Industria

Motor de arranque: ¿Dónde están los nuevos segmentos?

Cada vez se crean más segmentos y sub segmentos, sobre todo tratándose de las populares SUV

Motor de arranque: ¿Dónde están los nuevos segmentos?

Buscar nuevos segmentos de vehículos es una de las tareas favoritas de la industria automotriz. Porque al hallar un espacio donde nadie antes había estado pero que los consumidores reciben como una buena solución a determinadas necesidades de transporte, los fabricantes encuentran un nicho donde poner un producto que será único, al menos hasta que la competencia lo perciba y todos empiecen fabricar sus variantes del mismo.

Un nuevo segmento puede ser algo totalmente diferente como lo fueron las minivanes, creadas por Chrysler con la idea de hacer una van con capacidad de transportar a más de cinco personas pero que cupiera en una cochera promedio estadounidense. Renault creó los mono volúmenes con la Scénic, ofreciendo el espacio de una vagoneta, con una altura de manejo más elevada.

Ford trajo la Explorer del campo a la ciudad y puso de moda las SUV, probablemente el segmento más amplio y de crecimiento más longevo de la historia.

Fiat creó las mini pickups, con la Strada, pero luego Renault con una variable de doble cabina, la Oroch, encontró un nicho dentro del nicho. Porque a veces un nuevo segmento es una simple variable de uno ya existente. De hecho, con mucha frecuencia es solo lo mismo pero unos centímetros mayor o menor. Justo esto estamos viviendo ahora con el segmento de los crossovers compactos y en la semana pasada tuvimos el anuncio de dos de ellos: Volkswagen Taos y JAC Sei 7 Pro.

La Taos, como la gente le va a decir aunque VW insista que todos sus productos son masculinos, es la nueva camioneta de la marca que será producida en Puebla y se ubicará en tamaño -y probablemente también en precio- entre la T-Cross y la Tiguan. El producto llega en un momento en que el segmento se va poblando tan rápidamente como el pueblito en el que acaban de descubrir oro en sus tierras. Curiosamente deberá ser un éxito mayor que el producto que inauguró el nicho, que fue la excepción de la regla y aún habiendo “pegado primero”, no “pegó dos veces”. Hablo de la Mitsubishi ASX.

La nueva moda

La primera SUV -que más tarde sería redefinida como crossover- por debajo de la popular Explorer, fue la Escape. La primera por debajo de ésta fue la EcoSport. Pero entre las dos le tocó a Mitsubishi poner el primer producto, con la no muy exitosa ASX. Tal vez le faltó un diseño más atrevido o un manejo más emocionante, pero el momento de la marca nipona entonces, viviendo una grave crisis financiera, no permitía mucho margen de maniobra.

El segundo producto de ese segmento en llegar a México tuvo mejor aceptación sin llegar a ser un éxito arrollador: la Seat Ateca. Fue hasta que arribó la Mazda CX-30 que todo empezó a detonarse. El momento de la marca, su diseño y precio, ayudaron en su gran aceptación. También ayudó el arribo poco después de la Kia Seltos, otra con gran diseño y de una marca también de moda en el país. De hecho, los precios y motores de Seltos la hacen jugar en dos segmentos, siendo la versión turbo la rival de las anteriormente mencionadas.

El arribo de Taos sin duda pondrá fuego en el segmento. La marca Volkswagen tiene una inmensa tradición en el país y genera pasiones como pocas. Pero Taos no estará sola, porque justo una socia de VW, la china JAC, también aumenta su oferta en un segmento tan indefinido como poblado con el anuncio de la Sei 7 Pro, que también será ensamblada en México.

Lo más interesante ahí es que JAC parecía ya estar presente en ese nicho con la Sei 4, lo que solo muestra que unos cuantos centímetros hacen más diferencia de lo que pensábamos.

Claro que tener más oferta siempre será bueno para el consumidor, resta ver si no empezamos a habitar el territorio del exceso y haciendo que la gente, abrumada por tantas novedades, termine confundida y prefiriendo lo “malo por conocido” antes que las novedades.

Sergio Oliveira recomienda

Cuéntanos que opinas