Prueba de Manejo

KIA Rio Hatchback 2021 a prueba, apuesta a lo seguro con nueva pantalla, pero mismas entrañas

Si algo funciona, no debe de cambiar ¿o sí?

KIA Rio Hatchback 2021 a prueba, apuesta a lo seguro con nueva pantalla, pero mismas entrañas

El Rio es un automóvil realmente relevante para KIA y es que este producto fabricado en la planta de Pesquería, Nuevo León, representa más del 40% de las ventas totales de la marca en México. Es un best seller, y pieza fundamental que ha ayudado mucho a seguir escalando puestos en el raking de ventas nacional.

KIA Rio Hatchback 2021: Diseño

Al igual que su hermano sedán, el KIA Rio Hatchback fue sometido a una ligera actualización estética, que más bien puede definirse como una ligera “estiradita”. Habrá que abrir los ojos y analizar a fondo los cambios.

Entre los elementos nuevos, podemos enumerar son las nuevas defensas que cambian ligeramente, en especial alrededor de los faros de niebla. A ello, habría que sumarle nuevos colores, pero destaca la incorporación de un kit deportivo (spoiler frontal, faldones, alerón y difusor trasero) para la versión S-Pack, lo que le brinda una imagen más agresiva.

Puertas adentro, se mantiene las formas generales, sin embargo, en la versión tope S-Pack se incorporan elementos en azul en los asientos, tablero y puertas. Tengo que admitir que en lo personal nunca fui fan de los interiores en este color, pero en este caso hay una excepción. Creo que se ven bien logrados y aumentan la sensación de calidad.

KIA Rio Hatchback 2021: Equipamiento

Otro destacado es la incorporación de una pantalla táctil de 8" compatible con Apple CarPlay (inalámbrica) y Android Auto (alámbrica). Parece broma, pero estos cambios, rejuvenecen el interior. Los materiales, sin ser premium, lucen de buena calidad general. Mantiene los modales en este aspecto.

En seguridad, el Rio sigue siendo de los modelos más completos, aunque ya no es el gran referente que llegó a ser, aun así, destacan las bolsas de aire frontales, laterales y cortina; frenos con ABS y EBD; control electrónico de estabilidad, asistente de arranque en pendientes, así como cámara y sensores de reversa. Se antojaba algún tipo de asistencia a la conducción de avanzada.

KIA Rio Hatchback 2021: Mecánica y manejo

En el apartado mecánico, no hay cambios. En otras latitudes esta actualización estuvo acompañada de mejoras como la introducción de un sistema de hibridación ligera. Pero en México, se sigue apostando a la segura.

Esto quiere decir que bajo el cofre encontramos el altamente conocido cuatro cilindros de 1.6 litros capaz de entregar 121 hp y 111 lb-pie de torque. En el caso de la versión S-Pack, se asocia en exclusiva a una transmisión manual de seis velocidades, aunque también puede asociarse a una automática de igual número de relaciones.

A diferencia del sedán que se siente un poco pesado en el arranque, en el hatchback, es todo lo contrario. No es un deportivo ni pretende serlo, pero la aceleración es adecuada y más que suficiente. Es más, puede calificarse de ágil. Repito, no espanta a nadie, pero no lo hace nada mal. Lo único malo es el consumo de combustible. Probablemente, le exigimos un poco más de lo habitual y nos dejamos llevar un poco, pero logramos un consumo de 10 km/l. Como sea, un poco elevado considerando el segmento y rivales.

De hecho, para ser sinceros, este es el único punto de este auto, ya que no hay queja con respecto a la buena estabilidad y puesta a punto que brinda el esquema de suspensiones (McPherson adelante y de eje rígido atrás). Podemos rodar a 130 km/h con mucha seguridad. A partir de los 140 km/h en adelante, ya le cuesta ganar velocidad. Insistimos, no es un deportivo, aunque el body kit diga lo contrario.

El actuar de los frenos, sorprende, estando más cerca a lo que nos tienen habituados los europeos, que los estadounidenses. Hablando de ello, la insonorización es buena, lo cual habla de un buen ensamble. Se nota la obra de mano mexicana.

KIA Rio Hatchback 2021: Conclusión

Los años comienzan a hacer mella en el Rio. Ya no es el chico nuevo del barrio, pero aún luce realmente competente y como una opción real de compra. El ligero rediseño, mejora de materiales y nueva pantalla, lo rejuvenecieron un par de años. Sin embargo, esta actualización se antojaba para un poco más. El dicho dice que si algo funciona no lo cambies, pero este pudo haber sido el pretexto para mejorar el consumo de combustible de este modelo que se podría decir que es talón de Aquiles. Tampoco hubiera estado de más, alguna asistencia de manejo de última hornada. Con ello, probablemente se hubiera vuelto a colocar en una posición preponderante. Aunque para ser realistas, frente a rivales como SEAT Ibiza o Honda Fit, se mantiene como una seria oferta a considerar. Es juvenil, atractivo, se mueve bien, y el azul, le va de maravilla. Sin duda, seguirá como uno de los consentidos del mercado mexicano.

 

KIA Rio 2021 a prueba

Esaú Ponce recomienda

Cuéntanos que opinas