Motos

BMW F800 GS 2016 a prueba

Manejamos la moto más vendida de BMW Motorrad en México que recibió actualizaciones para este año modelo

BMW F800 GS 2016 a prueba

Antecedentes

La F800 GS se ha mantenido como la opción más práctica para quienes buscan una moto de doble propósito de la marca bávara y no quieren tener que lidiar con su hermana más grande, la R1200 GS que con el motor bóxer es más difícil de maniobrar en el tránsito citadino. Más abajo encontramos la F700 GS que es ligeramente más baja de altura y el asiento más ancho pero con un poco menos de potencia. De esta forma la 800 GS promete gran practicidad para todos los días y buen desempeño para las salidas de fin de semana a carretera y enduro.

Para este año modelo 2016, las dos GS pequeñas recibieron actualizaciones estéticas y de equipamiento. En la moto que nos tocó probar ahora por ejemplo, encontramos nuevas tapas del radiador en los costados con un acabado que simula el galvanizado, salpicadera con entradas de aire diferentes y rediseño de la cubierta del tanque –que en realidad es el tanque de aceite y donde se sitúa la batería pues en estas GSs, el depósito de gasolina está ubicado en la parte de abajo del asiento y hacia atrás para bajar el centro de gravedad.

El precio para este BMW F800 GS 2016 empieza en los $190,800 pesos, pero si quieres que tenga todo el equipamiento que incluye la suspensión electrónicamente ajustable y control de tracción, aumenta considerablemente.

 

Precio: $210,200 pesos

 

Características técnicas y mecánicas

Los cambios mecánicos para este modelo 2016 se limitan a las opciones que le puedes poner como el Dynamic ESA y los modos de manejo que son dos: Enduro y Road. Fuera de esto, encontramos el mismo motor de dos cilindros en línea de 798cc enfriado por líquido que produce 85 Hp a 7,5000 revoluciones por minuto y 61 Lb-pie de torque a 5,750 revoluciones. Éste es engrasado por cárter seco y cuenta con dos árboles de levas y dos válvulas por cilindro. La transmisión es la misma manual de seis relaciones con entrega final de cadena.

En cuanto a las suspensiones, encontramos una horquilla telescópica invertida adelante mientras que atrás, un basculante doble con amortiguador de precarga ajustable. El recorrido es de 230mm y 215 mm respectivamente, lo que le da un buen uso para fuera del camino.

Los frenos son de disco doble en la parte delantera de 300mm y atrás es un solo disco de 265mm, ambos con ABS como es tradición en la marca bávara.

 

Confort

La posición de manejo es completamente erguida, con los posa pies completamente paralelos a la cadera y un manillar alto y recto que facilita el poder pararse sobre los posa pies cuando el camino se torna agresivo. Además, gracias a esto tenemos una visión muy periférica de todo lo que sucede alrededor nuestro.

El parabrisas frontal es bajo y prácticamente no funciona para detener el viento, para eso existen muchas opciones de aftermarket que ayudan a protegernos.

Hablando del equipamiento, encontramos amenidades que se agradecen como los puños calefactables en dos etapas y la computadora de viaje con dos odómetros reiniciables, termómetro y consumo promedio de combustible.

El cuadro de instrumentos está formado por dos relojes análogos para el velocímetro y tacómetro y una pequeña pantalla LCD del lado derecho donde se muestra el reloj, la computadora de viaje, los modos de conducción y de la suspensión, la temperatura del agua del motor, la marca engranada y el nivel de combustible. Hablando de éste último, seguimos sin entender por qué BMW ha insistido en mantener la configuración de mostrar únicamente la mitad del tanque, es decir que nos dice si tenemos más de medio tanque y para abajo pero no para arriba.

Los controles son los mismos que encontramos en otros modelos de BMW, lo cual facilita mucho su uso pues una vez que te familiarizas con la ubicación de los mismos, se vuelve muy natural.

La altura respecto al piso es considerable, yo mido 1.74m y apenas alcanzaba a tocar el piso con las puntas de las botas estando completamente sentado en el asiento.

 

Manejo

Lo primero que nos llamó la atención definitivamente es la altura del asiento en esta F800 GS 2016, pues como vimos hace unas líneas, apenas y llegamos a tocar el piso. Claro que dentro de los cambios para el modelo 2016, encontramos asientos de menor altura y una suspensión más baja como opciones para que no tengas pretexto y puedas subir sin importar tu altura. 

Los cambios también incluyen controles nuevos con los interruptores para seleccionar los modos de manejo –que modifican el control de tracción nada más- y en el caso de esta moto que probamos, los de la suspensión Dynamic ESA con la que podemos elegir entre tres niveles de amortiguación: confort, normal y sport. La verdad es que probamos los tres niveles y no sentimos prácticamente diferencia entre cada uno, o por lo menos no como en la R 1200 GS por ejemplo.

La respuesta del acelerador es excelente desde la parte baja del tacómetro y hasta las 8,500 rpm en las que inicia la zona roja. El escalonamiento de la transmisión se nota orientado al uso fuera del camino pues es súper corta pero gracias a que tiene seis cambios, cuando circulamos en carretera no se llega a quedar corta, permitiéndonos rebasar fácilmente los 200 Km/h.

La probamos tanto en carretera, ciudad y terracerías con lodo y piedras, y la verdad es que nos gustó mucho la experiencia. En ciudad resulta bastante práctica, nada más que sí encontramos el control de tracción muy intrusivo para algunas maniobras, así que la dejamos en modo Enduro desde el segundo día. En carretera se siente bien compuesta, tal vez lo único que sí llegamos a sentir es cierta resistencia a inclinarse pero una vez que te acostumbras a mover un poco más los brazos para accionar el manillar y a que los cambios de dirección no son tan rápidos como en otras motos –contando la R 1200GS, se pueden lograr cosas interesantes.

Definitivamente su fuerte es la dualidad que ofrece para todo tipo de terrenos y si te preocupa que tanto el ABS como el control de tracción son intrusivos, también los puedes desactivar para entregar un manejo más crudo y libre.

Ahora, hablando de las cosas que no nos gustaron al conducirla, está el asiento que si bien es muy angosto para facilitar el movimiento del cuerpo en el enduro, después de poco tiempo llega a cansar, además que es sumamente duro, al igual que la suspensión inclusive en el modo más suave, complicando el confort en viajes largos.

 

Conclusión

La BMW F800 GS 2016 es una muy buena moto, muy completa para quienes gustan de un poco de aventura fuera del camino, practicidad en el día a día y divertirse en carretera. No es perfecta como descubrimos en nuestra prueba pero con estos cambios para el modelo 2016 luce mucho más moderna y apegada al lenguaje de diseño impuesto por la nueva generación de su moto insignia, la R1200 GS. Ahora que si nos preguntan a nosotros, nos ahorrábamos los extras como la suspensión electrónica y el control de tracción que no sentimos hagan mucha diferencia en el manejo pero sí en el bolsillo.

ónica y el control de tracción que no sentimos hagan mucha diferencia en el manejo pero sí en el bolsillo.

 

 

Probamos la BMW F800 GS 2016

Héctor Mañón recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos