Acura RDX 2019 a prueba, el mejor en mucho tiempo
30/10/2018 Reportes de Manejo

Acura RDX 2019 a prueba, el mejor en mucho tiempo

La firma firma nipona quiere volver a ser un competidor de respeto en el segmento premium ¿lo logró?

A mediados de la década pasada Honda decidió que era buen momento para traer a nuestro mercado su filial de lujo Acura, el modelo encargado de abanderar ese arribo fue el TL (el de tercera generación), un sedán atractivo, de manejo impecable y en general muy bien logrado que logró posicionarse bastante bien en el mercado. Era un auto premium en toda la extensión de la palabra, además entregaba buen valor y todo eso sin ser ostentoso ni llamativo.

Un par de años más tarde (2007) llegó la RDX, de formas angulosas, con un potente pero sediento motor 2.3 turbo y el sistema de tracción total SH-AWD era buen producto y podríamos decir que tuvo un debut exitoso, aunque se fue desinflando con los años.

Sin embargo, llegó el cambio generacional para toda la gama, y los Acura perdieron identidad, el nuevo lenguaje de diseño fue muy controvertido y empezaron a compartir más y más elementos con Honda.

Nunca dejaron de ser buenos productos y con excelente relación valor – precio, pero sí perdieron ese componente de encanto que toda marca premium debería de tener. Dicho de otra forma, no había nada malo con la RDX de segunda generación por ejemplo, de hecho era más bonita y espaciosa que su predecesora, pero era un producto, poco diferenciado de los Honda y un tanto gris en comparación con una Q5, X3 o GLK.

En el pasado Auto Show de NY 2018, Acura presentó la RDX 2019, el primer producto que pretende recuperar ese cool factor que perdió la marca en los últimos años (en estricto sentido sería el segundo, pero el NSX al ser tan de nicho tiene un impacto ínfimo en el contexto de los compradores del mundo real), y es también el vehículo de mayor importancia para la firma dado el boom de las SUV a nivel mundial.

Características técnicas y mecánicas

Para esta tercera generación, la Acura RDX estrena nueva plataforma que además de crecer 6.5 cm en comparación con el modelo anterior, es 50% más rígida, lo cual se traduce en una calidad de marcha e insonorización dramáticamente mejores.

Bajo el cofre, la RDX abandona el V6 de 3.5 litros en favor de un 2.0 litros turbo con 261 hp y 280 lb-pie de torque, es cierto hay una caída de 18 hp, pero una ganancia de 29 lb-pie de par motor, y más importante aún es que están disponibles desde las 1,400 vueltas y no hasta las 4,900 como sucedía antes. Por su parte, la transmisión es automática de 10 velocidades que envía la potencia a las cuatro ruedas vía el sistema Super Handling All Wheel Drive de tercera generación, que es capaz de enviar hasta el 70% del torque a las ruedas traseras y de eso, hasta el 100% hacia cualquiera de las ruedas para mejorar sustancialmente le capacidad de giro. Ya te habrás dado cuenta, es el mismo binomio motor – transmisión del Honda Accord 2018 aunque ajustado para entregar un poco más de potencia.

En cuanto a seguridad, no falta nada, destacando la alerta de colisión frontal con frenado automático de emergencia, alerta de tráfico cruzado y sensor de punto ciego.

Interior

Puertas adentro nos encontramos con una cabina muy bien terminada y armada, eso sí demasiado sobria. El diseño es moderno y atractivo, pero le falta color, incluso se ve hasta lúgubre.

Los materiales son de excelente calidad, aunque se nota un abuso en la utilización del acabado negro piano, lo cual ya sabemos traerá consigo ralladuras y dedazos, se ven muy bien, pero son superficies delicadas, de eso no queda duda.

La gran novedad en el interior es la incorporación del nuevo sistema de info – entretenimiento de la firma que consta de una pantalla de 10.2 pulgadas de alta resolución dividida en dos (según yo como en un 70 – 30) y que se controla mediante el True Touch Pad Interface, imagina un pad táctil similar al que tienen las computadoras portátiles para controlar el mouse.

Este Touch Pad también está dividido en dos y con la misma proporción, con lo cual cada sección controla una de las secciones de la pantalla. La nueva interfaz es completamente personalizable y muy al estilo de un teléfono de última generación, puedes arrastrar los iconos para que la pantalla despliegue lo que más te interese, además de que el pad admite escritura.

El nuevo sistema de info – entretenimiento de Acura tiene una interfaz muy potente que te permitirá desplegar en la pantalla hasta el mayor detalle de tu preferencia, pero sí es algo difícil de utilizar, por lo que habrá que acostumbrarse y por supuesto tener interés para entender bien como funciona. Por cierto, cuenta con compatibilidad para Apple Carplay.

Por otra parte, en la consola central hay un gran mando circular que permite elegir uno de cuatro modos de manejo, mientras que més abajo se encuentran los botones para la transmisión, con lo cual ya no hay palanca, igual que en el Accord. Este par de elementos tienen una posición y tamaño muy protagónico, lo cual, por lo menos a nivel visual resulta muy agradable.

En cuanto al equipamiento de conveniencia, destaca el sistema de audio ELS 3D Surround de 16 bocinas que es todo un espectáculo, así como el climatizador automático de dos zonas, quemacocos panorámico, volante multifunción, acceso y arranque mediante llave inteligente entre otros.

Manejo

Hasta aquí la Acura RDX 2019 luce como un competidor competente, sin embargo, en el pasado nos hemos topado muchas veces con autos que en el papel prometen mucho, pero en la práctica no cumplen del todo o de plano se quedan lejos de las expectativas.

Con la RDX me sucedió justo al revés, esperaba un buen producto, pero muy a la Acura de esos últimos años que mencionaba, con pocos argumentos para robarle clientes a la todo poderosa triada alemana. Pero para mi sorpresa este nuevo exponente es increíblemente silencioso y refinado, mucho más rápido y ágil de lo que pensarías en primera instancia y transmite un aire de sofisticación que no sentía en un producto de la marca desde aquellos lejanos años del TL de tercera generación.

El conjunto mecánico trabaja con un nivel de efectividad sorprendente, responde con mucha contundencia e incluso en modo Deporte+ (hay cosas que no se deberían traducir ¿no crees?), los cambios ya se sienten un poco violentos. Tiene además ese refinamiento que se espera de un producto premium, te deja saber que puede ir muy rápido, transmite toda la confianza, pero lo hace con un nivel de desconexión necesario para entregar una experiencia premium adecuada. Mucho más parecido al Q5 o al GLC que al Macan o Stelvio que sí buscan la deportividad y las sensaciones por encima incluso del confort de marcha.

Gracias a la presencia del sofisticado sistema de tracción integral, la RDX es capaz de curvear en verdad rápido, pero no por ello presume un manejo de auto deportivo, la distribución de torque vectorial busca siempre la máxima eficiencia y en consecuencia gestiona la entrega de par de manera que el conductor ni siquiera se entere que de lo que está sucediendo.

Para redondear, tanto dirección como frenos trabajan bien, ambos retroalimentan adecuadamente y suman a esa confianza que se percibe para circular rápido.

Conclusión

He de confesar que sigo sin digerir del todo el diseño exterior de Acura, la nueva RDX tiene un frontal muy geométrico, que no me termina de convencer, pero tiene buena presencia, eso es indiscutible.

Por su parte y pese a que en cuanto a colores es conservador y algo aburrido, el interior está impecablemente bien ejecutado y además propone algo nuevo en comparación de los productos de Audi, BMW y Mercedes – Benz gracias al sistema de info – entretenimiento con el True Touch Pad.

En cuanto al manejo, la Acura RDX 2019 es en verdad un producto muy competente, que bien puede pelear de frente contra sus aparentemente invencibles rivales de las alemanas antes mencionadas. Lo anterior gracias a una dinámica de conducción muy buena y un refinamiento a la altura de lo que se busca en el segmento, eso sí con un enfoque más en la precisión que en la emoción.

El primer Acura en mucho tiempo tiene todo lo necesario para competir de frente contra cualquiera en su categoría y no hablo solamente de Cadillac XT5 o Lincoln MKC, sino también Audi Q5, Mercedes-Benz GLC y BMW X3, y eso es buena noticia.

Agradecemos todas las facilidades otorgadas para la realización de esta sesión de fotos a Estacionamientos DePrisa

¿Qué opinas? Cuéntanos