Motos

Indian Chieftain Classic 2020 a prueba, poderío norteamericano

Una bagger con mucho estilo, potencia y tecnología, hecha para viajar.

Indian Chieftain Classic 2020 a prueba, poderío norteamericano

Es un hecho que el mercado de motocicletas americanas de corte crucero, está en un momento decisivo, el público que compraba esas grandes máquinas se ha bajado de la moto, y las nuevas generaciones buscan opciones más prácticas y accesibles. Por otra parte, en gran parte de América Latina este tipo de unidades cuenta con muchos seguidores que encuentran en ellas esa magia que tienen, sí, tienen su encanto, uno que solo puedes sentir al tomar una carretera sobre ella.

En esta ocasión pudimos probar la Chieftain, perteneciente a la gama bagger, denominada así por las maletas traseras y un corte descendente hacia atrás. Esta moto no es el tope de gama, eso lo ostenta la Roadmaster, pero a nivel mecánico si cuentan con el mismo motor, caja y suspensiones.

Como siempre, escribir de diseño sobra un poco, solo basta ver las imágenes donde el inmenso motor salta a la vista con esos tonos cromados que tanto gustan en el vecino país del norte. El deflector delantero también se nota bastante, la parte trasera presume un ligero carenado apoyado por las maletas que tienen una gran capacidad de carga. Al frente tenemos el característico carenado sobre la llanta delantera coronado por la luz con la forma del logo Indian.

Los detalles lo son todo en esta moto, pareciera que no hay ni un solo tornillo que no diga Indian y visualmente se hace una pieza digna de admirarse.

En el apartado electrónico presume su sistema Ride Command que ofrece navegación GPS y conectividad vía bluetooth o USB, para tus dispositivos. Además, en la pantalla central tendremos toda la información de la unidad como presión de neumáticos, rendimiento, clima, tráfico, etc. Cabe destacar el sistema de sonido que al igual que los demás elementos puedes controlar desde el manillar izquierdo, este audio en la teoría se puede usar mientras ruedas y se escucha, pero a eso ya llegaremos.

Los “fierros” de la chieftain

Esta moto presume un motor denominado Thunder Stroke 111 de 1,811 cc, en cuanto a caballos de fuerza no suelen mencionarlos ya que se ocupan más en decirnos el par motor para que nos emocione imaginar la aceleración, en este caso es de 111 lb-pie, y si te quedas con la duda de los caballos ronda los 75 hp. La caja de cambios es de seis velocidades y la transmisión de potencia a la rueda trasera es por medio de banda.

Nuestro sentir de manejo

Bueno, pasemos a lo que nos atañe, ¿qué se siente manejar esta moto de 390 kg?, la respuesta es libertad, una que extrañamente te transmiten estas motos y algo que también ha sido apreciado por el mercado femenino. Pero me explico, llegas con tu llave de proximidad, te acomodas en el inmenso asiento y le das al botón del encendido, un sonido ronco y fuerte hace vibrar la moto, pero no es molesto, no es que te desacomode el sistema óseo, es algo disfrutable y el sonido no se convierte en ruido, como la competencia de Milwaukee, aunque ya sabemos, “para gustos colores”.

Tomas el manubrio, metes primera con un golpe mecánico potente, y aceleras un poco, sientes el empuje y de inmediato quieres más, tus brazos abiertos sienten esa fuerza y quieres sentir el aire, aunque paradójicamente, esta moto te lo impide un poco, ya que el deflector delantero hace un excelente trabajo, y puedes ir a unos 90 km/h sin sentir turbulencia alguna y escuchando tu música, esta última solo dejará de escucharse conforme vayas más rápido.

Si eres una persona alta, el deflector cuenta con un pequeño parabrisas que le da un poco de más altura, esto es realmente cómodo, pero al circular en carreteras con viento cruzado llegas a sentir movimientos fuertes por este carenado, por lo que tienes que estar más atento, aunque esto ya es con vientos de esos que mueven hasta camiones ya que la Chieftain por su peso se comporta estable.

Para el pasajero las cosas también son cómodas gracias a que el asiento es grande, aunque seguro terminarás poniendo el respaldo trasero, algo obligado para un viaje largo.

En cuanto a la calidad de marcha, se puede decir que es buena si tuviéramos carreteras en buenas condiciones, la suspensión es telescópica por lo que el sentir es suave mientras ruedas, pero en un bache o esos infames enrases de puentes, sentirás el golpe y duro, en cuanto al curveo obviamente no podemos esperar inclinaciones extremas, pero se defiende a velocidad y curvas cerradas, este siempre será el punto débil de estas motos.

La potencia del motor jamás te faltará, si quieres rebasar basta bajar a quinta o cuarta, dependiendo de la premura que tengas y listo, mientras que la sexta es completamente para una larga recta o velocidad crucero ya que el recorrido del motor se alarga mucho y reduces consumo de combustible, por cierto, el tanque es 20.8 l y si vas de manera calmada puedes obtener unos 280 km de autonomía.

La unidad que probamos tenía un detalle que ya no supe si era por parte de mi dispositivo o la moto, y es que al conectar música vía USB repentinamente se desconectaba con la vibración y el cable se sentía caliente, raro y espero no fuese de la moto, si tú que lees esto sabes de este detalle no dejes de comentarlo por favor.

Motor: Thunder Stroke

Cilindrada: 1811 cc

Potencia: 75 hp

Par motor: 111 lb-pie

Altura del asiento: 660 mm

Inclinación: 25°

Peso en orden de marcha: 390 kg

Tanque de combustible:  20.8 l

Precio: $ 479,900 pesos (al mes de julio de 2020)

Destino Viajero recomienda

Cuéntanos que opinas