Vende tu auto
Industria

Motor de arranque: Lo bueno, lo malo y lo feo de 2021

Luego de un difícil 2020 teníamos la esperanza de que 2021 fuera espectacular, y aunque fue mejor, la recuperación se está dando de manera muy gradual

Motor de arranque: Lo bueno, lo malo y lo feo de 2021

Al final de 2020, los que logramos sobrevivir al primer año en que vivimos bajo la pandemia del Covid-19 levantamos las manos al cielo en agradecimiento por el final del que tal vez haya sido el peor año -globalmente hablando- desde el final de la Segunda Guerra Mundial. 2021 era la esperanza de una nueva era que, de alguna manera llegó con las vacunas, pero también con las mutaciones Delta y Ómicron, que no nos permiten bajar la guardia. El cubrebocas aparentemente llegó para quedarse. En el mundo de los autos la historia fue más o menos parecida. Luego de dos meses terribles como abril y mayo de 2020, la mejora del mercado automotor no paró y el apetito global del consumidor sigue aumentando. Pero la industria automotriz también enfrenta sus “variantes” y la primera fue la escasez de semiconductores, que frenó la producción de muchos modelos. Hoy, otros problemas de infraestructura afectan el abasto de automóviles a las distribuidoras. No hay barcos, trenes ni madrinas suficientes para atender la demanda. Sin embargo, diciembre fue mejor que noviembre y como siempre, el cierre de un ciclo los deja en la espera de algo mejor para el año que se acerca. ¿Será 22 mejor que 21?

Para muchos mercados, la respuesta debe ser: sí. En india, por ejemplo, un estudio hecho por Mobility Outlook, muestra que 83% de las personas está considerando comprar un auto nuevo en los próximos 12 meses. En Estados Unidos, la asociación de distribuidores (NADA, por sus siglas en inglés), prevé un cierre de año con un crecimiento de 15%, que aún no es suficiente para recuperar la pérdida de 18% de 2020, pero es un escenario mejor. Se estima que en todo el mundo la venta de autos en este año alcance 79.9 millones de unidades, lo que representa un aumento de 5.5% sobre 2020, pero aún lejos de los niveles superiores a las 90 millones de unidades del periodo entre 2016 y 2018. En 2022 la tendencia es de crecimiento global de la economía, que aún no debe alcanzar los niveles anteriores a la pandemia, pero es crecimiento al fin y al cabo.

Proveedores e inflación

No será un camino fácil y los primeros meses, probablemente el primer semestre, debe ser el más difícil. La escasez de productos es generalizada y con ella llega el aumento de precios. La inflación no es un fantasma, es un problema serio que existe y debe ser combatido por los gobiernos también serios. Como consumidores debemos estar atentos para no endeudarnos y si lo hacemos, cuidar que las tasas de interés no transformen una compra en una pesadilla.

En México en 2021 tuvimos un mercado que creció 8.6% de enero a noviembre, un aumento que no fue mayor porque no hubo autos suficientes. Esto debe mejorar en 2022, sin embargo hay puntos en contra y uno de ellos es la legalización de la importación de vehículos usados de Estados Unidos, que lleva a muchos consumidores del mercado formal al informal. Muchos piensan que el que compra un auto “chocolate” no es cliente de un auto nuevo pero sí lo es. Muchos han dejado de comprar un Vento o un Versa para hacerse de una SUV con 9 ó 10 años de uso, con más potencia, espacio y equipo, pero también con un costo de mantenimiento y reparaciones que no se toma en cuenta en un principio y termina siendo un problema en el largo plazo. Claro que hay los que compran y mantienen bien sus usados y esto puede llegar a ser buen negocio para esos pocos consumidores, para la industria, el empleo, la seguridad y la contaminación, la decisión del Gobierno Federal de legalizar los autos usados fue probablemente la menos afortunada de las noticias de este 2021.

Para las marcas vimos a Nissan mantener el primer puesto y a General Motors caer para tercer lugar, principalmente debido a la salida de Beat y Spark. VW, pese a mantener su porcentaje, subió al segundo puesto y Stellantis, antes FCA pero ahora con Peugeot bajo su paraguas, solidificó su sexto puesto debajo de Kia. Mazda, quien lo fuera a decir, rebasó a Honda y Ford mostró una recuperación interesante para cerrar los primeros 11 meses arriba de Hyundai y cerca de Honda.

Sí, 2020 fue terrible y 2021 menos malo. De no haber grandes sorpresas, 2022 será también un mejor año que este que se acaba para la industria automotriz, y esto bien vale abrir una copa de vino espumoso en Nochevieja.

Sergio Oliveira recomienda

Cuentanos que opinas