Prueba de Manejo

MINI Cooper S Convertible a prueba, un pequeño deportivo con alto nivel de adicción

Un clásico que sigue sin pasar de moda.

MINI Cooper S Convertible a prueba, un pequeño deportivo con alto nivel de adicción

Antes de comenzar he de sincerarme con ustedes, desde hace ya algún tiempo tenía la intención de tener un MINI a prueba, esa elegancia y carisma al más puro estilo inglés me invitaba a querer conducirlo, además de haber escuchado en numerosas ocasiones que es como tener un Kart de tamaño real, esto por supuesto alimentaba más mis ganas de ponerle las manos encima y constatar la veracidad de esta información, además el plus es que es un convertible, entonces ¿cómo decirle que no?

Seguramente ustedes ya se estarán preguntando: ¿Y lo cumplió? Antes de revelarles esto que les parece si hablamos un poco más acerca de su equipamiento y prestaciones, para conocerlo más a fondo.

“British Style”

Aunque este vehículo no cambia para nada su esencia tras 60 años de vida, y claro, considero que cada día es más complicado mantenerla, MINI ha intentado traerlo al siglo XXI con elementos que destacan sobre sus generaciones anteriores. Lo que más resalta de su última actualización de media vida son los faros LED que ahora ofrecen una mejor visibilidad en el camino, mientras que en la parte trasera está lo más destacado, las calaveras con la bandera Union Jack que a mi gusto lo hacen mucho más atractivo.

En el interior no notamos cambios mayores, salvo la inclusión de un panel en el tablero del lado del copiloto denominado MINI Yours Interior Style Piano Black que cambia de color progresivamente, claro, este elemento no viene de serie, pero MINI se ha caracterizado por ser una marca que ofrece opciones de personalización para que tu vehículo sea único y diferente, cuestión que nos encanta a los millenials. ¿Lo malo? Tiene un costo extra y aún no termino de decidir si valga mucho la pena adquirirlo, ya que este panel solo sirve para darle ese toque tecnológico y “fancy” al interior.

Impulsado por…

La mecánica que incorpora la variante Cooper S permanece igual pues posee el ya conocido 2.0 litros Twin-Power Turbo de cuatro cilindros de 192 caballos de fuerza y 207 Lb-pie, acoplado a una caja automática de doble embrague de siete relaciones, siendo capaz de alcanzar una máxima de 230 km/h y lograr el 0 a 100 km/h en 7 segundos.

Además de esto cuenta con tres modos de manejo: SPORT, para exprimirle todo el jugo al motor y ofrecer el mejor desempeño dinámico del vehículo; MID, prácticamente para un uso diario; y GREEN, en donde lograremos un consumo óptimo de combustible, aunque claro, hay que tener en cuenta el tamaño del motor y el hecho de ser turbo cargado tampoco te va a dar más de 15 km/l en ciclo combinado, además de que el sonido de éste en conjunto con el sistema de escape harán que todo buen entusiasta no quiera quitar el pie del acelerador.

Simpático por fuera, limitado por dentro…

Así como en el exterior se mantienen los mismos rasgos, en el interior sucede exactamente igual, en donde yo considero que ya se debería tener en cuenta una actualización del cuadro de instrumentos y sistema de info-entretenimiento, así como de la botonería y demás elementos del tablero, pues, aunque aún no se ven viejos y presumen de mucho dinamismo, buen ensamble y de gran calidad, esto podría ayudar a darle un toque más fresco al vehículo en futuras generaciones.

Habiendo dicho esto te comento que el cuadro de instrumentos permanece análogico, la pantalla conserva ese aspecto circular y mantiene su tamaño de 8.8 pulgadas (a mi gusto, algo pequeña) que incluye el sistema MINI Connected Navigation Plus, que la verdad no tuve necesidad de usar gracias a la conectividad Apple Carplay y Android Auto, pues me fue mas sencillo utilizar los mapas de mi smartphone para dirigirme al destino, que siempre fue acompañado del sistema de audio de 12 bocinas firmado por Harman Kardon.

Algo que se agradece es el sistema de carga inalámbrica para smartphones, ya que algunas veces podríamos olvidar el cable y esto nos podría resolver la urgencia de carga, éste se localiza en el interior del descansabrazo (que es sumamente limitado), ya que la consola central carece espacio y solo alberga un par de portavasos, en donde de forma incómoda solo te cabe un celular mediano, las llaves de casa y un par de monedas. Debajo del reposabrazos localizamos un freno de mano tradicional o de palanca, esto limita aún más el espacio de en medio de los asientos y si queremos activarlo, deberemos levantar ligeramente el descansabrazo, lo que lo hace impráctico, considero que la inclusión de un freno de mano electrónico solucionaría los temas de espacio para colocar más compartimientos y se aproveche al máximo el área.

Independientemente de esto cuenta con toda la tecnología y elementos necesarios para viajar cómodos, al menos en las dos plazas delanteras, ya que en la parte de atrás el espacio también tiende a ser reducido para los ocupantes.

Viaja de forma segura…

Este auto posee lo necesario que es seis bolsas de aire (2 frontales, 2 laterales y 2 tipo cortina), cámara de reversa, control de estabilidad y de tracción, frenos ABS, control crucero, alerta de frenado y asistente de estacionamiento, así como los correspondientes sensores acústicos de distancia.

Manos al volante…

Recordemos que ésta es la variante convertible por lo que quizá te preguntes dos cosas, la primera es acerca de si la capota (que es de tela) realmente evita la entrada del agua al interior, la respuesta es sí, sin ningún problema, hemos tenido días complicados en la CDMX hablado de cuestiones climáticas, en donde las tormentas no se han dejado esperar, aquí he de decir que yo también estuve atenta a esta cuestión, pues temía que la lluvia llegase a ingresar al interior, pero nada de qué preocuparse, está muy bien solucionado.

La segunda pregunta quizá es: ¿al ser una capota de tela, el tema de insonorización se nota mucho? Los sorprendente es que todo está perfectamente bien ensamblado aislando la mayoría del ruido exterior, en donde solo a altas velocidades se nota el ingreso de aire, que, si se percibe, pero no en gran medida, incluso al transitar en carretera. Ya que estamos en esto, fueron muy pocas las veces que lo usé sin la capota pues nuestro país no se caracteriza por ser uno de los más seguros, lo que ocasionaba que tuviera que subirla nuevamente para tener esa tranquilidad mientras iba conduciendo, fuera de eso, cuando lo lograba era placentero sentir esa sensación de viento en la cara, aunque no lo recomiendo al circular en una autopista, pues las piedritas del camino podrían impactar en numerosas ocasiones contra ti.

Ahora si retomemos el tema inicial, ¿realmente es un kart de tamaño real? La respuesta es sí. Como lo mencionaba al inicio de este texto desde hace tiempo tenía ganas de probar las capacidades de este divertido hatchback, que además es uno de los pocos del mercado que quedan con carrocería de dos puertas, algo que como purista me encanta, a pesar de comprometer su practicidad al ingresar a plazas traseras, pero al ser una persona que generalmente viaja sola o con máximo un acompañante, resultó un vehículo ideal durante la semana que lo tuve en mis manos.

Una de las primeras cosas que noté es que tiene buena aceleración, aunque el turbo lag es muy notorio para este auto, después de eso tendrás buen despegue con gran empuje y una aceleración constante. El motor es el ideal para mover a este hot hatch ya que planea muy bien en todo momento teniendo la sensación de moverse de forma ágil y dinámica en cambios de carril, lo que lo hace muy divertido y como lo dije en el título hasta cierto punto adictivo.

La suspensión absorbe bien las imperfecciones y no se siente esa sensación de tanta dureza al caer en baches, particularidad de algunos vehículos deportivos, pues lo amortiguadores realizan el recorrido de buena manera evitando caer “en seco”. La dirección, aunque es rígida apunta bien y comunica de buena manera el ángulo de giro que deseemos en relación al rumbo que tomará el vehículo, esta sensación de rigidez en el volante ayudará a realizar maniobras a altas velocidades de forma más segura.

Conclusiones

Es un auto ideal para los millenials, sí, para esos que aún no tienen hijos (pues, aunque si cuenta con sistema ISOFIX el espacio es reducido), pues será un vehículo sumamente divertido para trasladarse a su trabajo, pero también para salir el fin de semana. Otra cuestión que agrada a este tipo de público es el hecho de la personalización (MINI Yours Cutomized), pues constantemente se encuentran en la búsqueda de ese toque diferenciador que los identifique sobre los demás, aunque para ser sincera esto elevará mucho el costo inicial, pero si cuentas con el capital suficiente no será problema. Si no eres o te consideras millenial pero eres un entusiasta de los autos, también podría ser para ti pues al ofrecer un excelente desempeño dinámico te vas a divertir mucho en él, además de que el sonido del escape hará que muchos volteen a verte, te lo aseguro.

Astrid Zapata recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos