Autos ecológicos

Manejamos en Suiza el nuevo Volkswagen GTE 2015

El primer plug-in hybrid de la marca alemana y tercer Golf de la familia GT

Manejamos en Suiza el nuevo Volkswagen GTE 2015

Zurich, Suiza. No es nuevo para nadie que Volkswagen es el mayor fabricante de Europa y que al parecer es inminente su ascenso como el más grande a nivel global.

Teniendo lo anterior en mente, resulta prácticamente obvio que se encuentre analizando y desarrollando diversas tecnologías alternativas a los tradicionales motores de combustión interna, y más evidente aún resulta que el primer modelo en ofrecer estos nuevos sistemas sea su vehículo más emblemático, el Golf que dicho sea de paso acaba de cumplir 40 años. El hatch compacto cuya séptima generación se acaba de presentar en nuestro país mediante versiones con motor de 1.4 litros para el Golf y 2.0 litros para el Golf GTI (ya probados por Autocosmos.com), ambos turbos y con transmisiones de doble clutch es apenas la punta de lanza en la estrategia de la marca. Más recientemente este año viajamos a Berlín para conocer el totalmente eléctrico E-Golf y no podemos dejar de mencionar variantes con motor a diésel, incluyendo a la deportiva GTD.

Por si fuera poco, Volkswagen nos ha dejado saber que también se encuentra trabajando con sistemas de propulsión a base de hidrógeno para este mismo vehículo.

Sin embargo, el día de hoy nos vamos a concentrar en el nuevo Golf GTE, el primer híbrido enchufable (mejor conocidos como Plug-in Hybrids) de VW, que como ya hemos mencionado antes, son estos híbridos de segunda generación que gracias a que se pueden recargar al conectarlos a un enchufe en la pared, pueden equipar baterías más grandes y capaces.

Esta característica hace que los plug-in hybrids ofrezcan lo mejor de ambos mundos, ya que se pueden utilizar en modo puramente eléctrico con autonomías bastante decorosas, pero montan mecánicas de combustión que permiten uso en carretera y para trayectos mucho más prolongados.

El Golf GTE emplea el ya conocido 1.4 litros TSI de 150 hp que se acopla a una transmisión de doble clutch DSG de seis velocidades que en su interior incorpora un motor eléctrico de 75 a 102 hp. El resultado es una potencia total de 205 hp y 258 lb-pie de torque (cifras muy cercanas a las del GTI), sin embargo lo más relevante es que Volkswagen anuncia rendimientos de hasta 66.67 km/l (cifra teórica y prácticamente inconseguible que vamos a explicar más adelante) y emisiones de C02 de 35 g/km.

Pero este nuevo exponente no podría llevar como prefijo las siglas GT si no tuviera credenciales deportivas, sin embargo un 0 – 100 km/h en 7.6 segundos y una velocidad máxima de 220 km/h son suficientes para convertirlo en el tercer Golf deportivo, acompañando a los ya conocidos GTI y GTD.

El VW Golf GTE ofrece cinco modos de conducción:

  • E-Mode: Modo 100% eléctrico que ofrece una autonomía de hasta 50 km y una velocidad máxima de 130 km/h. En un enchufe tradicional (220 volts en Europa) se carga en unas 3.5 horas, mientras que si el comprador adquiere el cargador especial el tiempo se reduce a un par.
     
  • GTE: Es aquí en donde se entrega el desempeño más deportivo que este vehículo es capaz de ofrecer, ambos motores trabajan en conjunto para ofrecer todo el torque y potencia que permiten aceleraciones y recuperaciones muy rápidas. La presencia del motor eléctrico le confiere al GTE una respuesta instantánea muy agradable, producto de la entrega instantánea de torque. Evidentemente al conducir en este modo, las buenas cifras de rendimiento desaparecen por completo.
     
  • Battery Hold: Este modo puede activarse automáticamente si al estar en E-Mode la carga de la batería cae demasiado o la temperatura exterior es demasiado baja. Aquí el GTE funciona como un híbrido común, el sistema busca mantener una carga media de la batería, por lo que el frenado regenerativo se activa y dependiendo de las situaciones los motores; eléctrico, gasolina o ambos funcionan de acuerdo a las necesidades del camino.
     
  • Battery Charge: Una modalidad muy poco eficiente para recargar la batería pero que puede resultar útil y nunca está de más tener, aquí el motor de combustión trabaja a mayor régimen de giro para además de mover el auto, recargar la batería. Según VW este modo permitiría al usuario llegar con buenos niveles de carga (si es que la batería no estaba bien cargada en primera instancia) a lugares en donde solo se puede circular con autos puramente eléctricos, un escenario que se está volviendo cada vez más común en Europa.
     
  • Hybrid Auto: En esta modalidad, el GTE gestiona la utilización de ambos motores para obtener el mejor rendimiento de combustible posible y en el que se puede obtener una autonomía total según cifras oficiales de hasta 940 km con un solo tanque.

Otros artilugios de los que se vale el GTE para poder entregar mejores consumos son la frenada regenerativa que se activa en modo Battery Hold o Battery Charge, cuando llevamos seleccionado en la palanca de cambios la D, el vehículo frena y regenera ligeramente, sin embargo existe una posición B, en donde la frenada regenerativa es tan fuerte, que incluso si se guardan las distancias adecuadas, no es necesario oprimir el pedal de freno. Adicionalmente tenemos la función Coasting, que podríamos traducir como navegando que desacopla la transmisión al conducir en carretera, para aprovechar al máximo la inercia.   

Regresando a esa cifra de rendimiento de 66.67 km/l, resulta que se obtiene de promediar en ciclo combinado el rango eléctrico (50 km) con el consumo puramente híbrido (22 km/l), por lo que en condiciones reales el GTE debiera entregar números excelentes, sin llegar a ese optimista 66.67 km/l.

Pasando al apartado estético, el GTE se diferencia del resto de la gama por la utilización de color azul en aquellos elementos distintivos que en el GTI son rojos como las pinzas de frenos y algunas líneas en la parte frontal, en el interior las vestiduras clásicas de diseño escocés también presentan color azul en lugar de rojo, mientras que los pespuntes del volante y palanca de cambios son también azules.

Por lo que hace al equipamiento, el GTE ofrece prácticamente de todo, destacando la gran pantalla táctil en consola central, cámara de reversa, asistente de estacionamiento, navegador y climatizador de dos zonas, entre otros.

Volkswagen no tiene planes de comercializar el GTE en nuestro mercado de momento, aunque no hay que descartarlo del todo.

 

Manejamos el Volkswagen Golf GTE en Suiza

Rubén Hoyo recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos