Tips y Consejos

Por qué no es bueno poner punto muerto al conducir en una bajada

Estos tres métodos de conducción son muy usados al conducir en una pendiente cuesta abajo.

Por qué no es bueno poner punto muerto al conducir en una bajada

Es muy común que, con el objetivo de reducir el consumo de combustible, los automovilistas recurran a poner en neutral o punto muerto la caja de velocidades, o bien dejar de acelerar para que el motor vaya a ralentí, cuando se circula en una pendiente cuesta abajo.

Pero, ¿qué significa cada uno de ellos y cuál ahorra más combustible?

Ralentí

Se trata del régimen de revoluciones necesario para mantener el motor del automóvil encendido. Gracias a la electrónica, el motor determina el número mínimo de rpm que hay que mantener para que el motor siga encendido cuando no se presiona el acelerador.

Debido a que el motor está en funcionamiento, aunque no se acelere, el consumo es constante y significativo, pudiendo consumir medio litro (dependiendo de muchos factores) en 30 minutos.

Esto es un gasto inútil, porque no contribuye al movimiento, y tampoco tiene sentido mantener el automóvil en ralentí por un tiempo más allá de uno o dos minutos.

Punto muerto

Antes que todo, nunca se debe circular en punto muerto. Nunca, bajo ninguna circunstancia, es recomendable poner neutral mientras el vehículo está n movimiento.

Y es que, en punto muerto el motor y la transmisión están totalmente desacoplados debido a que no hay marcha que los una, así que los movimientos de ambas partes son independientes.

Al quedar totalmente aislado, el motor necesita combustible de manera constante. Esto quiere decir que operará a ralentí, y, por tanto, consume lo mismo que en el caso anterior.

Conjuntamente, conducir en punto muerto quita al automovilista el control del vehículo porque deja de obtener beneficios del freno motor, en consecuencia, es del todo prescindible y realmente peligroso engranar punto muerto. Pero bueno, en resumen ¿se gasta gasolina? Sí, y bastante.

Freno motor

Es la reacción del motor ante el cese de inyección de combustible, y esto se puede hacer bajando una marcha de la transmisión o dejando de acelerar.

Esta acción es sumamente útil en pendientes descendentes, ya que la resistencia del motor, que ejerce una retención en la velocidad de rotación de la transmisión, previene el automóvil tome velocidad cuesta abajo.

Debido a que la inyección electrónica detecta que el motor no necesita combustible para girar, ya que la transmisión contribuye al movimiento del motor, no inyecta combustible y en resultado no se consume combustible.

Teniendo en cuenta que el ralentí y el punto muerto son lo mismo, el primero como “punto muerto detenido” y el segundo como “punto muerto en movimiento”, el freno con motor es la forma más eficiente y segura.

Luis Hernández recomienda

Cuéntanos que opinas