Prueba de Manejo

EQC 2021 contacto en México, antes que eléctrico es un Mercedes-Benz

Manejamos el primer eléctrico de la marca en las carreteras de nuestro país

EQC 2021 contacto en México, antes que eléctrico es un Mercedes-Benz

El primer eléctrico de Mercedes-Benz ya está disponible en México, eso ya te lo platicamos anteriormente y aunque en el marco de su llegada, nos dieron una probadita de su manejo, no fue sino hasta un par de semanas después que pudimos ponerle las manos ya en las calles y carreteras de nuestro país.

Leer: Mercedes-Benz EQC 2021 llega a México, precio, equipamiento y características

La ruta elegida fue de la zona de Santa Fe en la Ciudad de México a Valle de Bravo, en donde Mercedes y la firma relojera Panerai anunciaron una colaboración conjunta particularmente con la gama de SUV de la firma de la estrella de tres puntas.

Te preguntarás, sobre la colaboración con IWC, bueno pues esa se mantiene y está más enfocada al deporte motor y la versiones AMG. Además, tanto IWC como Panerai pertenecen al mismo grupo, con lo cual, no afecta que esta última colabore en la parte de los todoterreno.

Y aunque soy fan de los relojes, sin que me pueda considerar un conocedor, lo mejor del evento fue el trayecto. Cuando al fin, pude manejar la Mercedes-Benz EQC 2021 en nuestras carreteras y es que si bien, ya había tenido un pequeño acercamiento en una pista, siempre hace falta la experiencia de manejo en condiciones reales para poder formar una opinión.

Mercedes-Benz EQC, manejo en carretera

La EQC 400 tiene dos motores, uno en cada eje, con los que es capaz de entregar 408 hp y 564 lb-pie de manera instantánea, pese a que supera las 2.5 toneladas se siente muy ágil y bien plantada, por lo que transmite confianza total para ir rápido.

En ciertas condiciones; como al acelerar a fondo o transitar por curvas, la tracción integral deja una sensación rara, me explico. Las cosas pasan demasiado rápido, y envía potencia a los neumáticos indicados con la misma velocidad con la que accionas un apagador, no hay diferenciales ni cardán y esos ajustes que hace la EQC para entregar toda la tracción, no van acorde a lo que tu cerebro está acostumbrado al transferir par motor.

Al final, el resultado es impecable, la Mercedes EQC se agarra como si tuviera uñas y puede rodar con absoluta seguridad a velocidades muy por encima de las permitidas por la ley. El centro de gravedad bajo también tiene parte de la responsabilidad aquí.

Mercedes-Benz EQC, experiencia abordo

Puertas adentro, es cierto que hay un diseño algo diferenciado y se utilizan algunos materiales ecológicos, pero ello no quita que la experiencia sea completamente Mercedes y creo que eso es muy bueno. Encontramos el MBUX de dos pantallas con el asistente virtual Hey Mercedes, las familiares botoneras que conoces de otros modelos y un layout que difiere poco con cualquier otro producto de la marca.

El diseño exterior también es familiar, no hay demasiadas sorpresas y creo que pensando en la gran base de clientes de Mercedes, es una jugada inteligente. No habrá ansiedad por encontrar una interfaz ultramoderna y difícil de entender, ni tampoco la innecesaria eliminación de botones, para dar paso a un control mediante pantalla táctil. Si estás familiarizado con cualquier Mercedes, el EQC no va a representar una curva de aprendizaje tortuosa.

Sobra decir que la experiencia abordo es completamente premium, materiales, insonorización y calidad de marcha son impecables, como cabe esperar en un Mercedes de gama alta. Sorprende lo silenciosa que es, incluso a muy altas velocidades.

Si te preguntabas, la batería de 80 kWh fue suficiente para ir de la CDMX a Valle de Bravo y regresar con una sola carga. Con lo cual, queda claro que la Mercedes-Benz EQC puede ser el vehículo de uso diario y también de fin de semana.

Al final, lo destacable es que Mercedes no concibió un auto eléctrico, hizo de un auto eléctrico, un Mercedes.

Mercedes-Benz EQC 2021, precio

Del precio, Mercedes aun no lo tenía bien definido, aunque como ya comentamos anteriormente, rondará los 2 millones de pesos.

 

Rubén Hoyo recomienda

Cuéntanos que opinas