Automovilismo

Por qué Michael Schumacher fue nombrado la persona más influyente en la historia de la Fórmula 1

La votación de los fanáticos lo eligieron dentro de una lista de grandes personajes que ha dado la F1 en sus 70 años de existencia.

Por qué Michael Schumacher fue nombrado la persona más influyente en la historia de la Fórmula 1

De la misma manera que lo hizo el WRC, la Fórmula 1 se dio a la tarea de buscar al personaje más influyente a través de la votación de la gente.

Todo inició con una terna creada por un panel de expertos en la que se incluyeron los nombres de aquellas personas que han tenido una gran influencia en los 70 años de historia de la Fórmula 1.

Así fue como se logró una lista de 32 personajes agrupados en cuatro categorías (ocho por cada una): pilotos, jefes de equipo, innovadores técnicos y personas que ayudaron a cambiar el rumbo de la categoría.

Una vez obtenida la terna en la que se fueron enfrentado cara a cara los candidatos dentro de sus respectivas categorías, los votos virtuales de los fanáticos hicieron que la contienda fuera reducida a solo dos nombres: Michael Schumacher y Bernie Ecclestone.

Uno, el piloto más laureado en la historia de la Fórmula 1; el otro, el hombre que transformó la máxima categoría de una serie de carreras minoritarias en el campeonato multimillonario que es en la actualidad.

El resultado

Tras recibir miles de votos este desafío dio como ganador a Michael Schumacher al obtener el 61 por ciento de los votos, mientras que Ecclestone logró el 39 por ciento. Curiosamente, el resultado final fue la segunda victoria más clara para Schumacher en toda la competencia: sus victorias en la primera ronda sobre Niki Lauda y Ayrton Senna estuvieron mucho más cerca.

La ruta de Schumacher hacia la victoria

Venció a Nika Lauda, ​​56% a 44%

Venció a Ayrton Senna, 52% a 48%

Venció a Juan Manuel Fangio, 72% a 28%

Venció a Enzo Ferrari, 54% a 46%

Final: Venció a Bernie Ecclestone, 61% a 39%

Michael Schumacher hizo algunas cosas mágicas en los autos de Fórmula 1, muestra de ello fue su larga carrera que abarcó 19 temporadas, en donde obtuvo siete títulos mundiales y 91 victorias. Si bien su poder e influencia se derivaron de estas cifras, su éxito se extendió mucho más allá.

Hasta la aparición de Schumacher, ningún otro conductor había logrado tener tanta influencia y eso fue mucho más que su capacidad de conducción. Se trataba de todo lo que transmitía dentro y fuera de la pista.

Pero la forma en que consiguió que el equipo lo rodeara una vez que llegó a Maranello fue todo menos dictatorial. Al igual que en Benetton, formó relaciones cercanas y personales con los empleados, aprendió sus nombres, preguntó por sus familias, recordó los cumpleaños.

Era adorado por aquellos dentro de su propio círculo, a menudo despreciado por sus rivales. Eso se debió a la delimitación muy clara que hizo en todo, una especie de mentalidad 'para mí o contra mí'.

Entre los fanáticos, esa persona creó un personaje fantástico en el juego interminable de la F1 y ayudó al deporte a expandir su alcance de forma masiva. Siempre había un drama a su alrededor y eso era emocionante. Sin duda, muy pocas personas han podido volar tan alto como lo hizo en numerosas ocasiones este piloto alemán.

Luis Hernández recomienda

Cuéntanos que opinas