Prueba de Manejo

Nissan Juke 2014 a prueba

Con algunos años encima, este crossover subcompacto se mantiene vigente en el mercado mexicano

Nissan Juke 2014 a prueba

Antecedentes

El Nissan Juke se presentó en 2011 como modelo 2012 y de hecho tuvimos oportunidad de manejarlo durante el lanzamiento mundial del mismo en Vancouver, Canadá varios meses antes de su arribo a nuestro mercado. Nos dejó muy satisfechos tanto mecánicamente como en diseño, siendo este último rubro enteramente relativo a los gustos de cada quien.

Desde que se lanzó ha desatado polémica pues sin duda el diseño es muy revolucionario, con un frente en el que las luces se dividen de forma distinta a lo que estamos acostumbrados con las principales siendo las de en medio (verticalmente hablando), los cuartos en la parte de arriba en el cofre y las de niebla en la parte más baja de la fascia. Atrás encontramos elementos como las calaveras las cuales fueron inspiradas en el deportivo 370Z y es que a pesar de ser un crossover, también tiene aspiraciones deportivas.

En 2013 tuvo un muy ligero rediseño –sobre todo interior- para mantenerlo fresco y finalmente para este 2014 estrena una versión tope denominada Midnight Edition con aplicaciones extras como el alerón trasero, rines y tapas de los espejos laterales en negro para la parte exterior, una nueva pantalla sensible al tacto desde la cual se controla todo el sistema de info-entretenimiento y la navegación para el interior, además del acceso y arranque con llave de presencia. Esta nueva versión es la que nos atañe en nuestra prueba y detallaremos más adelante

Precio Nissan Juke Midnight Edition: $359,300 pesos

Características técnicas y mecánicas

Podemos decir que actualmente, el Nissan Juke es el producto más avanzado tecnológicamente hablando (en cuanto a motores de combustión interna pues ahora ya puedes comprar el LEAF que es 100% eléctrico) que vende Nissan en México. Decimos esto porque a pesar de ser un pequeño crossover con un motor de cuatro cilindros, éste cuenta con la sobrealimentación de un turbo, es de 1.6L de capacidad y le suman los sistemas de inyección directa y apertura variable de válvulas para que así entregue 188 Hp y 177 Lb-pie de torque, que si lo comparamos contra la competencia son bastantes.

Pero no termina ahí ya que la transmisión es una CVT (o continuamente variable) –aunque también está disponible una manual de seis velocidades, una combinación que no encontramos en ningún otro producto por lo menos en México (transmisión CVT y motor turbo).

La tracción se manda a las cuatro ruedas mediante un sistema vectorial el cual puede mandar –si así se requiere, toda la tracción a una sola llanta, logrando así el mejor agarre sin importar la situación en la que te encuentres.

La dirección es eléctricamente asistida, para no restarle fuerza al motor cuando gira.

Finalmente en cuanto a seguridad, encontramos todas las asistencias disponibles como el ABS (frenos de disco en las cuatro ruedas), la distribución electrónica de la fuerza de frenado EBD, asistencia de frenado de emergencia BA y control dinámico del vehículo VDC (que abarca el control de tracción y de estabilidad en uno mismo). Todo esto se suma a las seis bolsas de aire, cinturones de tres puntos con pretensores en todas las plazas y las zonas de deformación de la carrocería que le han otorgado la calificación de Top Safety Pick por parte del IIHS (Insurance Institute for Highway Safety) en Estados Unidos.

 

Confort

Puertas adentro, la excentricidad del diseño exterior continúa, pero ahora sí se nota que el producto lo fábrica Nissan ya que muchos de los componentes como palancas e interruptores son los que utiliza la marca en varios de sus modelos. La calidad de los plásticos no es la mejor ya que sí se notan brillosos y duros en algunas partes.

Dejando esto fuera, hay que reconocer que el ensamble sí es otra cosa y que detalles como la tela del interior de las puertas en color rojo, el clúster de instrumentos y manijas de las puertas redondas le da un toque muy especial al interior.

Algo que nos llama mucho la atención de este modelo es el control de clima (automático de una zona) que comparte los mismos controles, botones, pantalla y perillas con el selector del modo de conducción. Esto es algo que no hemos visto en ningún otro auto hasta ahora ya que al oprimir un botón, todo el módulo cambia –sí hasta los botones- entre los controles del aire acondicionado y los del modo de conducción, ¡como si fuera magia!

El equipamiento es bastante bueno, con amenidades como los asientos de piel, luces automáticas, aire acondicionado automático, computadora de viaje, sistema de sonido con AM/FM/CD/Auxiliar/MP3/, GPS, acceso y arranque con llave de presencia, control de velocidad crucero, controles de audio en el volante, conexión Bluetooth para el teléfono, quemacocos y tomacorrientes de 12v. Aunque eso sí, extrañamos la función de Bluetooth audio que creemos es básica hoy en día en un producto de este rango de precios.

En la parte trasera la verdad es que goza de buen espacio para que dos ocupantes viajen cómodamente, solamente que el tamaño de las ventas es muy reducido, esto le da la sensación de poca amplitud aunque en realidad si la tenga.

Con un largo de 4.135m, el espacio está bastante bien aprovechado para los ocupantes pero la cajuela es muy reducida. Ésta podría tener más profundidad y así ganar más espacio para carga pero recordemos que ahí es donde se encuentra el diferencial trasero, mermando significativamente el volumen de la cajuela.

 

Manejo

Hasta este punto hemos detallado todos los aspectos de tecnología, confort y espacio interior del Juke pero donde realmente se separa de la competencia es en el manejo.

Gracias al motor DIG-T de 1.6L, los 188 Hp y 177 lb-pie que produce, la respuesta de la transmisión CVT es muy buena, con sólo un poco de lag al principio pero una entrega de poder bastante pareja una vez superado ese momento y todavía mejora más cuando el motor entra en temperatura.

Líneas antes comentábamos a cerca de los modos de manejo y es que mediante el “clúster mágico” que detallamos arriba, el usuario puede elegir entre tres modos que modifican la respuesta del acelerador, la transmisión y la dirección. El primero es el modo ECO, el cual está completamente orientado a entregar el mejor consumo de combustible. El segundo es Normal, el cual balancea la entrega de poder con un consumo aceptable y finalmente el modo Sport, el cual está destinado a exprimir todos los 188 Hp y mandarlos lo más rápidamente la suelo.

Lo sorprendente es que inclusive en el modo ECO la respuesta del acelerador es muy buena, convirtiéndolo en nuestro modo predilecto al iniciar nuestros trayectos y el Sport para cuando queríamos un poco de diversión al volante.

La dirección a pesar de ser eléctricamente asistida nos gustó y gracias a la suspensión que ofrece muy buen nivel de agarre y frenos que se sienten suficientes para un auto de este peso (1,739 Kg) resulta muy entretenido de manejar cuando el camino se torna sinuoso o cuando alguna “camioneta” quiere imponer el poderío de seis cilindros y se encuentran contra un rival muy fuerte.

En situaciones normales de tránsito es cómodo, con una suspensión relajada, una caja suave, buena insonorización del interior y sobre todo un tamaño muy maniobrable.

 

Conclusión

El Nissan Juke 2014 es un producto que creemos está muy bien balanceado. Es dinámicamente superior a prácticamente cualquier crossover subcompacto que se le ponga enfrente, está bien ensamblado y el equipamiento va de acuerdo a lo que se está pagando por él.

Es cierto que nos gustarían mejores plásticos interiores pero tampoco creemos que sea un factor importante como para desecharlo de entre las opciones de compra del segmento.

De hecho lo único de lo que sí nos podríamos quejar amargamente es de la pantalla sensible al tacto desde la que se controla todo lo relacionado al sistema de audio, Bluetooth y la navegación, ésta es de respuesta lenta y la interfaz es demasiado complicada y confusa. Fuera de esto, el Juke está dentro de nuestros crossover subcompactos preferidos y podríamos apostar que si el exterior no te termina de convencer, el manejarlo sí lo hará.

 

 

Héctor Mañón recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos