros vendidos en el mundo es una SUV. Asimismo, las ventas de SUVs compactas ya suman 6.4 millones de unidades anuales y la cifra no hará más que crecer, para alcanzar un volumen de 10.6 millones en la próxima década.

¿Decisión visionaria o casualidad?

Basta repasar un poco la historia de Volkswagen y las SUVs para comprobarlo, el debut de la firma se dio vía un desarrollo conjunto con Porsche y Audi, que nos trajo en 2002 a la Touareg. Un espectacular SUV de lujo que podemos atribuir más al hecho de que VW estaba buscando posicionarse no solo como el fabricante del auto del pueblo, sino también de las clases altas. Hay que recordar que más o menos en las mismas fechas debutó el Phaeton, un sedán de super lujo que apuntaba a los escasos y exigentes clientes de modelos como Clase S o Serie 7.

Entonces, la primera SUV de Volkswagen fue en realidad una consecuencia de su búsqueda por ingresar al mercado de lujo, más que una correcta anticipación del fenómeno de ventas en que se convertirían este tipo de autos en los años por venir.

Llegó el éxito, pero el escepticismo se mantuvo

Cinco años después, en 2007 llegó al mercado la Tiguan, un producto refinado y más sofisticado que el resto de sus competidores del segmento compacto. Aunque desarrollado especialmente para Europa, con lo cual para otros mercados era no solo costosa, sino también muy pequeña. Aun así, eso no impidió que lograra un éxito rotundo. Sin embargo, tuvo que pasar una década para que Volkswagen, aun cuando tenía las evidencias del éxito de las SUVs en casa, se decidiera a ir por todo y desarrollara una segunda generación de Tiguan tremendamente más ambiciosa y pensada para satisfacer la demanda de mercados tan dispares como el europeo o el americano.

Así la nueva Tiguan, que se fabrica en Puebla y se vende en nuestro continente es sustancialmente más grande que su hermana para Europa, tanto así que en algunas configuraciones ofrece incluso una tercera fila de asientos.

No hay que llegar primero…

Pero sería inocente pensar que una marca del tamaño de Volkswagen no sería capaz de reaccionar, después de todo el consorcio que lleva su nombre es quizá el más poderoso de toda la industria automotriz.

Y ahora que Volkswagen ha volcado toda su atención a crecer en el mercado de las SUVs sin duda ya habrá encendido alguno que otro foco rojo en sus competidores. La agresiva estrategia no solo consiste en una Tiguan adaptada a los diferentes mercados, sino la adición de la Teramont/Atlas, de tres filas de asientos y 100% pensada en el mercado de EU, en un segmento en donde La Toyota Highlander, Ford Explorer entre muchas otras consiguen volúmenes muy apetecibles.

Además, como opción de orientación más accesible, juvenil y dinámica pero que también está catalogada por VW como compacta (usa la plataforma MQB) está la que hoy nos ocupa, es decir la T-Roc, con lo cual se trata de una tercera oferta (T-Roc, Tiguan y Tiguan Allspace) dentro del que hoy en día es el segmento más importante a nivel global.

Por si fuera poco, por debajo de T-Roc, Volkswagen tendrá otra SUV que será fabricada en Brasil sobre la MQB A0 y cuyo nombre será T-Cross y que competirá en la categoría de modelos como Chevrolet Trax, Honda HR-V, Hyundai Creta, etc.

Volkswagen T-Roc, un concepto atractivo

Para todos aquellos que se quejan de lo conservador que es Volkswagen en términos de diseño, presentando siempre vehículos muy parecidos a sus predecesores y a sus hermanos de gama, les dará gusto saber que T-Roc rompe con esa tradición.

El frontal es agresivo, destacando la enorme parrilla cuya forma envuelve a los faros para así ocupar todo lo ancho del vehículo. A diferencia de las tendencias actuales de la industria, las luces de posición de LED están fuera del faro y colocadas de manera independiente sobre la fascia (lo cual también representa un ahorro), mientras que un poco más abajo y ya en la superficie de plástico negro encontramos los faros de niebla.

Las líneas de carácter son muy marcadas, sobre todo las que le confieren una apariencia ensanchada y robusta a las salpicaderas, que nuevamente rompen con esa tradición de VW de establecer una línea de cintura continua de una salpicadera a la otra.

En la parte posterior, la caída del portón trasero es muy inclinada para luego terminar una vertical donde nuevamente destacan los marcados perfiles.

Lo anterior, en conjunto con los rines que pueden ser hasta de 19”, la posibilidad de elegir el toldo en colores contrastantes, así como el marco de aluminio en el arco superior de las puertas le dan al T-Roc un aspecto deportivo, agresivo y en ciertos ángulos como de coupé.

Puertas adentro la propuesta es igual de interesante, si bien las formas son bastante menos arriesgadas que en el exterior, los insertos en el tablero, consola central y puertas pueden ir al color de la carrocería, lo que haría juego con una franja central en los asientos o bien, si se opta por una superficie oscura en dichas piezas, los asientos tendrán una combinación en blanco, negro y rojo que también luce muy bien.

En el centro del tablero destaca una pantalla táctil de alta resolución de 8” con App Connect, que consiste en las interfases con Apple Carplay, Android Auto y Mirrorlink, además de navegador y otras prestaciones como la posibilidad de interactuar con una aplicación para móvil que de momento solo está disponible para Europa.

El cluster de instrumentos ofrece de manera opcional el Active Info Display (una inmensa pantalla de 11.7” que sustituye a los instrumentos análogos) que puede desplegar vía impactantes gráficos cualquier información relativa al auto, manejo o bien navegador.

Volante multifunción, climatizador automático con salidas para la fila posterior, audio Beats de 300 watts (opcional) y para tranquilidad de todos, un quemacocos panorámico que si bien, ninguna de las unidades que probamos o vimos en el evento lo tenían, está como equipamiento disponible.

Orientación indefinida

Fabricada en la planta de Setúbal en Portugal, la T-Roc mide 4.23 metros de largo y 2.59 de distancia entre ejes (exactamente las mismas medidas de una Honda HR-V), y, en consecuencia, bastante menos en comparación con la Tiguan fabricada en nuestro país cuyo largo total es de 4.7 metros.

Lo anterior también significa que, aunque VW la clasifique en el segmento de los compactos, por medidas en realidad participaría en el de los subcompactos. Esto también representa que al menos en tamaño, T-Roc y T-Cross deberían ser prácticamente iguales.

Entonces se vuelve complicado clasificar a la T-Roc, cuyo nombre proviene de unir la “T” que guarda congruencia con la letra inicial del nombre de sus hermanas mayores Touareg y Tiguan, y “Roc”, una modificación de la palabra Rock.

Por un lado, las medidas e incluso paneles de tacto rígido en el interior nos dicen que es un crossover pequeño y accesible, sin embargo; por diseño, opciones de personalización, equipamiento y mecánica que incluso puede llegar a ser 2.0 litros TSI con DSG de 7 velocidades y 4Motion lo ubican en un segmento superior y aspiracional.

Adicionalmente, el caprichoso y atractivo diseño también lo hace menos espacioso que Creta o HR-V por ejemplo, por lo que será de uso más personal.

Mecánica y manejo de primer nivel

Volkswagen ofrece un amplísimo abanico de opciones mecánicas también, tres a gasolina con tecnología TSI y otros tres TDI en las que por obvias razones no vamos a ahondar.

Como mecánica de entrada está el nuevo 1.0 TSI de 115 hp y 147 lb de torque (que ya manejamos en el nuevo SEAT Ibiza en Barcelona) que va asociado a una caja manual de seis velocidades y anuncua un rendimiento de hasta 19.61 km/l.

En segunda instancia, encontramos al también nuevo 1.5 TSI de 150 hp y 184 lb-pie de torque que paulatinamente irá sustituyendo al excelente 1.4 TSI y que se puede acoplar a una transmisión manual de seis velocidades o bien una DSG de siete con tracción al frente. Desde mi punto de vista, la opción ideal para llegar a nuestro mercado.

Por último, y la variante que tuvimos oportunidad de probar fue la 2.0 litros TSI de 190 hp y 236 libras que ya emplean modelos como Tiguan o Audi A4 y Q2 que va asociado a una caja DSG de 7 velocidades y el sistema de tracción total 4Motion, (parece que simplemente no existe forma de tener este motor sin tracción integral).

Con esta mecánica, el T-Roc es capaz de hacer el 0 – 100 km/h en 7.2 segundos y entregar rendimientos oficiales de 14.93 km/l.

Tras el volante y nuevamente como todo MQB, el T-Roc es sobresaliente, al ser ligero y muy rígido presume de una dinámica de conducción que transmite total confianza al ir a buenos ritmos, se planta bien, es divertido y ágil. Incluso con el 2.0 litros la respuesta bien podría ser calificada como deportiva.

Aunque los paneles en el interior son todos duros al tacto, el ensamble es bueno y no se perciben ruidos internos, al tiempo que filtra bien los del exterior.

Diez en seguridad

Nuevamente al ser MQB el T-Roc tiene acceso a todas las nuevas tecnologías disponibles para la plataforma, además de las obligadas seis bolsas, ABS y ESP. Encontramos elementos como el control de crucero activo ACC, monitor de punto ciego, alerta de impacto frontal con detector de peatones y frenado de emergencia, asistente de mantenimiento de carril y asistente para embotellamientos de tráfico.

Claro está que, al equipar todos estos sistemas, el precio va escalar y rápidamente.

¿Hace sentido traer el T-Roc?

La gran pregunta entonces no es si el T-Roc es un buen producto, porque lo es, o si se adecua a las últimas demandas del mercado, porque lo hace a la perfección.

El problema radica es que considerando que el Golf común ya llega a los 400 mil pesos y justo ahí empieza la Tiguan, cuál sería el espacio que podría ocupar el T-Roc, más aun, cuando las SUVs pequeñas ya se venden entre los 300 y los 380 mil pesos que en teoría sería la escala de precios que ocuparía la T-Cross cuya mecánica debiera ser bastante más simple, es decir la antediluviana combinación del 1.6 litros con caja Tiptronic.

No hay mucho margen de maniobra para que VW posicione el T-Roc, quizá la única opción sea recortar las versiones base de Tiguan y dejar un breve espacio para una sola versión de T-Roc. O bien que ambos modelos se traslapen casi por completo en rango de precios, dejando al consumidor la posibilidad de elegir entre una propuesta más personal, dinámica e innovadora, u otra más espaciosa, versátil y familiar.

Creo que me parece más lógico lo segundo y sí a mi me hace sentido.

 

¿Qué opinas? Cuéntanos