Vende tu auto
Autos ecológicos

¿Por qué los autos eléctricos no son totalmente ecológicos como aparentan ser?

Simplemente, son vehículos que no emiten gases desde el escape.

¿Por qué los autos eléctricos no son totalmente ecológicos como aparentan ser?

Mucho se ha hablado sobre la verdadera ecología de los automóviles eléctricos. Y es que, por el momento la única ventaja que tienen es no emitir gases contaminantes, de ahí en fuera produce un gran impacto al medio ambiente, tanto por la producción, como la obtención de la energía eléctrica para recargarlos y las baterías de ion litio.

De acuerdo con un estudio realizado por Jarod Cory Kelly de Analista principal de sistemas energéticos del Argonne National Laboratory en Estados Unidos, fabricar autos eléctricos produce más carbono que producir vehículos con motores de combustión interna, principalmente debido a la extracción y procesamiento de minerales necesarios para la producción de baterías.

No obstante, durante el ciclo de vida de un automóvil, las emisiones totales de carbono de un modelo eléctrico son menores que las de un automóvil con motor de combustión interna.

Lo anterior se debe a que varios factores juegan un papel fundamental como el tamaño de la batería de un auto eléctrico, el consumo de combustible de un vehículo con motor de combustión interna, pero también de donde proviene la electricidad que lo alimenta.

Según el estudio de Argonne National Laboratory, un Tesla Model 3 es menos dañino para el medio ambiente que un automóvil similar con motor de gasolina, después de haber recorrido 21,000 kilómetros.

Para esta estimación, la investigación calcula las emisiones de los automóviles durante su vida útil, incluidos miles de parámetros, como los metales utilizados para fabricar las baterías y la cantidad de plástico y aluminio que se utiliza en cada automóvil.

De igual manera, el estudio tomó en cuenta que los automóviles tuvieran como hábitat Estados Unidos, donde más del 20 por ciento de la electricidad es generada por plantas carbón.

A modo de comparación, la investigación utilizó un Toyota Corolla de gasolina que consumía 14 km/l y se estimó que ambos autos viajaron 278,660 kilómetros durante su ciclo vida.

Si el mismo Tesla Model 3 estuviera en Noruega, donde casi toda la electricidad generada proviene de plantas hidroeléctricas, necesitaría viajar 13,500 kilómetros para contaminar el medio ambiente menos que el Corolla.

En caso de estar ubicado en China o Polonia, donde la mayoría de la electricidad proviene del carbón, entonces el Model 3 necesitaría 126,655 kilómetros para contaminar menos que el Corolla.

Conforme a los resultados de la investigación, un sedán eléctrico de tamaño mediano produce 29 gramos de CO2 por kilómetro durante el proceso de extracción y producción, cifra que corresponde a más de 8.1 toneladas de CO2 antes de llegar a su propietario.

Por su parte, un automóvil de gasolina similar produce 20 gramos de CO por kilómetro o más de 5.5 millones de toneladas de CO2.

Inclusive en el peor de los casos, en el que el modelo eléctrico se carga solo con electricidad proveniente del carbono produce 4.1 toneladas de CO2 por año, cuando un automóvil de gasolina produce más de 4.6 toneladas de CO2.

Luis Hernández recomienda

Cuéntanos que opinas