Prueba de Manejo

Lincoln Navigator 2015 a prueba

Manejamos la renovación de este SUV de lujo

Lincoln Navigator 2015 a prueba

Antecedentes

La Lincoln Navigator siempre ha sido la versión de lujo de la Ford Expedition, de hecho comparten muchos elementos internos y mecánicos, al igual que la Expedition que se renovó para este año modelo 2015 y que ya pudimos probar, ahora fue el turno de la actualización de la Navigator.

El nuevo frente es más apegado a lo que encontramos a los más recientes modelos de la marca americana como el MKC y el MKZ, con el par de parrillas “aladas” al centro mientras que en la parte trasera, también encontramos un rasgo característico de los Lincoln actuales, las calaveras unidas que si bien le dan un toque más moderno, también le hacen lucir muy parecida a la Dodge Durango.

Lincoln de México ofrece cuatro versiones de la misma, dos en su configuración corta y dos en la larga con nombres Select y Reserve en ambas. La que tuvimos a prueba fue la versión tope de gama llamada Lincoln Navigator Reserve L 2015.

 

Precio: $1,051,000 pesos

 

Características técnicas y mecánicas

Al igual que su hermana menor, la Ford Expedition 2015, para esta renovación lo que más destaca es la sustitución del motor V8 por el V6 de 3.5L EcoBoost que es sobre alimentado por dos turbos para entregar una potencia de 380 Hp y un torque de 460 Lb-pie (25 Hp y 40 lb-pie más que en la Expedition 2015).

La transmisión se mantiene igual, la automática tradicional de seis relaciones con una gran capacidad de arrastre (3,855 Kg) y modo manual mediante los botones a un costado de la palanca selectora.

A diferencia de la Expedition, todas las versiones de Lincoln Navigator 2015 cuentan con el sistema de tracción integral 4WD con el cual se gana agarre en las curvas y un poco de acción fuera del camino, aunque de todas formas no veremos muchas de estas camionetas haciendo offroad. Para cambiar entre los modos de tracción sencilla e integral se puede hacer mediante los botones colocados en la parte baja de la consola central.

En el tema de seguridad, encontramos que cuenta con bolsas de aire para conductor y pasajero, laterales y de cortina que en total nos da seis, la protección máxima en este tipo de SUVs. Además tenemos alerta de punto ciego, alerta de tráfico transversal para prevenir accidentes; asistente de arranque en pendientes, control de estabilidad, control de tracción y ABS.

La suspensión es independiente en las cuatro esquinas, además de ser adaptativa y auto nivelante dependiendo de la carga en la parte de atrás.

 

Confort

El interior para este modelo 2015 también sufrió algunas mejoras como la inclusión del sistema de info-entretenimiento llamado MyLincoln Touch que consta de una pantalla sensible al tacto en el centro del tablero que es de ocho pulgadas y un par de pantallas a los costados del velocímetro dentro del clúster de instrumentos. En dichas pantallas se puede observar y controlar todo lo referente con el sistema de audio (firmado por THX y con 14 bocinas), entradas Bluetooth, USB y auxiliar, además del sistema de navegación, control de clima automático de tres zonas y el teléfono.

Los materiales también han mejorado y encontramos una piel de mejor calidad, además ésta llega hasta el tablero en la versiones Reserve.

Hablando del espacio interior, la Navigator cumple muy bien su cometido, además no nos cansaremos de decir que la tercera fila en la Expedition/Navigator es la más cómoda y práctica para adultos ya que permite que los que viajan en esta posición, puedan meter los pies debajo de la segunda fila de asientos. Al ser la versión Navigator L, además cuenta con una cajuela de mayor tamaño que la normal.

Los asientos delanteros –de conductor y pasajero- cuentan con ajuste eléctrico de 10 posiciones, además de calefacción y enfriador internos para hacer de los viajes más cómodos.

La segunda (en el caso de la versión consta de dos asientos independientes) y tercera fila se pueden abatir para tener un área gigante de carga, la tercera se guarda mediante unos botones en la cajuela y el mecanismo es eléctrico.

Finalmente para el entretenimiento de los que viajan en la parte trasera, al Lincoln Navigator 2015 incluye un par de pantallas colocadas en la parte trasera de las cabeceras delanteras en las que se puede reproducir DVDs o Blue Ray, cuenta con entradas USB y se incluyen también un par de controles remotos y sus respectivos audífonos inalámbricos.

En las versiones extendidas, además encontramos un sistema de administración de carga que consta de unos separadores colocados en la cajuela para acomodar mejor lo que pongamos dentro. Todas las versiones cuentan con apertura eléctrica de la cajuela a distancia o mediante el botón montado en la misma.

Lo que sí nos quedó a deber es en la sensación Premium del interior ya que tiene demasiadas similitudes con la Expedition, además de que tiene algunos elementos que la hacen ya ver vieja como las salidas del aire acondicionado que parecen más del siglo pasado que de un SUV de lujo del año 2015.

Algo más de lo que nos queremos quejar es que la llave, al igual que en la Expedition- es de presencia para encender el motor pero no para abrir las puertas. Creemos que esto es inaceptable en un vehículo de más de un millón de pesos, sobre todo cuando las nuevas generaciones de subcompactos y compactos ya lo ofrecen de serie.

 

Manejo

La Lincoln Navigator 2015 es un vehículo de proporciones bastante grandes, estamos hablando de un SUV grande de 5.6m de largo, 1.98m de alto y 2m de ancho (sin espejos) y con un peso de 3.5 toneladas. Vaya, ¡hasta los rines de 22 pulgadas se ven pequeños! Así que no es tarea fácil maniobrar en una ciudad grande como la Ciudad de México o inclusive encontrar lugar para estacionarse. Aun así, los espejos tienen un tamaño adecuado y la visibilidad de las grandes ventanas ayuda, finalmente tenemos la cámara de reversa que facilita enormemente los movimientos hacia atrás.

Una vez dicho esto, el motor entrega un excelente torque, además de que lo hace desde la parte baja del tacómetro. La diferencia contra la Expedition en aumento de potencia y torque son imperceptibles, creemos que es por el aumento de peso en equipamiento y el claro, el sistema de tracción integral.

La dirección es extremadamente suave, como en los sedanes viejos americanos donde el volante se podía mover con la fuerza de un dedo, sólo que definitivamente entrega más retroalimentación que estos. La suspensión es súper cómoda, no nos podemos quejar en ese sentido, sólo que definitivamente en una zona de muchos baches, se siente cómo “lanchea” cuando la suspensión entra en una frecuencia continua.

En general es un vehículo muy pesado, con una estructura que no es reciente pero que con los cambios mecánicos se ha logrado mantener vigente. Esto se nota en el consumo de combustible pues si bien te va puedes exprimirle 5 Km/l en ciudad y hasta 6 en carretera. Probablemente no veas reflejado tan fácil este bajo consumo en la aguja del tanque de combustible por que el tanque es de unos impresionantes ¡126 L! pero definitivamente lo verás reflejado en tu cartera.

Los asientos son cómodos y encontrar la posición de manejo fue fácil gracias a todos los ajustes eléctricos del asiento, volante y pedales. Definitivamente los viajes largos son su fuerte.

A simple vista pareciera no tener estos modos de manejo que tanto están de moda en los autos modernos, pero si nos metemos en el menú del MyLincoln Touch con los controles del volante, descubrimos que tiene un modo Confort, Normal y Sport que afectan el comportamiento de la transmisión y de la suspensión. Una vez más, nuestra queja es que no están fáciles de encontrar.

 

Conclusión

La Lincoln Navigator 2015 se ha quedado un poco atrás en el tema de vanguardia y diseño pero gracias a la actualización de la parte mecánica y a que definitivamente no hay mejor tercera fila de asientos en sus similares, se mantiene bastante bien al frente de la competencia. Eso sí, no esperes una experiencia tan Premium como en la Cadilllac Escalade equivalente por ejemplo.

El precio es inferior al de sus rivales pero de todas formas nos parece que se ha venido quedando atrás en cuanto a diseño y sensación de lujo y por ende creemos que el precio de todas formas está elevado para lo que ofrece. Nos quedamos con la sensación de que en lugar de ser un vehículo completamente distinto a la Expedition, se trata solamente de una versión un poco más lujosa de la misma.

Probamos la Lincoln Navigator 2015

Héctor Mañón recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos