Subaru XV 2018 a prueba
07/11/2017 Reportes de Manejo

Subaru XV 2018 a prueba

Este Impreza crossoverizado es una alternativa real a las tradicionales SUV Light.

Tras un breve contacto realizado durante el lanzamiento oficial de la Subaru XV 2018 en México, ahora llega el turno de convivir de una manera más íntima con este modelo que tiene un papel fundamental en el plan de crecimiento y consolidación que la compañía tiene en nuestro país. Pero ¿tendrá lo necesario para lograr su objetivo y captar la atención de un cada vez más exigente y siempre cambiante público? Conozcamos todos los detalles a fondo.

Cabe mencionar esta Subaru XV 2018, cuyo debut internacional se realizó durante el pasado Salón de Ginebra, deriva directamente de aquel modelo conceptual homónimo presentado en la edición 2016 de dicho Auto Show europeo. Por cierto, esta es la tercera generación que se pone a la venta a nivel internacional (segunda en México) y siempre ha sido un modelo vinculado directamente con el Impreza.

Esta pequeña aclaración sirve para comprender la naturaleza de este modelo cuya concepción sigue una fórmula muy eficiente y popular sobre todo en segmentos inferiores la cual básicamente consiste en tomar la base de un auto compacto, en este caso la de un Impreza hatchback y dotarla de elementos todoterreno (protecciones plásticas, barras en el techo y mayor altura libre al suelo -221 mm-).

Antes de seguir avanzado cabe hacer hincapié que de las nuestra unidad a prueba correspondía a la versión de acceso denominada Premium acoplada a una transmisión automática CVT (una caja manual también puede montarse en este nivel de equipamiento), así que vayamos desglosando sus principales virtudes y defectos a partir de este momento.

En materia de diseño, la Subaru XV generó un efecto interesante. Ya que si bien, sus líneas son atractivas, el conjunto en si pudiera parecer un tanto sobrio (algo que se agradece cuando se cruza por zonas de alta incidencia delictiva), nada de trazos exóticos o elementos demasiados llamativos. Pero esto no quiere decir que no capté la atención de las personas, ya que en más de una ocasión “caché” a un par de automovilistas (sobre todo hombres maduros) que observaban con atención nuestra camionetita.

Precio: 388,900.00 pesos


Inclusive uno que viajaba en una muy cuidada CX-5 de generación anterior no se quedó con las ganas y aprovechando la luz de un semáforo me cuestionó la marca y modelo….es un Subaru XV (respondí) y antes de que la luz cambiase a verde, preguntó ¿si se vende en México?… si, pero su red de distribuidores es muy pequeña, fue mi aclaratoria. Paso seguido aceleró, pero mi mente se quedó pensando en esta última interrogante. Después de todo no lo culpo, ya que hasta hace un año la marca todavía llegaba a México a través de un importador privado.

EL MANEJO

Ya que toqué temas relacionados al desempeño dinámico he de confesar que el conjunto mecánico conformado por el motor de cuatro cilindros de 2.0 Litros bóxer capaz de generar 152 Hp y 145 lb-pie de torque, mismo que encuentra en la caja automática CVT y en la tracción a las cuatro ruedas a sus más grandes aliados, se enfoca mucho más en ofrecer un manejo confortable y un consumo de combustible eficiente, que un desempeño deportivo a lo WRX STI.

Esto es evidente al momento de acelerar, ya que la XV (por Xtreme Vehicle) nada tiene de extrema, de hecho, casi raya en la frontera de lo que uno podría considerar “justo y necesario” para una movilidad adecuada. Si bien no hay que ser demasiado precavidos al momento de integrarse al momento de una vialidad rápida, si debe de haber un pequeño gesto de prudencia. Se puede acelerar de una manera lineal hasta la cercanía de los 140 km/h ya que partir de ahí, el velocímetro se las verá difíciles para aumentar su velocidad. De hecho, si necesitas realizar un adelantamiento, es mejor que hagas uso del modo manual (siete velocidades simuladas), sólo debes de considerar que la transmisión realiza el cambio de manera automática cuando se llega a las 6,500 revoluciones por minuto.

Esto más que una crítica, puede derivar en un halago ya que si se toma en cuenta que la prueba se realizó en los descuidadas y maltratadas vialidades de algunos de los municipios pertenecientes a la zona Conurbada de la Ciudad de México (que por momentos parecían tramos off-road de asfalto), agradecemos esta puesta a punto, donde la suspensión de tacto suave (recuerda fuertemente al clásico gusto estadounidense) brilla por su eficacia para absorber las irregularidades del camino. Por cierto, los neumáticos de grueso perfil disminuyen el temor de dañar los rines de aluminio de 17 pulgadas (18” en la versión tope) al pasar por un bache, un cráter o un socavón….

Entrados en los términos todoterreno, tenemos que la decoración exterior no es simple “pantomima”, ya que como todo buen Subaru, la XV 2018 cuenta con una capacidad todoterreno superior a la mayoría de SUV light del mercado, debido a que de serie y sin importar la versión, equipa un sistema de tracción integral Symmetrical All-Wheel Drive, mismo que las versiones acopladas a una caja CVT (como la nuestra) tienen el extra de incorporar el asistente X-MODE, muy útil en caminos de baja adherencia o en pendientes. Su activación es muy sencilla ya que se realiza con sólo pulsar un botón ubicado a un costado de la palanca de velocidades.

Antes de pasar al interior, cabe mencionar que, para nuestra unidad a prueba (Premium CVT), la marca anuncia un consumo de 14.6 km/l 20.2 km/l y 16.8 km/l para los ciclos de ciudad, carretera y combinado, respectivamente. En el tramo urbano, estuvimos cerca de las cifras oficiales al conseguir unos 14 km/l (siendo prudentes con el acelerador) mientras que, en carretera, nos quedamos un poco más lejos con19 kilómetros por litro.

PUERTAS ADENTRO

En el habitáculo prácticamente no hay queja. Todos los plásticos a la vista y al tacto presumen una buena calidad. No pueden calificar de premium, pero se sienten bien y dan la apariencia de ser bastante resistentes, mismo caso para las vestiduras de tela de los asientos, así como el volante forrado en piel. Calidad sin presuntuosidad, esa es la filosofía que premia al interior. En cuestión de habitabilidad, el espacio para los pasajeros es el adecuado, creando la sensación de ser más grande de lo que realmente es. No obstante, la capacidad de cajuela queda a deber, ya que los 380 litros, apenas fueron suficientes para albergar un costal de alimento para perro de 20 kilogramos, algunas bolsas del super y una mochila.

A diferencia de la variante tope Limited que monta una pantalla de 8 pulgadas con navegador GPS, dos puertos USB, quemacocos eléctrico, asientos forrados en piel y audio firmado por Harman Kardon, nuestra unidad a prueba se conformaba con equipar una pantalla más pequeña de 6.5” con cámara de reversa y una sola terminal USB. Eso sí, la conectividad es una garantía ya que desde la versión base cuenta con Bluetooth, así como conectividad con Apple CarPlay y Android Auto.

En materia de seguridad puedes estar tranquilo ya que sin importar de que Subaru XV se trate incorpora bolsas de aire frontales, laterales, de cortina y de rodilla; frenos ABS con distribución electrónica de frenado; sistema Brake Override; Anclaje para asientos infantiles ISOFIX; Control Electrónico de Estabilidad y Control Dinámico del Vehículo VDC.  A esta lista hay que sumarle el Sistema de Detección Trasera (SRVD) o los faros delanteros LED sensibles a la dirección montados en la variante más cara.

CONCLUSIÓN

A leguas se nota que en la XV 2018 la marca invirtió en los apartados vitales de un vehículo. Es segura, se nota una agradable sensación de calidad y robustez, al mismo tiempo que la tradicional configuración mecánica de Subaru (motor bóxer con sistema de tracción integral) le confieren un desempeño dinámico que al mismo tiempo resulta confortable en ciudad como capaz para afrontar caminos agrestes (ojo, tampoco es un Wrangler).

Sin embargo, tanto su filosofía, como precio pudieran hacerla un vehículo relativamente incomprendido para el público mexicano. Ya que con un rango de precios que parte desde los $368,900 y se extiende hasta los $445,900 pesos entra en el territorio de las “verdaderas” SUV Lights, segmento que en nuestro mercado está dominado por modelos como la Nissan X-Trail, Honda CR-V o KIA Sportage.

En su contra, dejando a un lado la reducida red de concesionarios (la marca ya trabaja en ello), se encuentra el menor espacio interior y una lista de equipamiento que en las versiones de acceso pudiera parecer por momentos insuficiente. En cambio, a su favor es que los amantes de la aventura no tendrán que desembolsar el medio millón de pesos que en promedio cuestan las versiones 4WD de sus competidores y que su nivel de seguridad y calidades bastante elevado. 

Cuando se ve esto, entendemos que la Subaru XV 2018 está dirigida a aquellos usuarios que priorizan los apartados esenciales del vehículo, así como una propuesta mecánica diferente. De hecho, antes de finalizar, me gustaría aclarar que en esta prueba estuve acompañado de mi esposa (de ahí que siempre escribí en plural), misma que me tiene durmiendo en el sillón hasta que no tenga una en la cochera…

CURIOSIDADES

-Las calaveras resaltan tanto de la carrocería, que bien puedes colocar objetos, como botellas de refresco de 600 ml, sobre ellas.

-El botón de las luces intermitentes es grande y está colocado al centro. Un detalle cada vez menos común, pero que se agradece.

-Una pantalla extra colocada en la parte superior de la consola proyecta entre otras cosas, la potencia enviada a las ruedas, así como los ángulos de ataque del vehículo.

 

SUBARU XV 2018

VERSIÓN

PRECIO

Premium MT

$368,900 pesos

Premium CVT (Probada)

$388,900 pesos

Limited CVT

$445,900 pesos

 

¿Qué opinas? Cuéntanos