Volvo XC60 2018 a prueba
15/10/2017 Reportes de Manejo

Volvo XC60 2018 a prueba

Competidor frontal de las alemanas, una opción que vale la pena analizar a fondo

Todos sabemos que el fabricante sueco Volvo pasó por unos terribles problemas financieros y de credibilidad de marca, acrecentados por la poca confiabilidad mecánica de sus productos y la reventa complicada, al grado que la gente hacía mofa del famoso Slogan “Volvo For Life” haciendo referencia a la difícil tarea que le significaba a un propietario de un Volvo con algunos años de uso, el lograr venderlo.

Para nadie es un secreto que muchos modelos de la marca tenían severos problemas de calidad en los componentes, específicamente hablando las transmisiones automáticas eran susceptibles a descomponerse y las reparaciones costaban en algunos casos el 30% del valor del vehículo, o más.

Todos estos problemas de calidad y pobre reventa sucedireon en la época que Volvo formaba parte de el PAG (Premiere Automotive Group) de Ford Motor Company, quien fue propietario de Volvo desde 1999, en 2008 la marca del óvalo le vende Volvo – que estaba en malas condiciones financieras debido a la mala reputación y pocas ventas- al constructor chino Geely.

Desde que el capital chino fue inyectado a Volvo el esquema de negocio fue evolucionando en una nueva gama de productos con muchas innovaciones tecnológicas, pero sin perder ese sabor sueco que siempre tuvo la marca, con el correr de los años poco a poco el constructor sueco fue presentando productos que aportaban algo más, sea en líneas exteriores, innovaciones de seguridad o en detalles tan simples como acabados interiores muy propositivos, y con esos hechos poco a poco se ha ido ganado la confianza del consumidor leal, que se sintió defraudado en la era Ford.

El vehículo que ahora nos atañe es el XC60, de segunda generación, y desarrollada completamente bajo el nuevo esquema de la marca y fue presentado en el Salón de Ginebra 2017. 

 

Precio $899,900 pesos (más los extras*)

 

Características Técnicas y Mecánicas

Porta un motor denominado T6 de 2.0 litros de Inyección directa de combustible, dotado de doble asistencia de inducción: Un compresor o súper cargador, y además un turbo que entrega 320 hp en el rango de las 5,700 rpm y genera una fuerza de torque de 295 lb-pie entre las 2,200 a 5,400 rpm, la transmisión es automática de ocho cambios.

El esquema de suspensión es de paralelogramos deformables en las cuatro esquinas, neumática con tres alturas, la tracción es integral (AWD) y porta frenos de disco en las cuatro ruedas.

La versión de prueba (Inscription) tenía algunos accesorios extras* que pueden solicitarse con cargo extra:  Rines y llantas 22 pulgadas y el equipo de audio B&W.

Seguridad

Hablando del rubro que ha hecho famoso a Volvo, XC60 cumple a cabalidad, ya que ofrece bolsas de aire frontales, laterales y de cortina y además está dotado de muchos sistemas de ayuda electrónica como: Pilot Assist, Control de crucero autoadaptativo, Sistema de monitoreo de puntos ciegos (BLISS), Cámara de reversa 360º, Alerta de tráfico cruzado. Las medidas son Largo: 4.6m, Alto:1.6m, Ancho 1.9m, Dist entre Ejes 2.865mm y el peso es de dos toneladas.

Diseño

Volvo se ha caracterizado por tener una imagen, valga la redundancia muy Volvo en sus productos, todos y cada uno de ellos tienen algún detalle o línea que nos remite al resto de la gama, y también nos muestra un vínculo con su pasado y con su historia, que cumple ya 90 años.

El XC60 está fabricado en la plataforma denominada SPA (Scalable Product Architecture) que fue presentada en 2014. Es la misma que utiliza los modelos S90, V90 y la XC90.

¿SUV o Crossover?

En este rubro es muy complicado ponerse de acuerdo, de entrada no podemos unificar si es EL o LA, para algunos es LA camioneta, y para otros es EL Crossover, y éste caso nadie tiene la razón, ya que el fabricante en su página web europea denomina al XC60 como: Compact Luxury Crosover y en los catálogos de este vehículo en México dice claramente: El SUV Sueco. ¿Por fin El o La? ¡Ni Volvo lo sabe, pero no es tan importante!

Las formas

El diseño de buenas proporciones, con una superficie acristalada grande y voladizos cortos en la parte frontal y trasera, hay poca presencia de cromos en los costados: en la parte baja de las puertas y en el perímetro de la zona acristalada, el frente es anguloso, la óptica completa está dentro de unos faros de policarbonato, que están atravesados de lado a lado por las luces diurnas DRL de LEDS, y ya que estamos en la onda escandinava, podríamos pensar que se parece al férreo martillo del Dios Thor, al centro nos encontramos con una enorme parrilla cromada conformada por un trapecio invertido que en su interior tiene 21 barras verticales perfectamente paralelas, y al centro encontramos la insignia de la marca, que a su vez representa el signo del acero que usaban los antiguos alquimistas, entre las barras y el emblema circular notamos una de las características de Volvo, la barra diagonal que está presente en todas y cada una de las parrillas de todos los modelos desde 1927 cuando apareció en el modelo OV4, mejor conocido como Jacob. La parte trasera también es limpia de cormos, y tiene otra característica que Volvo puso de moda, la óptica trasera alojada desde lo alto del vehículo en forma vertical, y que en la parte baja se ensanchan junto con la carrocería, emulando unas caderas femeninas.

El diseño es sobrio y muy coherente, es un buen acierto.

Los interiores

¡No se por donde empezar! Los interiores son sobrios y lujosos, no hay demasiados cromos a la vista y la combinación de materiales es muy balanceada, los insertos de  madera y un detalle que mucho me gustó es las rejillas de las bocinas, una placa troquelada y perforada de aluminio cepillado que junto con la madera con pigmentación gris le dan un toque elegante, la piel de las tapicerías y el forro del volante también son de primera línea, la información que despliega el vehículo hacia el conductor se grafica en una pantalla, que emula unos instrumentos análogos, dicha pantalla es configurable y la información se complementa con un Head Up Display (HUD). Al centro del tablero se localiza una enorme pantalla táctil de 9 pulgadas, montada en posición vertical en donde se puede manipular y ajustar prácticamente todo lo concerniente al sistema de Infoentretenimiento es compatible con CarPlay y Android Auto, además incorpora un sistema de navegación. En la mencionada pantalla se grafican los tres modos de manejo elegibles  el estatus de altura de la suspensión, cuyo control de ajuste está en la consola central, en donde también se localiza el interruptor de arranque, que se acciona girando unos cuantos grados en sentido inverso a las manecillas del reloj, una perilla metálica para encender el motor.

 

El manejo

Cuando se tiene a disposición del pie derecho una potencia de 320 caballos de fuerza se sabe muy bien que la prueba de manejo será intensa y divertida, y aunque la XC60 pesa dos toneladas, la potencia ofrecida prometía. Aquí recuerdo el primer Volvo que manejé, un S40 modelo 2000, cuya desventaja era que tenía un retardo del turbo que a veces complicaba las cosas, y seguramente pensando en ello Volvo ahora dota algunas de sus versiones con un doble sistema de asistencia al motor, como es el caso de la XC60 que probamos, se trata de un supercargador, que le da mucho poder y torque al motor desde muy bajas revoluciones, y de un turbocompresor que entra en funcionamiento cuando el primer sistema está llegando a su límite físico, ya que para hacerlo girar hay una polea y banda que está conectada a la polea del cigüeñal, la primera vez que vimos esta doble asistencia fue en el SEAT Bocanegra, y si quieres recordar como funciona, puedes leer aquí aquella prueba.

Lo primero que resalta al conducir es la buena insonorización con el exterior, no hay sonidos del motor en el interior. Tiene tres modos de manejo y aquí las reacciones.

ECO: El comportamiento es suave y las aceleraciones no son bruscas, en arranque podría pensar que se siente un poco torpe, pues los cambios de la trasmisión se hacen a bajos niveles de revoluciones, avanza constante sin sobresaltos, y su función es básicamente pensada en el óptimo consumo de combustible.

CONFORT: El desempeño es un poco más ágil, y la entrega de poder y aceleración es un poco más despierta que en el modo anterior, sigue ponderando el buen consumo de combustible.

DYNAMIC: Cuando se selecciona este modo de manejo, la suspensión neumática baja la carrocería 20 mm, la entrega de tracción es mucho más orientada al manejo deportivo y los cambios de la caja permiten aceleraciones hasta la zona roja del tacómetro, a pesar de las dos toneladas se vuelve muy ágil y respondona, con el inconveniente de que el motor T6 en este modo de manejo se vuelve más sediento de combustible que un camello recién llegado a un oasis.

 

Conclusión

Un gran sabor de boca nos dejó la nueva generación del XC60, ofrece mucha presencia, lujo y desempeño, pero… ¡No la tiene NADA fácil! Ya que su competencia es férrea y con muchas opciones, por ejemplo están las alemanas Audi Q5, BMW X3 –que cambia a fin de año- y Mercedes-Benz GLC, también está en el segmento de precios la Evoque de Land Rover, sin olvidarnos de la japonesa Acura con la RDX, o la estadounidense Cadillac XT5 y para que no pienses mucho en las especificaciones de algunas de estas opciones, te ofrecemos una de las aplicaciones que Autocosmos brinda a sus usuarios y que pocos saben que existe, un comparador de precios, mira, da link aquí y revisa modelo por modelo que compite con XC60.

 

Volvo XC60 2018 a prueba

¿Qué opinas? Cuéntanos