Vende tu auto
Novedades

Mazda Quikfix, descubre el servicio express de reparación de pintura para tu auto

Te platicamos a detalle todo lo que le hacen.

Mazda Quikfix, descubre el servicio express de reparación de pintura para tu auto

¿Tienes un Mazda y tienes un ligero rayón o abolladura? ¿te gusta consentir a tu auto y tenerlo como si fuera nuevo? Porque sabemos que te preocupa tu auto, en esta ocasión te damos todos los detalles del servicio Mazda Quickfix, el cual comprende reparar daños en la carrocería, ya sea de pintura o abolladuras (sin hojalatería) y que el área a reparar no sea mayor a 25 cm. El coche te lo entregan listo en no más de dos horas.

Revisa en esta nota todos los pasos, cómo reparan y sanan el daño, checa qué tecnología usan y cómo te entregan el auto.

1. Lavado del auto

Antes de comenzar a trabajar en tu auto, luego de que te lo reciben, pasan a lavarlo a profundidad para quitarle perfectamente la suciedad que traiga el coche, luego lo secan y lo trasladan a la cabina de QuickFix.

2. Protección del auto

Una vez limpio el auto, para evitar que se ensucie como protegerlo, se enmascara, se cubre con un plástico y sólo se deja al descubierto el área donde se va a trabajar, empapelando con cinta. El plástico que aquí se usa se vuelve a reusar para otras funciones y la cinta es biodegradable.

3. Detallado del daño y matizado

En esta etapa lo que se hace es quitar con una lija y una máquina el rayón en la pintura. La lija puede ser de diferente grosor y se aplica según cómo sea el daño. En este proceso se remueve la pintura y al mismo tiempo se cuida de no lastimar alrededor de la misma, lo que se busca es que quede uniforme. Luego con una fibra y agua, se matiza el daño como el área a pintar para remover el brillo de la pieza y al mismo tiempo cualquier impureza que haya dejado el proceso de lijado.

4. Muestreo e igualación del color de la carrocería

En esta etapa, un técnico especialista viene hacer un muestreo del color de la pintura y hacerle el ajuste correcto. Para esto se mide cómo se ve la pintura a aplicarse en una muestra, con luz artificial o con luz natural, esta luz se puede obtener con la ayuda de una lámpara de luz que “simula” por supuesto la luz del sol.

El color de la pintura a usarse se obtiene de una fórmula, que ya se tiene registrada en una enorme base de datos en una computadora. El especialista sigue paso a paso y elabora cuidadosamente la pintura con los diversos tonos líquidos que tiene a su disposición. Luego ya preparada la fórmula, el técnico hace el ajuste del tono, como te lo comentamos anteriormente para que la pintura quede perfecta.

5. Nivelación el daño

En esta etapa pasamos a la cabina de pintura, en donde se aísla el coche del exterior y donde se van aplicar tres cosas, el primer de relleno (resanador), la pintura igualada ya lista y el brillo.

El primer de relleno, es un líquido que se al daño para que la falla no se vea, es decir, nivelarla con el resto de la capa de pintura no dañada y que se vea todo uniforme. Que quede como si no hubiera pasado nada.

Ya listo el primer de relleno, se procede primero a limpiar con agua y con un solvente la superficie, para eliminar cualquier impureza. Luego se aplica el primer de relleno con una pistola de aire, con mucho cuidado. Al final queda “sombreado” en el área donde estaba el rayón.

Después con un robot denominado Revo Speed, el cual tiene unas lámparas infrarrojas, se procede a secar el primer de relleno aplicado. Los técnicos nos explicaron que el secado es de adentro hacia afuera, que esto asegura que el químico se integre bien a la pieza y al mismo tiempo no quede residuo de agua.

Y ya que estamos hablando de agua. La pintura que usan en Mazda para hacer trabajos de reparación es a base de agua, por lo que en ningún momento se contamina al ambiente. Por otro lado, algo que nos gustó es que la cabina de pintura cuenta con ventilación, es decir, el aire entra en la parte de arriba y va hacia abajo, esto asegura que al aplicarse la pintura o cualquiera de los químicos, ningún residuo vuele hacia el coche que se está pintando (aunque ya está protegido). Y que todo que remanente quede atrapado en unos filtros que se encuentran en la parte baja de la cabina.

Una vez seco el primer, se lija la pieza para darle un acabo más fino, literal para que quede todo liso, parejo.

6. Aplicación de la pintura

Seguimos ahora con la aplicación de la pintura, no sin antes hacer una doble revisión en una muestra, que el tono sea el correcto y se compara con la carrocería, usando luz artificial y simulando luz natural con la lámpara.

Luego ya seguros que todo está bien, se procede aplicar la pintura, con una pistola de aire. Con mucha atención y cuidado el técnico pone manos a la obra. Según su criterio y experiencia, resuelve si es necesario aplicar una, dos o tres capas. En este caso aplicó sólo dos.

Una vez finalizado se pasa a usar el denominado peine por los especialistas, que nos otra cosa más que un secador de aire que ayuda deshidratar la pintura para eliminar todo exceso de agua. Una vez que la pintura alcance un tono mate, está lista para recibir el último acabado, el transparente.

7. Aplicación del transparente o brillo

Ahora va el transparente, pero antes el técnico con una franela limpia cualquier imperfección que pudiera tener la pieza, alguna basurita o impureza.

Luego nuevamente con la pistola de aire se aplica la capa del transparente (o sea el brillo, la capa protectora que le da eso tono de nuevo a la pintura y que ayuda a que la pintura dure más).

En este caso se aplicaron dos capas con mucho cuidado, en la última ya puedes notar que la pieza tiene brillo.

Posteriormente pasamos a secar el transparente con luz infrarroja, con la ayuda del robot Revo Speed. Esto es realmente una ventaja puesto que, si dejáramos secar al aire libre, curar la pieza con el transparente, tomaría alrededor de 45 a 50 minutos. Con el Revo Speed sólo toma 10 minutos.

Aquí el secado de la pieza, se hace de adentro hacia afuera y viceversa de afuera hacia adentro, nada mal.

Una vez seco, se enfría la pieza con aire y con un trapo húmedo, para proceder a la última etapa el pulido.

8. El pulido

Antes de comenzar el pulido, el técnico nuevamente hace una limpieza de la pieza para eliminar cualquier impureza, para ello con mucho cuidado retoca la pieza con una lija muy fina y con un trapo húmedo remueve el residuo que quede.

Luego con unos discos de borla de lana y de esponja, colocadas en una máquina y polish, se procede a eliminar los pequeños rayones que quedaron de la lija y al mismo tiempo ir sacando el brillo a la pieza. Es una labor entretenida, pero queda un resultado majestuoso.

Una vez pulida la pieza, queda completamente impoluta, brillosa. Después se le quita la máscara y las protecciones de cinta al auto, se le da un último retoque que no tenga una que otra manchita y te lo entregan impecable, en un plazo no mayor de dos horas.

Increíble como quedo el daño reparado ¿no lo crees? Déjanos tu comentario y opina.

Jorge Blancarte recomienda

Cuéntanos que opinas