Vende tu auto
Prueba de Manejo

Audi SQ5 Sportback 2022 a prueba, una SUV deportiva para que no extrañes tu hatchback

Tener lo mejor de dos mundos en un solo vehículo es un escenario ideal; que además sea deportivo, le añade un toque más especial.

Audi SQ5 Sportback 2022 a prueba, una SUV deportiva para que no extrañes tu hatchback

El tiempo pasa, modelos llegan, otros se van; pandemia, crisis mundial de insumos en la industria automotriz, etc. y las SUVs mantienen su hegemonía en los mercados. Con todo lo anterior, algunas marcas hacen el esfuerzo por seguir en el radar de quienes buscamos siempre un sabor diferente en los autos. Modelos que brillen por su personalidad, prestaciones, perspectiva y propuesta visual mancomunadas con las tareas de practicidad, ergonomía o funcionalidad. Bienvenidas(os) a la nueva Audi SQ5 Sportback, una SUV para vivir en ella.

Audi SQ5 Sportback: Aspectos generales

Y lo digo desde una perspectiva entusiasta, pues si de vivir literalmente en una SUV se trata, sabemos que el abanico de opciones es muy amplio. Sin embargo, la casa de los cuatro aros sabe que el entusiasmo no se reduce a hatchbacks o coupés de altos vuelos, por lo que hace su propia interpretación de “la última tendencia” en temas de carrocería para SUVs, tomando como base a la Q5, fabricada en San José Chiapa, Puebla, otorgándole una silueta Sportback y además, le pone el apellido S, acompañado de todo el paquete característico de Audi Sport.

Audi SQ5 Sportback: Hatchback con esteroides

El resultado es una SUV de talla grande, bien proporcionada en formas, correctamente balanceada en cuanto a elementos visuales que, si bien no se nota tan rimbombantes como los de otros modelos S de Audi, inmediatamente te hace saber lo especial que puede ser.

Como sucede con las líneas de su hermana menor, Q3 Sportback, la carrocería invariablemente te roba la mirada y sí, también te recuerda al hatchback de tu juventud, pero sus 4.6 metros de largo, 1.6 de alto y 2.1 de ancho (considerando espejos laterales), son la muestra de que estamos ante una SUV en toda la extensión de la palabra y, por si aun tienes dudas, los 2.8 metros de distancia entre ejes son la confirmación de todo lo anterior, así que el asunto va en serio.

Una vez lograda la caprichosa silueta solo hubo que vestirla con los rasgos más representativos de Audi Sport y que la hacen diferente a las versiones “normales”. Es por ello que encontramos aplicaciones de negro brillante en estos elementos exteriores:

  • Parrilla frontal Singleframe.
  • Marcos laterales para faros antiniebla.
  • Anagramas y logotipos.
  • Moldura inferior de estribos.
  • Ribete intermedio del portón trasero.

El color Quantum Gray de nuestra unidad de prueba, variante del Daytona Gray o del Nardo Gray, complementaba su look con carcazas de espejos laterales en aluminio, rines de 20 pulgadas (hay tres opciones más en el catálogo), Faros Matrix LED, calaveras con luz dinámica, techo corredizo, barras porta equipaje, spoiler y difusor trasero acompañados por cuatro salidas de escape que, tristemente, contra todo lo que dictan los cánones entusiastas de Audi Sport, son simuladas… y aprovecho para darles un tip: no hagan esto en modelos deportivos pues aunque parezca que no, resta performance y rompe el encanto de quienes sí nos fijamos en ese tipo de componentes.

Audi SQ5 Sportback: Habitáculo con ambiente deportivo

Luego del trago amargo con el tema de los escapes, Audi SQ5 Sportback se reivindica mostrando una de sus mejores cartas: el habitáculo, donde sobra decir que el ambiente premium prevalece en cuanto a sensaciones, materiales, acabados y tecnología. El único elemento que contrasta en medio de todo esto es la zona baja del tablero, incluyendo la guantera, donde el plástico es más rígido y no tan suave como el resto; tal vez un punto a mejorar.

Como todo modelo de Ingolstadt, es fácil encontrar una buena posición de manejo (el asiento del conductor tiene memoria). A partir de ahí, la ergonomía y distribución de componentes hace su trabajo; es casi idéntica al Q5 y sin alguna novedad potencial, por lo menos en las plazas delanteras. En destacables 1.5 metros de ancho para cada banca, los ocupantes pueden encontrar la habitabilidad ideal; en el caso de las plazas delanteras, la disponibilidad de espacio se nota sobrada, herencia innegable de la actual segunda generación del Audi Q5 que ofrece además, 1 metro de altura entre la posición más baja del asiento y el techo.

En las plazas traseras, donde la caída de este tipo de carrocerías tiende a sacrificar confort, las soluciones están a la mano: cómodos asientos traseros bien delimitados, con ajuste en la inclinación del respaldo, cabeceras que se adaptan a la altura del usuario para mayor comodidad, destacando un margen ideal de espacio entre la cabeza y la caída del techo, bien ahí.

Todo este generoso espacio se acompaña por el infaltable negro brillante de las molduras, iluminación LED, tapicería en piel Napa para los asientos y piel microperforada para la palanca de velocidades y el volante deportivo que incorpora controles para diversas funciones y menús; es cóncavo y “achatado” en la parte inferior, detalle que nevamente nos recuerda el corte deportivo del Audi SQ5 Sportback. Encontramos también:

  • Acabados en alcantara para las cubiertas de puertas.
  • Luz interior decorativa.
  • Pedales y posapiés de aluminio.
  • Cubierta de techo en negro con cortina plegable eléctrica.
  • Botones independientes para start & stop, encendido y apagado de pantalla, Audi Drive Select y control de tracción.
  • Cuatro bolsas de aire.

Audi SQ5 Sportback: Sí hay espacio en el maletero, y mucho

Sabemos que muchas SUV, dado su diseño u oferta de espacio para pasajeros suelen sacrificar espacio de carga en el maletero -o lo que quede de él-. En el caso de las carrocerías Sportback la situación no suele ser tan diferente. Eso dependerá en gran medida del trabajo de diseño y desarrollo previo a la construcción. En este tenor, se nota que Audi trabajó bastante para que la SQ5 Sportback cuente con sobresalientes 500 litros de capacidad de carga, expandibles hasta 1,470 litros abatiendo los asientos traseros. Incluso se da el lujo de acomodar una llanta de refacción convencional (con la peculiaridad de que viene lista para inflarse con un compresor incluido), así como un subwoofer en la zona baja del maletero, por lo que hablando de espacio, en esta Sportback hay bastante.

Audi SQ5 Sportback: Tecnología disponible

El buen nivel de confort se complementa con un buen compendio de tecnología. No esperaba menos, en primer lugar porque estamos hablando de un producto premium, y en segundo, porque insisto: cualquier modelo en el que intervenga Audi Sport debe estar a la altura de la tradición y el costo que se debe de pagar por todo ello.

Así que el asiento de conductor es el lugar perfecto para acceder a la cantidad de información que el Audi SQ5 Sportback puede presentar, mediante el Virtual Cockpit en su versión Plus, o con el sistema de navegación MMI con pantalla touchscreen que, dicho sea de paso, ya es mucho más intuitivo en cuanto a funciones y menús.

Todo lo que necesitemos utilizar en temas de conectividad, información o música se encuentra vinculado a dicha unidad gracias a las funciones del Servicio de Infotaiment y la interface para smartphone que también nos permite vincular nuestro teléfono vía Apple Car Play o Android Auto totalmente libre de los enfadosos cables. Cuenta con Bluetooth, proyecta también la cámara de reversa y el Sonido del sistema Bang & Olufsen es de gran calidad.

Por su parte, el Audi virtual cockpit plus, mediante sus diferentes modos de visualización presenta toda la información relacionada con el estado del auto, así como la navegación. Incluso, el display digital puede segmentarse para proyectar, si así se desea, todo tipo de información o en su defecto únicamente el mapa, tacómetro y velocímetro, así como información general. Todas las funciones tiene acceso desde los controles del volante.

Audi SQ5 Sportback: Performance sólido, pero no brutal

Y con “brutal” me refiero a las sensaciones que podemos encontrar en los modelos RS de la casa alemana a sabiendas de que en esos autos viven los inmensos V8 sobrealimentados adictivos en sensaciones y sonidos mecánicos, ayudados por escapes reales. Tomando lo anterior como referencia, volvemos a entender que para los integrantes de la familia S las cosas son más mesuradas, aunque en el fondo sintamos que falta un poco de carácter, sobre todo si tomamos en cuenta que el motor V6 TFSI de 3.0 L es la base ideal para llevar un poco más lejos a este SQ5 Sportback que sólo modestos 354 Hp con 369 Lb-pie de torque.

En ningún sentido estas cifras son malas, sólo un poco limitadas, y la única justificación es que esta SUV sigue siendo seria con sus objetivos familiares. Hemos leído que se ha esforzado en mantener cómodos a sus ocupantes y en cuanto al performance, también resulta muy correcta con dicho objetivo. Es ágil, veloz, fácil de manejar y muy sencilla de tratar al volante. Realmente puede hacer todo lo que le solicitemos; desde lidiar con el tráfico incesante, hasta cambiar de ciudad rápidamente y darse el lujo incluso de atravesar una brecha moderada gracias a su buen despeje y ayudas como el auto hold o el sistema de control de descenso que incluso funciona en modo de reversa.

El trabajo de la tracción Quattro es más que conocido por su buena marcha y seguridad al volante. La transmisión Tiptronic de 8 velocidades es casi imperceptible y la suspensión deportiva con amortiguadores regulables hacen el combo perfecto. Difícilmente tendrá otra actitud cuando de cambiar de ritmos o superficies se trate: marcha suave, silenciosa, cómoda, intuitiva y receptiva. El detalle está en que, al colocar la palanca en modo Sport, ese esperado “despertar” no ocurre con tanta notoriedad; se sigue sintiendo contenida, no tan reactiva o emocionante como lo esperaría de un modelo S de Audi. Quizás una dirección Dinámica (opcional) ayude, pero sigue siendo muy seria.

Por poner un ejemplo: una RSQ3 se siente mucho más reactiva y casi pesa lo mismo. Por supuesto que aquella tiene una fórmula mecánica y enfoque distintos, pero al final, es una SUV que igual puede ir al súper mercado, llevar a los niños a la escuela o divertirse en una carretera sinuosa y con lluvia.

Lo anterior no es grave en lo absoluto, pero, si bien el millón y medio de pesos que se paga por esta Audi SQ5 Sportback incluye de serie bastantes amenidades en temas de equipamiento, ¿por qué no “exigirle” otro poco al V6 TFSI? Estoy seguro de que podría con eso y más, para entonces justificar de mejor manera la bonita carrocería, realmente nunca bajarse de ella, y ser la antesala ideal de una posible RS Q5 Sportback, aunque esta última ya es un sueño particular, pero de que se puede se puede, Audi.

Audi SQ5 Sportback: Precio

Desde $1,449,900 pesos.

Audi SQ5 Sportback 2022 - Una SUV deportiva para que no extrañes tu hatchback

Jonathan Miranda recomienda

Cuentanos que opinas