Vende tu auto
Tips y Consejos

Motor de arranque: ¿Aún crees en estos mitos sobre los autos?

Ideas anacrónicas como la necesidad de calentar el auto cada mañana han pasado a ser más mitos que verdades

Motor de arranque: ¿Aún crees en estos mitos sobre los autos?

Enero es época de tomar nuevas actitudes. Es temporada de empezar esa dieta aplazada por mucho tiempo, hacer ejercicio, empezar las clases de piano, yoga o, por qué no, de manejo deportivo. Pero también puede ser un excelente momento para aprender algo nuevo o, en este caso, desaprender algo que un día se pensó que era cierto (o que sí lo fue) sobre los autos pero ya no se aplica en los coches modernos. Así que, hablemos un poco sobre esos mitos que para la gran mayoría de la población, siguen siendo ciertos.

Uno de ellos, ya que hablemos de enero, es que muchos aún piensan que es necesario calentar el motor de sus autos en las mañanas, antes de empezar la jornada. Esto era válido para los autos que usaban carburadores, algo que desapareció en la segunda mitad de los años 80 y la primera de los 90. Si no estaban calientes, simplemente no funcionaban bien, hacían el auto “toser” e incluso apagarse. Con los coches modernos es distinto. Ahora la mejor forma es simplemente girar la llave y conducir, calentando el motor cuando mucho durante 30 segundos. La Oficina de Transporte, Ambiente y Calidad del Aire en Estados Unidos, afirma que dejar el auto calentándose antes de conducir no solo es un desperdicio de dinero y aumenta la contaminación, sino también daña componentes del auto como los cilindros, las bujías y el sistema de escape. Para hablar en un lenguaje que la mayoría entenderá mejor, Canadá - sobra decir, uno de los países más fríos del mundo- hizo un estudio que muestra que calentar el auto durante cinco minutos aumenta el consumo de gasolina entre 7% y 14%, dependiendo del tamaño del motor. Si lo dejas calentando por 10 minutos, ese consumo sube para entre 12% y 19%. Así que, olviden calentar el auto en las mañanas y su bolsillo les va a agradecer.

Gasolina premium no siempre es mejor

Otro mito muy popular es que la gasolina Premium o “roja”, es siempre mejor para tu auto. Y como muchos los quieren “consentir”, ponen esa gasolina incluso cuando no es la indicada por el fabricante. Algunos que se sienten más conocedores, afirman que todos los motores turbo necesitan gasolina con más octanos y aunque esto puede ser cierto para muchos, tal vez hasta para la mayoría de los motores turbo, no lo es para todos. La revista estadounidense Car and Driver hizo pruebas con una Honda CR-V turbo de 1.5 litros, el mismo que se vende en México. En el dinamómetro la CR-V con gasolina roja mostraba 7 HP más que con la verde, pero en la pista no solo fue más lenta en acelerar de cero a 100 y en el 1/4 de milla, sino que gastó más combustible. Con un BMW M5 el resultado fue similar. Con un Dodge Charger R/T el funcionamiento y consumo resultó similar con ambas gasolinas, haciendo que pagar más por la premium sea innecesario. Solo la Ford F-150 (Lobo) EcoBoost tuvo un desempeño y rendimiento ligeramente mejor con roja que con verde. Aún así, afirman los editores, no lo suficiente para justificar el gasto para poner Premium. Lo que hay que hacer es usar la gasolina recomendada en el manual del propietario, que a muchos les da flojera leer.

Otro mito muy arraigado es que un auto de mayor tamaño es más seguro que uno menor. Esto solo será cierto en caso de choque del uno contra el otro, por la diferencia de masa, pero en la mayoría de los casos cada auto es más o menos seguro en función de su diseño, construcción y equipo, que de su tamaño. Según LatinNCAP, un Seat Ibiza es más seguro con sus cinco estrellas que una Ford Ranger que solo tiene tres.

Hay más mitos interesantes para explicarse; como por ejemplo la presión de los neumáticos que muchos aún usan 28 libras como si esto fuera el estándar de los vehículos, cuando en realidad hay que ver la calcomanía en la puerta (o en su marco) del conductor para saber hasta cuánto debe inflarse las llantas. Verán que puede haber variaciones incluso de acuerdo con el peso que se carga en el vehículo, a dónde se va a usar y a veces hasta hay diferencias entre la presión de las llantas delanteras o traseras. De otros mitos, hablaremos en otra oportunidad. Feliz año a todos.

Sergio Oliveira recomienda

Cuentanos que opinas