Prueba de Manejo

GMC Sierra Denali 2019 a prueba, capaz y refinada a la vez

Ninguna otra pick up ofrece un balance tan equilibrado entre capacidades de trabajo y manejo

GMC Sierra Denali 2019 a prueba, capaz y refinada a la vez

A estas alturas ya lo sabes bien, la GMC Sierra es la hermana algo más pomposa (o al menos esa es la idea) de la Chevrolet Silverado o Cheyenne como la conocemos en México.

Lo anterior quiere decir que ambas comparten prácticamente todos los componentes mecánicos, así como los interiores, dejando la diferenciación básicamente en temas netamente estéticos y de equipamiento, sin embargo, para esta generación el cambio principal es la tapa de la batea, que en este caso se denomina MultiPro Tailgate y cuenta con 6 modos de apertura.

Apariencia distintiva

A diferencia del pasado, en que era muy común ver que un Chevrolet y un GMC eran básicamente idénticos salvo por el emblema, en la actualidad puedo decir con tranquilidad que ya no es así. La GMC Sierra 2019 luce diferente de una Cheyenne, en este caso encontramos una titánica parrilla totalmente cromada y de barras horizontales le confiere una apariencia francamente temible.

En general, todo en la Sierra 2019 es de proporciones gigantescas, los faros también enormes cuentan con una línea de LEDs que se dibuja en el contorno del mismo y más abajo, las luces de niebla cuentan con un gran marco también cromado.

En el costado destacan los rines de 22” que aunque se ven increíbles, hay que reconocer que no son la mejor idea cuando se trata de trabajo rudo fuera de superficies asfaltadas, el estribo es retráctil y cuenta con una función muy interesante que al oprimir un botón ubicado en el borde, se mueve automáticamente hacia atrás para permitir fácil acceso a la batea en su parte más cercana a la cabina, una gran idea sin duda. Rematan la agradable apariencia: las manijas de las puertas, espejos retrovisores y marco de las ventanas también en cromo.

Por su parte, atrás las cosas son menos impresionantes, eso claro hasta ver todas las formas en que se puede utilizar la tapa de la batea de carga. De cualquier manera, destacan las salidas de escape cromadas, así como el gran emblema.

Para terminar con este punto del diseño, en mi opinión, las formas de la Sierra 2019 son menos radicales que las de la Cheyenne 2019, pero ligeramente más imponentes.

Interior poco diferenciado

A diferencia del exterior en donde GMC hizo muy buen trabajo distanciando a la Sierra de la Cheyenne, en el interior, las cosas son al revés, es cierto que encontramos elementos de mayor lujo como insertos en madera y aluminio genuinos, o bien la calidad del cuero de los asientos, pero en lo general, la cabina es prácticamente igual.

Muy funcional y ergonómica eso sí, con un sinfín de espacios para guardar objetos, así como todo el equipamiento que podrías esperar en un vehículo de lujo. Elementos como un gran quemacocos panorámico, volante multifunción, clúster de instrumentos con pantalla a color, pantalla central táctil de 8” compatible con Apple Carplay y Android Auto, cámara de 360° con función 3D, head up display, climatizador automático bizona, cargador por inducción, así como el sistema de telemática Onstar con LTE que vaya que es útil.

Regresando a los espacios para guardar objetos; entre las dos guanteras del tablero, los dos espacios ubicados en el respaldo de la fila trasera, así como consola central y enorme espacio bajo el reposabrazos central, la cabina de la Sierra/Cheyenne es sin lugar a duda la más práctica y versátil de la categoría.

Aunque hablando de calidad de materiales y percepción de lujo, la RAM 1500 Limited si queda en mi opinión, un escalón arriba.

Poderosa, capaz y al mismo tiempo, muy refinada

Si tuviera que establecer una referencia en materia de calidad de marcha y refinamiento, esa sería la RAM 1500 Limited, la suspensión neumática con coilovers atrás, suavidad de funcionamiento de motor – transmisión y aislamiento, simplemente la dejan como la mejor en ese apartado.

Sin embargo, la Sierra Denali 2019 queda bastante cerca en términos de refinamiento y manejo con respecto de la RAM, es silenciosa, cómoda y agradable de manejar, pero con el extra de que es muchísimo más capaz ya hablando de carga y de arrastre, es decir, el gran logro aquí es que GMC logró concebir una pick up con un balance insuperable entre calidad de marcha y capacidades de trabajo, características que en estricto sentido, se contraponen.

Dicho de otra manera, mientras RAM sacrifica gran parte de las capacidades de carga (715 kg) y de arrastre (1.2 toneladas) de su 1500 con tal de ofrecer la pick up más refinada, GMC concibió un producto muy cercano en términos de refinamiento, pero con cifras para trabajo drásticamente superiores, 5.4 toneladas para la capacidad de arrastre y 997 kilos para la de carga.

Lo anterior se debe a un montón de factores, por principio de cuentas, la Sierra 2019 es 163 kilos más ligera que antes, gracias a la utilización de aluminio en puertas, cofre y tapa de la batea, sin embargo, la caja sigue siendo de acero para ofrecer la máxima resistencia de su categoría.

Mecánicamente, al tratarse de la variante Denali, tenemos un V8 de 6.2 litros con 420 hp y 460 lb-pie de torque asociado a una, sofisticada caja automática de 10 marchas, que quizá no sea tan suave como la de 8 cambios de la RAM 1500, pero en cambio es más rápida y tiene muchos más radios para aprovechar mejor toda la potencia del motor, con lo cual, hay mejor capacidad de respuesta y al mismo tiempo, mayor eficiencia de combustible.

Adicionalmente, la suspensión es magnética adaptativa y nuevamente, si la comparamos con la neumática de la RAM 1500, tiene ligeramente menor rango para suavidad en la amortiguación, pero en cambio, ajusta más rápido y es un sistema menos complejo, y por lo tanto más apto para aplicaciones de uso rudo. Como sea, hace un trabajo sorprendente, entregando un manejo confortable y seguro, y mitigando en su totalidad la clásica suspensión brincona de las pick ups.

Por último, no podemos dejar de mencionar la tapa de la batea, que cuenta con 6 modos de operación, desde convertirse en una mesa de trabajo, pasando por convertirse en un escalón para facilitar el acceso a la batea o bien, convertirse en una extensión para acomodar cosas más voluminosas.

Conclusión

La GMC Sierra Denali 2019 es una pick up extraordinariamente bien lograda, es refinada, cómoda y silenciosa, y al mismo tiempo muy efectiva como vehículo de trabajo, capaz y poderosa.

Si bien es cierto, tratándose de una pick up que ofrezca experiencia de lujo, la RAM 1500 Limited es la referencia del mercado, la Sierra logra quedar muy cerca en términos de manejo, aunque no así en el interior, en donde la cabina si es inferior. Con el adicional que es dramáticamente más capaz, sobre todo en cuanto a capacidad de arrastre, poco más de 4 veces más capaz para ser exacto.

Rubén Hoyo recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos