Industria

El renacimiento de Borgward, la histórica marca germano-mexicano, no va por buen camino

Ahora bajo capital chino, esta compañía no ha podido cumplir sus metas.

El renacimiento de Borgward, la histórica marca germano-mexicano, no va por buen camino

Originalmente, Borgward fue fundada por Carl F. W. Borgward en 1919, manteniéndose activa hasta 1961. Se dice que la calidad de sus productos representaba un peligro para otros fabricantes de la época como BMW, así que la boicotearon para forzar su cierre.

Sin embargo, tras su bancarrota un grupo de empresarios mexicanos, adquirieron la compañía. Cabe destacar que fueron los primeros en trasladar una fábrica entera de un continente a otro. Tras muchos problemas, finalmente iniciaron producción en nuestro país de 1967 a 1970.

¿Qué sucede?

En un tercer intento por renacer, el cual presumía tener el respaldo del nieto del creador de la marca y tras llegar a un acuerdo con los mexicanos que aún eran dueños de los derechos de Borgward, la compañía volvió a iniciar operaciones en 2015, ahora con la particularidad de contar con capital chino.

La idea original, era comenzar operaciones en China, para después avanzar su expansión en Alemania y el resto de Europa. Sin duda, era un plan ambicioso, que al parecer no se ha podido cumplir y podría condenar a Borgward a la desaparición de nuevo.

Según un informe de la publicación alemana Automobilwoche, Borgward se ha enfrentado a varios problemas desde que la china Beiqu Foton Motor, una subsidiaria de BAIC, vendió su participación del 67 por ciento en el fabricante de automóviles a la empresa china de transporte y alquiler de automóviles Ucar en 2019.

Se afirma que el nuevo dueño de Borgward no ha encontrado el modelo de negocio para aumentar las ventas. Además, el accionista multimillonario de Ucar, Charles Zhengyao Lu, está siendo investigado por un fraude contable.

En este 2020, Borgward sólo ha vendido 5,000 unidades y en Europa sólo cuenta con una agencia ubicada en Luxemburgo. Pero lo que es aún peor, es que la supuesta sede en Stuttgart parece haber sido desmantelada. Según las estimaciones originales, la firma pretendía comercializar 800,000 ventas para este ejercicio.

Aunque no se menciona nada sobre su posible cierre, todo indica que la marca no correrá con la misma suerte de, por ejemplo, Volvo o Morris Garages (MG) que incluso ya se encuentra próxima a regresar al mercado mexicano.

¿Habrá mexicanos dispuestos en volver a adaptar estar marca?

Esaú Ponce recomienda

Cuéntanos que opinas