Vende tu auto
Industria

Motor de arranque: Hay 7.6 veces más posibilidades de morir en un auto que en una SUV

En caso de choque frontal auto vs SUV, la probabilidad de morir es mucho mayor para los ocupantes del primero

Motor de arranque: Hay 7.6 veces más posibilidades de morir en un auto que en una SUV

Las SUV, o vehículos deportivos utilitarios, pasaron a ser populares en las ciudades a finales de los años 90 del siglo pasado, saliendo del campo donde habían sido muy felices en su rústica vida. La Ford Explorer, sin ser la primera en hacerlo, fue la que logró esa popularidad. Pero fue también la Explorer, en 1999, que llamó la atención para el peligro que representaban ese tipo de vehículos debido a un problema con neumáticos Firestone, que se rompían y producían inesperadas volcaduras. Y ese siempre ha sido el peligro de las camionetas, su elevado centro de gravedad las hace más propensas a volcarse, resaltando que este tipo de accidente es más peligroso que chocar. Al final de los años 90, un total de 46 mil personas murieron en Estados Unidos debido a accidentes de tránsito. Y a pesar de que solo 0.5% del total de esos accidentes fueron volcaduras, 19 mil personas perdieron la vida cuando sus vehículos volcaron. La mitad de ellos viajaba en una SUV que entonces eran mucho más escasas que los autos. Eso produjo reacciones fuertes y estudios sobre cómo enfrentar el problema. Ahora, poco más de 20 años más tarde, se puede decir estadísticamente, que las SUV son más seguras que los autos y no necesariamente por haber vencido las leyes de la física.

El organismo encargado de regular los caminos y vehículos en Estados Unidos, la NHTSA, comenzó su lucha buscando educar al consumidor para que condujera con más precaución sus camionetas. Creó incluso una calcomanía puesta en la visera del lado del piloto en la que advierte sobre el elevado riesgo de volcaduras de ese tipo de vehículos. Su siguiente lucha fue más acertada, osada y dio mejores resultados. En 2006 solicitó a las autoridades la obligatoriedad del control electrónico de estabilidad, el ESP. Su objetivo fue logrado en 2011, cuando ese hoy esencial equipo pasó a ser requerido en todos los vehículos a la venta en el vecino del norte. ¿Es la solución definitiva?

La fuerza del volumen

No, el ESP no ayuda tanto como para vencer las leyes de la física. Pero con ese sistema y en un piso plano, tanto una SUV como un sedán patinarán en una maniobra brusca sin volcarse, pero si golpean lateralmente un objeto o caen en un pequeño bache mientras patinan de lado, la mayor altura de las camionetas las hace más propensas a las peligrosas volcaduras.

También al contrario de lo que pasaba a finales de los años 90, hoy las SUV son tantas en las calles, que la posibilidad de un choque frontal entre un auto y una SUV es mucho mayor que hace dos décadas y en ese caso, el auto lleva las de perder. Un estudio hecho por la Universidad de Buffalo mostró que en un choque entre eses distintos tipos de vehículos el ocupante de un coche tiene 7.6 veces más probabilidad de muerte que el de las camionetas. Incluso si la camioneta es antigua y tiene bajo de nivel de seguridad en las pruebas de impacto y el auto es nuevo y tiene más estrellas de seguridad, el conductor del auto aún tiene 4.5 veces más posibilidades de morir en ese choque que el de la SUV. Es la victoria de la física, la mayor masa de la camioneta produce más daño a la menor del auto.

En resumidas cuentas, la electrónica está haciendo su trabajo y hoy en día ya hay más accidentes fatales en autos que en camionetas. Ser mayor, sin embargo, no lo es todo. Como 50% de los choques son frontales y la mitad de ellos se da entre las dos esquinas del auto, lo ideal es buscar un crossover bien calificado una prueba que el IIHS, el instituto de aseguradoras de EUA llama “Small Overlap”. La diferencia entre una camioneta calificada como “buena” versus otra calificada como “pobre” es que en la primera el chofer tiene 46% menos posibilidades de morir que en la segunda. Hoy, comprar una camioneta ya es más seguro, hablando de choques, que comprar un sedán, un coupé o un hatchback, pero no hay que olvidar que existe hoy la mayor posibilidad de choque entre dos SUV.

Desafortunadamente en México andar en un crossover, una SUV o una pickup representa un enorme riesgo de robo, incluso con violencia. La decisión sobre cuál de esos peligros es más conveniente correr no es nada sencilla, es un simple retrato de nuestra nada feliz realidad

Sergio Oliveira recomienda

Cuéntanos que opinas