Vende tu auto
Industria

Motor de arranque: ¿Jeep, Wagoneer, o cómo dijiste que se llamaba?

La Wagoneer no se comercializa como parte de Jeep, el objetivo es crear una submarca de lujo

Motor de arranque: ¿Jeep, Wagoneer, o cómo dijiste que se llamaba?

Un amigo, Beto Bortoni, se dedica al registro de marcas y patentes, aunque también a probar coches eventualmente, que lo hace desde hace más de 20 años. Los nombres, obviamente, son para él algo muy importante y fue él quien me llamó la atención para el hecho de que la Wagoneer, si no es un Jeep, es un vehículo sin nombre. ¿Qué tan importante es esto? Tal vez poco, tal vez nada, pero puede ser que sea muy importante para el futuro del producto o de la marca bajo la cuál será vendido, porque hoy, probablemente ni siquiera Stellantis sepa cuál es esa.

Basta con entrar a la página de Jeep en México para entender lo que menciono. Si te interesa una Wagoneer o una Grand Wagoneer, no encontrarás ninguna de las dos en la lista de productos de Jeep, sino en un apartado, con letras distintas y de color plateado, que nos lleva a la página de Wagoneer, donde ahí sí, ya vemos a ambas SUV.

Cuando te subes a cualquiera de las dos, solo encontrarás el logotipo de Jeep debajo de los espejos retrovisores externos, tímidamente escondidos en un relieve en el plástico negro brillante. En el resto del vehículo, todos los nombres dicen: Wagoneer.

Se entiende la intención de crear una sub-marca. Y más cuando esa nueva marca es premium, lo que deja más dinero a los cofres de los fabricantes. La intención es hacer algo como Range Rover, es decir, productos de un nivel superior a los de Land Rover, pero dentro de la misma marca. En Estados Unidos GMC lo hace con Denali. En Europa BMW lo hace con Alpina y Mercedes-Benz con AMG o Maybach.

Pero hay algo raro ahí también, porque si Wagoneer es un producto distinto, ubicado más arriba en la tabla, la Grand Cherokee Summit debería ser Wagoneer, no Jeep, ya que cuenta con niveles de ingeniería, equipo y acabados similares a los de la Grand Wagoneer y muy por arriba de la Wagoneer, incluyendo el sistema de sonido McIntosh.

Percepción del público

Wagoneer es un nombre y producto con una buena historia en Norteamérica, aunque no exactamente Premium. Globalmente su fortaleza está por construirse y como hoy es difícil justificar un producto exclusivo para Norteamérica, imagino que la intención de revivir el nombre con dos vehículos de un tamaño que difícilmente encajará en otra región, tiene la intención de medir el mercado, de sentir la reacción y aceptación de la gente con relación a él, de alertar al consumidor sobre el regreso de un nombre que tuvo su último vehículo producido en 1991, cuando ya no era precisamente exitoso. Sí, es posible que la nostalgia llegue al corazón de algunos que hoy viven su cuarta o quinta década de vida y anduvieron en una Wagoneer de sus padres, pero esto solo es válido para Estados Unidos y un poco antes para Inglaterra.

Claro que esa historia relativamente local no significa que una marca nueva, o una sub-marca en el caso, no pueda ser exitosa. BMW ha demostrado con MINI que esto puede lograrse. Sin embargo, hay muchas otras que han fracasado en el intento de revivirse, incluso de mantenerse vivas. La misma BMW no logró hacer que MG, británica como MINI, fuera exitosa, aunque los chinos más tarde pudieron hacerlo. Y eso que MG era una marca, no un producto. En su favor podemos decir que MINI era un producto, no una marca y ha funcionado tan bien que ya es una familia. Toyota también quiso crear una marca, no premium, sino juvenil y con ello hizo Scion que, al igual que Wagoneer, fue pensada para Estados Unidos, pero murió justo cuando entraba a la adolescencia, en sus tiernos 13 años de edad. General Motors había intentado hacer una marca juvenil, que se llamó Geo y no pasó de la infancia, desapareciendo ocho años después de haber sido creada.

Obviamente no podemos saber qué pasará con Wagoneer como marca hasta dentro de algunos años, cuando Wagoneer y Grand Wagoneer tengan tiempo de firmarse en la mente del consumidor, pero me llama la atención que, en primer lugar, exista un producto de Jeep, como la Grand Cherokee Summit, que es superior en todo menos en tamaño, a la Wagoneer. Sería muy irónico que la Grand Cherokee, después de haber sido la sucesora de la Wagoneer en los años 90, tuviera que morir para justificar la existencia de ésta última. Pero el karma sí existe.

Sergio Oliveira recomienda

Cuentanos que opinas