Prueba de Manejo

Honda XR 150 L 2015 a prueba

Una moto doble propósito, económica y para la ciudad

Honda XR 150 L 2015 a prueba

Antecedentes

La Honda XR 150 L es una evolución de la motocicleta del mismo nombre pero con el número 125 que ahora está ensamblada en la planta de la marca en el Salto, Jalisco en una muy pequeña línea de producción. En nuestro país seguirá conviviendo con la versión de motor más pequeña para atender a distintos niveles del segmento.

Ya es una moto exitosa pues Honda ha vendido –de la versión 125cc- más de 170,000 unidades en todo el mundo.

Se trata de una moto doble propósito sí, pero que está más bien pensada para su uso citadino todos los días. Es bastante económica y la encontramos en tres diferentes colores: blanco, negro y rojo.

 

Precio: $30,900 pesos

 

Características técnicas y mecánicas

El motor es 25cc más grande que en el modelo anterior para quedar en 150cc. Se trata de un mono cilíndrico de cuatro tiempos, carburado, con árbol de levas a la cabeza sencillo y dos válvulas. Produce 12.3 Hp y 10 lb-pie que si bien no suenan mucho, en realidad son suficientes para mover esta moto de 129 Kg respetablemente bien. La transmisión es manual de cinco velocidades que lleva la potencia y torque del motor a la llanta mediante una cadena dentada.

Para arrancarla se puede hacer mediante el botón de la marcha eléctrica pero algo muy práctico es que añade el arranque de patada, por si te llegas a quedar sin batería.

Las suspensiones son de horquilla telescópica adelante y de brazo basculante con amortiguador central atrás con un recorrido de 163mm y 152mm respectivamente.

El tanque de combustible tiene una capacidad de 12L mientras que la velocidad máxima está cercana a los 120 Km/h.

 

Confort

La altura de la moto parece bastante más de lo que es pero cuando te sientas en ella, la suspensión baja considerablemente. El asiento está a 825mm del piso y la posición de manejo es bastante erguida así que podemos decir que sería una muy buena moto para un principiante.

El equipamiento es muy sencillo pues hasta para regresar el odómetro hay que girar una perilla manualmente hasta que quede en ceros. Cuenta con una parrilla en la parte trasera que sirve para cargar cosas y para que el acompañante pueda detenerse y viajar más cómodo. Fuera de esto, prácticamente lo que ves es lo que trae. El tablero cuenta con un velocímetro análogo del lado izquierdo y del lado opuesto están los indicadores de las direccionales, las luces altas y el de neutral.

 

Manejo

El pequeño motor de 150cc empuja con buen torque en la parte inicial, esto habla muy bien del escalonamiento de la transmisión. El torque y potencia se van desvaneciendo conforme suben más las revoluciones pero con todo y todo, un poco de juego con los cambios puede darte la potencia que necesitas. Eso sí, no esperes una moto muy rápida.

Para arrancarla en las mañanas definitivamente tienes que hacer uso del ahogador del carburador, sino es prácticamente imposible que empiece a funcionar el motor. Esto se realiza mediante una manivela a un costado del carburador y una vez que el motor está en ritmo, se le puede quitar para finalmente avanzar. Si no estás acostumbrado a este tipo de sistemas de admisión de combustible, puede que salgas con el ahogador puesto para darte cuenta unos metros más delante de que la moto está frenada, debo de reconocer con bastante pena que nos pasó un par de veces.

Los frenos responden muy bien tanto atrás como adelante y hasta están sobrados para una moto tan ligera. Eso sí, la suavidad de la suspensión –una maravilla para la ciudad y la terracería- afecta la sensación de los frenos ya que se “clava” mucho al exigirle al sistema hidráulico.

El uso al que está dirigido se nota y es que es sumamente fácil de mover, cambia de dirección rápido y responde en baja, haciéndola realmente ágil en el tránsito citadino de todos los días.

La posición nos pareció muy ergonómica y a pesar de tener un asiento muy delgado, es muy cómodo y acolchado, permitiéndonos pasar bastante tiempo a bordo sin cansarnos.

 

Conclusión

La Honda XR 150 L nos pareció un producto muy bien pensado y realizado en todos los sentidos. Es eficiente, sumamente cómoda y seguramente también será confiable, como lo han sido en general los productos de la marca japonesa. El motor tiene buena potencia para su uso intencionado y el ensamble es de excelente calidad. Sólo algunos plásticos creemos que no aguantarán mucho tiempo pero en general se siente un producto de calidad.

Lo que no estamos muy seguros es del precio, ya que no es de las opciones más baratas a pesar de armarse en nuestro país. Fuera de esto, creemos que es una muy buena moto en el segmento bajo del mercado.

 

 

Honda XR 150 L 2015 a prueba

Héctor Mañón recomienda

Cuéntanos que opinas