Vende tu auto
Prueba de Manejo

Chrysler Pacifica Pinnacle 2022 a prueba, más lujo y amenidades siempre son bienvenidos

La minivan no solo es el mejor auto familiar, también es el mejor para uso ejecutivo

Chrysler Pacifica Pinnacle 2022 a prueba, más lujo y amenidades siempre son bienvenidos

Llega una minivan a la redacción y nuevamente nos hace caer en la afirmación de que son el mejor vehículo familiar que hay, punto. Sin embargo, en esta ocasión la cosa era algo distinta, se trataba de la Chrysler Pacifica Pinnacle, la versión más lujosa del monovolumen de la firma americana.

Aunque en Norteamérica, México incluido, la minivan fue quedando relegada y encasillada a un concepto de vehículo nada aspiracional y ciento por ciento funcional, en otras latitudes como Asia, las minivanes no solo son el vehículo familiar ideal, sino también el arquetipo de la transportación ejecutiva de lujo.

Leer: 3 increíbles minivanes que nos encantaría tener en México

La Pacifica Pinnacle de alguna manera busca atacar el segundo tipo de usuario, ya que si hablamos de espacio y practicidad, entrega lo mismo que la versión de acceso.

Chrysler Pacifica Pinnacle: Interior y equipamiento

Pero, la denominación Pinnacle significa que tenemos decoraciones en metal satinado, imitación madera, una consola central reconfigurada y con más capacidad de almacenamiento, así como lo más destacado los asientos forrados en cuero napa con costuras tipo diamante, que además, para las plazas centrales cuenta con unas increíbles almohadas forradas en dicho material y he de confesar, en más de una ocasión me pasó por la mente quedármelas y declararlas como objeto de un lamentable hurto. No me atreví y creo que ahora en perspectiva, me arrepiento un poco.

Bueno, regresando a la prueba de manejo de la Pacifica Pinnacle, la atmósfera en el interior es excelente, con elevada calidad de materiales y ensamble, así como gran cantidad de equipamiento de conveniencia. Está además muy bien insonorizada, el ajuste de suspensión es confortable y hay espacio de sobra. En la segunda fila de asientos se asemeja a un asiento de business class de vuelo trascontinental.

Por supuesto, en la tercera fila pueden viajar dos adultos de talla grande con excelente comodidad, a un grado tal que dudo bastante que la Wagoneer pueda equiparar.

Por otra parte, en cuanto a las amenidades no falta nada; climatizador automático multizona, techo panorámico, centro de entretenimiento para plazas traseras, cargador inalámbrico, calefacción y enfriamiento para asientos frontales y un inmenso etc.

El sistema de info – entretenimiento de 10.1” con interfaz Uconnect es fácil de utilizar, cuenta con compatibilidad con Apple Carplay y Android Auto, yo uso el segundo de los nombrados y aunque en general funciona muy bien, me sorprendió que el sistema no cuente con modo nocturno, entonces al llevar el mapa en la noche, la pantalla brilla tanto que termina por lastimar un poco la vista de los ocupantes delanteros.

Chrysler Pacifica Pinnacle: Manejo

Bajo el cofre encontramos la misma configuración mecánica, V6 Pentastar de 3.6 litros con 297 hp y 262 lb-pie de torque asociado a una transmisión automática de 9 velocidades muy mejorada tanto en suavidad de funcionamiento, como en velocidad de las transiciones.

El tren motor le va de maravilla a la minivan de Chrysler, se percibe sobrado, transmite esa seguridad de que cuando sea necesario, habrá capacidad de respuesta para recuperaciones y rebases.

Aunque el ajuste de la suspensión es muy orientado a la comodidad, la Pacifica va muy bien plantada y puede rodar a excelentes ritmos en carretera. Las minivanes siempre se manejaron bien gracias a sus enormes distancias entre ejes y bastante peso en el eje trasero, y aquí no es diferente, solamente que además, el binomio motor transmisión funcionan tan bien, que se siente más briosa de lo que normalmente son este tipo de vehículos.

Chrysler Pacifica Pinnacle: Conclusión

La Pacifica Pinnacle no hace más que reafirmar varias cosas que ya sabíamos, por espacio y comodidad, una minivan es simplemente superior a cualquier SUV que encuentres en el mercado, y explorar variantes con más lujo hace todo el sentido.

Sin embargo, creo que Chrysler jugó demasiado a la segura, pudieron haber configurado la versión Pinnacle como una opción de solo dos filas de asientos y más espacio para los ocupantes traseros que en la primera clase de Emirates.

Pudieron ser asientos que se convirtieran en cama, con un centro de entretenimiento del tamaño de la sala de tu casa, enfriador de botellas y tantas cosas más que hacen de las minivanes, el transporte predilecto de los ejecutivos asiáticos.

Como sea, así como está, sigue siendo el mejor vehículo familiar que hay, solamente que con algunos toques de más lujo.

Rubén Hoyo recomienda

Cuentanos que opinas