Prueba de Manejo

Suzuki Vitara 2016 a prueba

Probamos este nuevo integrante de la firma nipona.

Suzuki Vitara 2016 a prueba

Antecedentes

Este es el Suzuki Vitara 2016, un crossover subcompacto que llega a nuestro país al mismo tiempo que la marca japonesa celebra 10 años en México.

Esta camioneta viene a competir directamente contra Chevrolet Trax y Honda HR-V, las más vendidas. Otros contendientes son Nissan Juke y Ford Ecosport entre otros.

Viene a situarse entre el Grand Vitara y el S-Cross, porque lo que en ningún momento sustituye al primero.  La versión que estamos probando es la Suzuki Vitara GLX Automática All-Grip, es la más equipada, y se distingue porque es la única que cuenta con tracción integral.

Precio: $349,900 pesos.

Diseño

Lo primero que nos llama la atención por supuesto es la apariencia que ostenta, la cual es muy atractiva y moderna. De acuerdo con la firma se ofrecen hasta 60 opciones diferentes de personalización, entre ellos se incluye la carrocería dos tonos, tipo de rines, interiores y dos paquetes estéticos, uno llamado Rugged con apariencia más aventurera, que cuenta con insertos de plástico en color negro y skid plate en fascias; otro denominado Urban con estilo más deportivo, posee alerón trasero como protectores en puertas color aluminio.

Mecánica y tren motriz

Porta un motor de 1.6 L  de cuatro cilindros que erogan 118 equinos y 115 Lb-pie de torque. La transmisión es automática de seis cambios con modo manual, cuenta con palanca de cambios para facilitar dicha acción.

Hablando de seguridad es de lo más completa ofrece siete bolsas de aire, ABS y ESP –desde la versión de entrada. Para las versiones GLX –las más equipadas- se cuenta con cámara de reversa. Cabe aclarar que en el rubro de protección es de las mejores, pues obtuvo cinco estrellas en las pruebas de choque de la Euro NCAP.

Interior y equipamiento

Viene de lo más completa en cuanto equipamiento, por mencionar lo más destacable están: apertura y arranque presencial, aire acondicionado automático –no es bizona. Techo panorámico de 560 mm de largo por 800 mm de ancho – es el más grande del segmento y un sistema de infoentretenimiento con pantalla táctil de 7” de lo más completo y fácil de usar, pues se divide en cuatro partes, cada uno dedicado a una función específica. Uno para el radio, otro para el navegador, un tercero para las funciones del teléfono y otro para la vinculación de un smartphone. El dispositivo cuenta con la función de Mirror Link que despliega la información de nuestro celular y que trae compatibilidad con Apple Carplay entre otros.

La marca queriendo dar un toque único colocó un reloj justo al centro de la consola, se ve llamativo, pero la calidad del mismo nos desagradó le hubieran invertido un poquito en ofrecer algo mejor por el precio que se está pagando.

El diseño como combinación de rojo con negro –en nuestra unidad de prueba- nos gusta; no obstante la calidad de los plásticos es muy mala, se siente y se ve corriente. La mezcla de dos colores en la consola como tablero, se traslada al volante, ahí tenemos un inserto en plástico de tono rojo que empata a la perfección.

Por otro lado las vestiduras –piel sintética en asientos- se aprecian muy bien, le dan un toque único las costuras en color blanco.

La habitabilidad es para cuatro pasajeros; sin embargo un quinto podría viajar aunque ya iría un poco justo.

La capacidad de la cajuela es de 375 Litros, pero si abatimos los asientos el espacio casi se duplica ofreciendo 710 litros.

Manejo

Algo que nos gustó de entrada en este vehículo por supuesto es la buena aceleración que ofrece, pues al pisar el acelerador responde de maravilla. Esto es posible gracias a que es la más ligera del segmento con sólo 1,120 Kg -191 Kg menos que la Trax, la relación peso-potencia es de lo mejor, esos 118 caballos se hacen sentir muy bien al acelerar y rebasar con facilidad. Es de lo más ágil.

Por otra parte durante el tiempo que la tuvimos a prueba nos otorgó un rendimiento de 17 Km/l, un número muy bueno ahora con los precios tan elevados del combustible.

Por otra parte como comentábamos anteriormente esta versión consta de tracción integral y nos ofrece cuatro modos de manejo: auto, snow, mud-lock como sport. En este último al accionarlo, la camioneta responde mucho mejor al acelerar, los cambios son más cortos y es realmente briosa, nos gusta cómo se comporta pues se nota la favorable potencia del motor.

Hablando de la suspensión, ésta es algo rígida pero para nada afecta la absorción de topes o baches, al contrario trabaja bien y otorga una buena estabilidad. La dirección es suave, se siente aceptable y retroalimenta a la perfección.

Conclusión

En general es un vehículo que nos gusta mucha, la rigidez estructural y calidad de ensamble es muy buena. Nos gusta la sensación como el desempeño que entrega al volante. Sus virtudes por supuesto el diseño como el equipamiento. Los peros,  calidad de plásticos y el reloj antes mencionado.  Una buena elección por si deseas una camioneta subcompacta; si no estás convencido o convencida por una Chevrolet Trax, aunque a nosotros nos gusta más la Honda H-RV como producto en general, aunque reconocemos que esta Suzuki Vitara se la lleva de calle en cuestión de seguridad. 

Jorge Blancarte recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos