Prueba de Manejo

Cadillac CTS 2014 a prueba

Listo para competir de frente con los alemanes

Cadillac CTS 2014 a prueba

Antecedentes

El mercado de autos de lujo es sin duda uno de los más dinámicos y competidos de la industria automotriz, en las últimas décadas los fabricantes alemanes BMW, Mercedes-Benz y más recientemente Audi se han despegado del resto de las marcas ya sean; inglesas, italianas, suecas y evidentemente norteamericanas. Pésele a quien le pese, la triada alemana ha conseguido un dominio cuasi absoluto que no solo se refleja en las ventas, sino también en las tendencias que sigue este exclusivo segmento.

En 2002, Cadillac presentó la primera generación del CTS (Catera Touring Sedan), un sedán de lujo de tracción posterior y que llegaba a sustituir evidentemente al Catera, un producto originalmente desarrollado por Opel para el mercado europeo y adaptado para Cadillac en aras de competir contra los sedanes deportivos teutones, sin embargo el estilo era completamente distinto a lo que estaban acostumbrados los consumidores de la filial de lujo de GM y su aceptación no fue la esperada. Pero regresando al CTS, la primera generación que debutó el nuevo lenguaje de diseño Art & Science, y fue el primer intento formal (mediante un desarrollo propio) de Cadillac por competir contra productos como Serie 3, Clase C o A4, aunque en dimensiones era ligeramente más grande, sin embargo era más corto que un Clase E, Serie 5 o A6.

Es decir, si lo ubicáramos en la gama de BMW de aquel tiempo habría sido algo así como un Serie 4, recordando que en esos momentos nadie hubiera pensado que la variante coupé del Serie 3 terminaría llamándose Serie 4.

La segunda generación del CTS mostró grandes avances sustanciales en términos de refinamiento y acabados, sin embargo su problema de posicionamiento (entre un Serie3 y un Serie 5) persistió.

Para esta tercera generación, el Cadillac CTS estrena plataforma, denominada Alpha y que comparte con su hermano menor, el ATS que ahora tiene la misión de competir en contra de Serie 3, Clase C y A4, mientras que el CTS crece lo suficiente para jugar en el terreno de los Serie 5, Clase E y A6. La ganancia no solo se nota en dimensiones, esta última entrega del sedán norteamericano es más refinada, lujosa y tecnificada que nunca, tanto así que ya no compite en desigualdad de condiciones en relación con los reyes del mercado al que va dirigido.

Precio: $815,000 pesos

 

Características técnicas y mecánicas

La plataforma Alpha de GM le brinda una gran ventaja competitiva al CTS, es nada menos que 113 kilos más ligero que su predecesor y 158 kilos cuando se le compara con el BMW Serie 5. El motor utilizado es el viejo conocido V6 de 3.6 litros con inyección directa que entrega 321 hp y 275 lb-pie de torque que se acopla por primera vez en un auto de GM a una transmisión automática de 8 velocidades con modo manual y que envían la potencia al eje posterior.

Adicionalmente, el CTS ahora se vale de todos los artilugios tecnológicos disponibles en el gigante de Detroit, como la suspensión ajustable en tiempo real Magnetic Ride, 10 bolsas de aire, Onstar, sensor de presencia en punto ciego, head up display, aviso de cambio de carril, alerta de colisiones, sensores de estacionamiento con cámara de reversa y un largo etc.

 

Confort

En el interior, encontramos materiales y ensamble de excelente calidad, en todo caso la única crítica sería que luce un poco saturado, a la gente de Cadillac se le fue un poco la mano e incorporó más materiales de los ideal. Por ejemplo, tan solo en la parte superior de la puerta encontramos cuero, cuero perforado, alcántara, insertos metálicos, fibra de carbono y otros en plástico con acabado tipo piano. Sin embargo hay que destacar y agradecer que se han olvidado del cromo casi por completo, lo cual es una gran noticia.

El cluster de instrumentos análogos es sustituido por un inmenso display que diagrama 3 círculos, el de la izquierda es un cuenta revoluciones, en el centro un velocímetro y en la derecha los indicadores de combustible y temperatura. En el centro de cada círculo también se despliega información como el mapa del navegador, computadora de viaje o estación de radio que se está reproduciendo.

La consola central merece una mención aparte, la parte superior está dominada por una gran pantalla táctil con el sistema de info-entretenimiento CUE (Cadillac User Interface) que si la comparamos en velocidad de respuesta con la que nos han acostumbrado los Smartphones y Tablets más recientes es algo lenta, aunque tampoco es algo grave, y con utilizarla un poco nos acostumbramos rápidamente a la velocidad de respuesta. El resto de la consola presenta una superficie sin botones y en su lugar se encuentran los iconos relacionados con el control de volumen, clima, intermitentes y calefacción o aire acondicionado de asientos. Al tocar cada iconito, se emite una pequeña vibración y un testigo nos avisa que hemos activado alguna función. Por si fuera poco, con tocar la parte inferior se abre un compartimiento secreto ubicado detrás y en donde bien podemos almacenar un reproductor de mp3 o nuestro teléfono, ya que además cuenta con un puerto USB.

En general, la cabina del nuevo CTS 2014 es un lugar agradable para estar, la atmósfera generada es de sofisticación y tecnología.

 

Manejo

Tras el volante la pérdida de peso se nota, y mucho, esos 113 kilos menos hacen una gran diferencia y pese a sus dimensiones y peso (1,741 kilos) el CTS se mueve con soltura. Si bien es cierto, la respuesta no es tan contundente como la que encontraremos en el V6 súper cargado del Audi A6 o en el seis en línea twin scroll turbo de BMW, el motor del Cadillac cumple muy bien, permitiendo aceleraciones bastante decorosas y ritmos muy elevados sin problema, al tiempo que entrega una adictiva nota que ningún sobrealimentado es capaz de igualar. Claro está que si de potencia se trata, en el futuro llegará una opción del CTS con un V6 twin turbo de 420 hp.

La calidad de marcha es muy buena, se planta muy bien en el asfalto y transmite mucha confianza  ya sea en carreteras rectas o caminos sinuosos, nada que envidiar a sus competidores europeos en ese sentido.

Cuenta con tres modos de conducción; el primero denominado Turismo que ofrece un ajuste completamente orientado al confort, aquí tanto dirección como suspensión son suaves, mientras que los cambios se efectúan a bajo régimen. El segundo modo es Sport, donde la suspensión se endurece bastante, la caja hace los cambios cerca de la zona roja del tacómetro y la dirección se siente más rígida y precisa, por último hay un modo Snow enfocado en condiciones de manejo con poca adherencia.

 

Conclusión

El Cadillac CTS 2014 en su tercera generación es un producto que por fin ha logrado competir en igualdad de condiciones con los exponentes alemanes de Audi, BMW y Mercedes-Benz. No solo ofrece un diseño atractivo, tanto en el exterior como en el interior, también mantiene el buen manejo de la generación anterior pero mejorando en aspectos de refinamiento. Por si fuera poco, ha sido dotado de todas las tecnologías de seguridad,  info-entretenimiento y comodidad necesarias para brillar en su competido segmento.

Si hay que mencionar algunos aspectos mejorables es en primer lugar la estética de la parte posterior, que no ha logrado ese impacto visual que sí tiene el frente. En el interior algo de saturación en el uso de materiales y texturas, pero fuera de eso este nuevo Cadillac es en verdad un producto sobresaliente.

 

Cadillac CTS 2014 a prueba

Rubén Hoyo recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos