Tips y Consejos

Por qué no es bueno desinfectar con ozono el interior del automóvil

El uso de esta sustancia se ha vuelto común, sin embargo, es sumamente peligroso.

Por qué no es bueno desinfectar con ozono el interior del automóvil

Con la aparición del coronavirus Covid-19, la higienización o desinfección de los automóviles, principalmente del interior, se ha vuelto esencial.

Ya sea como conductor o pasajero, las personas están preocupadas por su salud, desinfectando sus manos, así como el interior el automóvil. Por su parte, los talleres y distribuidores de vehículos nuevos, e incluso los taxis (Uber, Didi, entre otras aplicaciones), también están tomando medidas para lograr la mayor higiene de los autos.

Como parte de esta medida de sanitización de los automóviles, se están empleando varios métodos: limpieza de superficies con un biocida, tratamiento con ozono y nebulización con biocida.

Actualmente, las dos primeras son las más empleadas en la industria, sin embargo, como en todo, tiene sus desventajas o contras. En el caso del uso de ozono, que es sumamente efectivo debido a que llega a todos los rincones del interior, es muy tóxico.

En concentraciones muy bajas, esta sustancia provoca irritación de los ojos, la nariz y la garganta, tos, ataques de asma y dolores de cabeza. Y en concentraciones más altas puede producir daños pulmonares severos, alteraciones del sistema inmunológico e incluso la muerte.

Por esta razón, aquellas personas que lo apliquen deben de estar muy protegidas. Al mismo tiempo, tras su aplicación hay que realizar una profunda ventilación y en el interior de un automóvil puede ser absorbido por los tejidos de la tapicería o depositarse sobre otras superficies de contacto, y el periodo de tiempo en el que desaparece es muy complicado de determinar.

Otro problema es que no se ha acreditado cuánto producto y durante cuánto tiempo hay que aplicarlo, ni qué homologación tienen que tener las máquinas que lo generan. Y tampoco se ha determinado si realmente es eficaz para el aire y las superficies, en concentraciones no tóxicas.

Por lo anterior, lo mejor es utilizar alcohol isopropílico para desinfectar el interior del automóvil. Tal vez no llegue a todos los rincones como el ozono, pero no tiene efectos nocivos como los mencionados líneas arriba.

Luis Hernández recomienda

Cuéntanos que opinas