Prueba de Manejo

Arrancones nocturnos de cuarto de milla en Centro Dinámico Pegaso

Vivimos de cerca la experiencia de los arrancones de ¼ milla organizados en un ambiente controlado

Arrancones nocturnos de cuarto de milla en Centro Dinámico Pegaso

Todo amante de los autos gusta de experimentar la aceleración que un deportivo ofrece, pero muchas veces resulta complicado hacerlo en la calle o una carretera, así que para eliminar la necesidad de hacerlo de manera ilegal (hay muchas carreras clandestinas en México que normalmente terminan mal), Centro Dinámico Pegaso presentó esta iniciativa en la que cualquiera puede entrar con su automóvil y probarlo en la pista de arrancones profesional que crearon.

Quisimos investigar de qué se trata todo esto, así que recurrimos a un arma potente, ni más ni menos que el Ford Mustang Shelby GT500 2013 con más de 660Hp y 631 Lb-pie de torque y fuimos a la pista.

La dinámica empieza las 7:00 pm, se abren las puertas y los autos entran después de pagar $500 pesos por auto en los que se incluyen dos pilotos. Para los acompañantes o espectadores, al cuota es de $80.

Una vez que los oficiales de pista inspeccionaron los dos carriles puedes formarte y hacer tu primera pasada. Cuando nosotros fuimos, estaba un poco húmeda la pista así que dejamos el control de tracción y de estabilidad conectados. Nuestra primera pasada fue realmente patética, uno podría pensar que no tiene mucho chiste arrancar rápido y hacer los cambios, pero con 662 Hp y 631 Lb-pie, el control de tracción no ayuda y las llantas patinaron incluso cuando metimos tercera.

Cuando llegas al final de la pista, recorres un pequeño circuito para llegar a la tienda donde te entregan los tiempos. Las computadoras y máquinas del Centro Dinámico Pegaso, te entregan una buena cantidad de información como el tiempo de reacción (lo que te tardas en arrancar después de que se puso la luz en verde), el tiempo a los 20m, la velocidad final y el tiempo en el que recorriste los 400m (1/4 milla).

Durante las pasadas siguientes nos pusimos contra autos similares con sólo platicar con los participantes y en un ambiente muy tranquilo y divertido.

Es realmente complicado salir a tiempo y sin “quemar” llanta ya que eso quita tiempo, además de que los cambios los tienes que realizar perfectamente para nunca perder potencia.

Poco a poco fuimos entendiendo la técnica y nuestros tiempos bajaban cada vez que corríamos pero no quisimos abusar mucho del coche ya que las llantas y el embrague pueden sufrir un desgaste considerable si no se tiene cuidado. Pudimos correr contra otros Mustang preparados con súpercargador, Camaros, Corvette, etc. pero lo que más nos sorprendió es que hay diversión para todos, desde algunos con Atos, Caribes modificados, Chevys, etc, etc. ya que aunque de una u otra forma sí es divertido estar junto a un auto parecido en potencia al tuyo, realmente la competencia es contra uno mismo.

Conforme fue avanzando la noche, llegaron autos todavía más preparados, con equipos de mecánicos y todo que aplastaron el récord que hasta ese momento teníamos.

Al final del día, logramos un tiempo nada despreciable de 13.890 segundos con un tiempo de reacción de 0.534seg, lo cual nos satisfizo y regresamos a casa sanos y salvos.

Los arrancones son adictivos y si no se hacen en un lugar cerrado sí son muy peligrosos, así que cuando volvamos a tener la necesidad de sentir la adrenalina, sin duda nuestra primera opción será ir al Centro Dinámico Pegaso para romper nuestro propio récord.

 

Si quieres conocer más sobre los arrancones nocturnos, te recomendamos que estés al pendiente de la página del Centro Dinámico Pegaso, así como en las redes sociales de Facebook y Twitter.

 

Héctor Mañón texto y fotos recomienda

Cuéntanos que opinas